Patrimonio 


Gigantes contra el viento: Los molinos de Castilla-La Mancha

La literatura siempre nos ha permitido viajar a lugares inimaginables, que por muy ficticios que sean siempre tienen algo de realidad. Quizás, uno de los más famosos sean los gigantes con los que se toparon Don Quijote y Sancho Panza en El Quijote.

“Porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o poco más desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla, y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer: que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra. ¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza”.

Molinos de Campo de Criptana

Razón tenía Sancho al afirmar que no se trataba de gigantes sino, como diría más adelante, de molinos de viento, aunque Don Quijote no lo veía así en su afán de búsqueda de la aventura. Pero ubiquémonos en el tiempo y el lugar.

Estos molinos con los que se encontraron hacían referencia a los que se encuentran situados en el Campo de Criptana, uno de los lugares más emblemáticos, aunque también existen en otros lugares repartidos por Castilla-La Mancha como Consuegra (famoso por el buen estado de conservación de los molinos y donde estos, continuando con la literatura, se establecen como soldados del castillo), y otros menos conocidos como Mota del Cuervo, Alcázar de San Juan…

Molinos de Consuegra

Los molinos no los encontramos ahí por casualidad. Todo lo contrario. En el siglo XVI el interior peninsular sufrió una fuerte sequía que hizo que el caudal de los ríos disminuyera drásticamente de forma que los castellano-manchegos se vieron obligados a cambiar el uso de la fuerza del agua, por la del viento, situándose los molinos, por tanto, en lugares elevados, convirtiéndose con el tiempo en uno de los iconos de la comunidad.

Todos ellos tienen una serie de rasgos comunes. Se trata de molinos del tipo “torre”, construidos en mampostería y blanqueados con cal. Tienen una planta circular horadada de ventanucos guía para la orientación del viento, que indicaba hacia dónde girar la cubierta cónica para que sus aspas aprovecharan el viento a conveniencia. Tienen tres plantas, destacando la superior que es donde se encuentran las con las piedras de moler, mientras que las dos restantes sirven de almacén. Su utilización era la de moler grano (cereales, trigo y cebada), triturándolos por la acción del frotamiento de dos piedras, ruedas o muelas, con el fin de convertirlos en harina.

Inmortalizado en la literatura, este espléndido conjunto, a pesar de no contar con la denominación de Patrimonio de la Humanidad, sí se establece como un elemento destacado del Patrimonio Español, y es considerado como uno de los elementos más representativos de Castilla-La Mancha. Así, no es de extrañar que los personajes de El Quijote se encuentren representados en numerosos lugares de la comunidad.

Quijote y Sancho

Vía| Molinos de Campo de Criptana, Molinos de Consuegra.

Más información| Funcionamiento molinos de viento

Imagen| Molinos Campo de Criptana, Molinos Consuegra, Quijote y Sancho.

RELACIONADOS