Cultura y Sociedad, QAH Viajeros 


Ginebra: Ciudad internacional

 

La ciudad de Ginebra (oficialmente Genève) es la segunda ciudad más grande de Suiza después de Zúrich, y es también capital del cantón homónimo. Cuando pensamos en Ginebra, seguramente las primeras palabras que se nos vienen a la cabeza sean “relojes” y “chocolate”. Si bien esta ciudad es, sin duda, famosa por ambos, es también mucho más que eso.

Genève, suizaEn primer lugar, no debemos olvidar que es considerada como “Ciudad internacional”, pues numerosas organizaciones internacionales tienen su sede aquí. Entre otras, podemos nombrar la central europea de Naciones Unidas (ONU), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Alto Comisariato de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN).

De acuerdo con Mercer Consulting, la ciudad ofrece la mejor calidad de vida del mundo  junto con Zúrich, situándose incluso por delante de ciudades como Vancouver. Además, el sistema educativo se caracteriza por ser excelente. Un dato importante es que en Ginebra el 20% del presupuesto está dedicado a la cultura, siendo la ciudad europea que más gasta en este aspecto.

Si bien el idioma oficial en Ginebra es el francés, en Suiza se hablan hasta cuatro idiomas, (alemán, francés, italiano y romanche, de los cuáles sólo este último es autóctono) debido a su posición geográfica, lo que otorga a este pequeño país de una gran riqueza lingüística.

Lago Leman, ginebra

A la hora de visitar Ginebra, existen una serie de puntos señalados que no podemos perdernos. Así ocurre con el Museo del Reloj, el Museo del Arte, la catedral de Saint Pierre… sin olvidarnos del famoso Jet d’eau, que constituye el verdadero emblema de Ginebra y que es una especie de fuente en el lago Leman que alcanza hasta 140 metros de altura.

La historia del Jet d’eau es, cuanto menos, curiosa. El origen de este chorro se remonta a 1886, año en que una compañía que bombeaba agua para el funcionamiento de las máquinas industriales colocó una válvula en una de las tuberías a fin de reducir la presión del agua por las tardes, ya que la demanda disminuía. Por aquel entonces, únicamente alcanzaba 30 metros de altura, pero las autoridades de la ciudad se dieron cuenta del potencial turístico del chorro y cambiaron la posición del mismo en 1891.

Además, el casco histórico de la ciudad es uno de los más grandes de Europa, con 2000 años de antigüedad, lleno de tiendas de antigüedades, galerías, museos y fuentes, que no podemos perdernos en una visita a esta ciudad.

Vía| Swiss world

Más información| Genève Tourisme

Imágenes| Viajar por Europa, Viajes de compras

RELACIONADOS