Derecho Internacional, Jurídico 


Gibraltar, un conflicto más grave de lo que parece [I]

Como bien sabrán últimamente las relaciones con Gibraltar están más que caldeadas, pero el problema viene de lejos, la soberanía de aguas es la principal disputa entre ambas naciones en estos momentos. Fijémonos en el origen del conflicto, año 1713, con la firma del Tratado de Utrecht. La llegada de los Británicos a Gibraltar, supuso la ocupación de lo que por entonces era la ciudad (recinto amurallado) y el puerto de Gibraltar, puesto que como bien dice el Tratado:

El Rey Católico, por si y por sus herederos y sucesores, cede por este Tratado a la Corona de la Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar,juntamente con su puerto, defensas y fortaleza que le pertenecen,  […] Si en algún tiempo a la Corona de la Gran Bretaña le pareciere conveniente dar, vender o enajenar, de cualquier modo la propiedad de la dicha Ciudad de Gibraltar, […] se dará a la Corona de España la primera acción antes que a otros para redimirla”.

Nada de esto tiene que ver con lo que ocurre en la realidad, por ello os animo a analizar este mapa, la parte amarilla inferior es lo que se cedió originariamente en el tratado, y la frontera se fijó en la linea roja inferior, pero la realidad, como bien he dicho, es bien distinta, pues la frontera se sitúa en la linea roja superior. ¿Por qué?

Con la ocupación inglesa, las autoridades Británicas pidieron a España la creación de un territorio que sería considerado neutral (es el que se sitúa entre las dos líneas rojas), España dijo que no, pero de facto lo hizo, y creo la conocida “Línea de Gibraltar”, que derivaría en el actual municipio gaditano de La Línea de la Concepción, en la linea roja superior, con dos fuertes a cada lado del istmo, San Felipe y Santa Bárbara, de este último aún quedan restos en dicho municipio.

En 1810, en plena Guerra de Independencia Napoleónica, se creo la alianza Hispano-británica para luchar contra los franceses, lo que produjo que Inglaterra volara la linea de Gibraltar, destruyendo así ambos fuertes. El motivo de este hecho, fue para que los franceses no usaran dichas fortificaciones para atacar Gibraltar. Lo cierto es que tras la guerra y tras el Congreso de Viena en 1815 se firmo y selló una paz duradera con Gran Bretaña. Pero la verdad es que pese a esta paz, la ocupación de suelo español no ceso en ningún instante.

En ese mismo año la fiebre amarilla asoló la colonia británica, lo que hizo que las autoridades gibraltareñas solicitaran la ocupación de una parte de la “zona neutral” para construir un campamento para atender a las víctimas fuera de la ciudad, España, y perdónenme el comentario, como siempre, aceptó y les permitió ocupar dicha zona. Gran Bretaña entendió por aquello un regalo y determinó unilateralmente que la nueva zona neutral se comprendería entre dicho campamento y la destruida línea de Gibraltar.

Y finalmente fue en 1854 con motivo de otra epidemia cuando Gran Bretaña ocupó 850 metro cuadrados de los 1450 de la mal llamada zona neutral, y durante la guerra civil española, en el año 1938, los ingleses en su postura de poder absoluto en la bahía construyeron el aeródromo en territorio neutral, y por tanto español, pero además dicho aeródromo se introducía en aguas de la bahía, y como bien saben y han leído, en ningún momento se les dio dichas aguas a los ingleses.

Hasta aquí la primera parte de esta serie sobre Gibraltar, en el próximo artículo trataremos los temas de la actualidad de Gibraltar e iremos explicando los porqués de un conflicto que es mucho mas grave de lo que parece.

Vía |Todo a babor

Mas info| Conferencias sobre el 300 aniversario de Gibraltar en la Universidad de Cádiz, versión escrita.

Imagen| Gibraltar

En QAH| Utrecht, algo mas que un tratado [III]

RELACIONADOS