Historia 


Gino Bartali, el ciclista clandestino del fascismo italiano

Italia, sin duda alguna es uno de los rincones del mundo donde el ciclismo se vive con pasión, energia, entusiasmo, es decir, se lleva en la sangre. De este hermoso pais han salido figuras como  M. Pantani, F. Coppi, G. Bugno, y el último ganador del Tour de Francia (2014) V. Nibali. Sin embargo en la región de la Toscana, en un pueblo cercano a Florencia nació un ciclista que marcó la historia, no solo por sus logros como ciclista, sino por llevar a cabo la madurez como persona en un momento fatídico en el mundo. Durante la II Guerra Mundial, Bartali se convirtió en un salvador que no se supo nada hasta hace unos años.

GinoBartali

Sin duda alguna en la vida de Gino Bartali (1914-2000) trasladó la madurez deportiva a la madurez como persona.

En la localidad de Ponte a Ema concretamente el 18 de julio de 1914 nació Gino Bartali, apodado como  il Ginettaccio, hijo de una familia humilde y dedicada al campo y a la agricultura destacó bien pronto como ciclista. Durante su juventud trabajó en un taller de ciclismo y con el paso del tiempo se dedicaba a entrenar y a ganar pequeñas carreras en la localidad toscana. Sin embargo debido a dos sucesos muy importante casi deja el ciclismo, uno fue la muerte de su hermano y el otro la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Durante guerra perdió una edad perfecta e idónea, de plena madurez para desarrollar sus habilidades y facultades ciclistas, sin embargo, las adoptó para llevar a cabo una epopeya y una obra de enorme caridad y humildad.

9272219_orig

Lugar donde nació la inolvidable figura, concretamente en Ponte e Ema, localidad cercana a Florencia.

Su personalidad destacaba por su sencillez, una persona de costumbres, familiar, dedicada a su familia y a su trabajo, cuidadoso y religioso. Sus logros deportistas le apodaron por ser el “ciclista del régimen”, sin embargo más bien todo lo contrario, no hacia el saludo fascista nunca y apenas se interesaba por la política, lo único que le conmovía era el ciclismo, su verdadera pasión.

Durante el fascismo en Italia, aunque parezca paradójico muchos judíos iban a refugiarse a Italia para escapar del nazismo, esto duró hasta 1943, hasta la rendición de Italia. A partir de aquí el nazismo irrumpió en Italia, sobre todo en la zona norte, donde a todo judío que identificaban se lo llevaban a los campos de concentración. En 1943, un grupo clandestino formado por israelíes, arzobispos que vivían en abadías y conventos y otros personajes con profesiones mas humildes trataban de liberar a los judíos de Italia. Bartali, devoto fiel cristiano y debido a su fama en el país, entró en contacto con el Arzobispo Elia Dalla Costa. Gino, se ofreció voluntariamente a esta acción. La misión del ciclista era llevar de un sitio a otro la documentación: como pasaportes, fotografías y otros documentos de identidad, lo escondía en su bicicleta, en las tuberías para ocultarlas en los puestos de militares, además indicaba caminos seguros a los judíos donde no había presencia militar.

biciclettagalmozzi

Su inseparable compañera donde en su interior escondió los apócrifos documentos.

Durante sus numerosos viajes y caminos recorrió numerosas ciudades y parajes, entre ellas destacan: Florencia, Lucca, Génova, Asis y el Vaticano en Roma. Hubo momentos en los que G. Bartali se salvó de milagro por sus actividades, en una concretamente, cerca de su ciudad, el comisario lo detuvo y lo interrogó. Sin embargo, cuenta la leyenda que no le tocaran la bicicleta por que estaban todas las piezas de la bicicleta a medida y precisión para lograr mas velocidad, aunque en realidad era por que tenía el interior de su bici llena de documentos. En otra ocasión, a saber Gino de que todo personaje que alojara o ayudara a los judíos sería inmediatamente ejecutado, ayudó a su amigo judio G. Goldenber y vivió en secreto en una casa en Umbría.

Sin embargo, toda su historia se mantuvo en secreto, no contó a nadie anécdotas e historias de este tipo, tan solo a su hijo Andrea. Tras su muerte en el año 2000, en el diario de un judío de la toscana, se encontró información de este grupo clandestino, anotaciones, fotografías, imágenes y nombres, entre ellos, el de Gino Bartali, no se puede llegar a un número concreto de cuantos judíos salvaron, pero se ronda los 800. Junto a G. Baratali destacan otras personas que han escogido parte de su vida para salvar a los judios del genocidio, entre ellos G. Perlasca, boxeador alemán Max Schelig o nuestro caso español, Ángel Sanz Briz.

 

https://www.youtube.com/watch?v=68VVOAvY72g

Vía| bbc    historiasdeportivas   Bicicletas.about

Más información| Gino Bartali, mio papa, Bartali, Andrea, Ed: Limina, 2012.

Imagen|    www.toscananovecento.it   www.ciclomuseo-bartali.it   www.pierofarolfi.com 

Video| Informe Robinson: El secreto de Gino Bartali.

En QAH| El Holocausto Sefardí (IV): El Ángel de Budapest.

RELACIONADOS