Patrimonio 


Georges de La Tour, el pintor de la luz

El próximo 12 de Junio finaliza la apuesta primaveral del Museo del Prado, una exposición temporal dedicada al pintor Georges de La Tour que han sumergido, a la afamada galería, en la más estricta penumbra, provocando en el visitante una sensación extraña, una emoción casi contenida y desconcertante que se produce al observar con detenimiento sus espléndidos nocturnos, obras que te sumergen en otra época, en las que la luz del cirio es la que marcaba las sombras titilantes de la vida del hombre al caer la noche.

Georges de La Tour nació en Vic-sur-Seille en 1593 bajo el amparo de una familia de artesanos, se formó en Nancy, y se dice que viajó a Italia para conocer de primera mano la obra de los tenebristas italianos como Caravaggio o Carlo Saraceni, y la obra de la escuela holandesa de Utrecht encabezada por Gerard van Honthorst, de tal forma que su producción artística va a tener la impronta del tenebrismo italiano y el interés por la recreación de las escenas de vida popular con interiores cotidianos y figuras estáticas, propios de la pintura del norte.

aparicion-del-angel

“La aparición del ángel a San José” (h. 1640).

No hay mucha documentación sobre de La Tour, pero sabemos que fue un pintor potentado, prudente y de fuerte carácter, que en vida gozó de un éxito indiscutible, sus obras ornaban las paredes del palacio de Luis XIII o formaba parte de la colección del todopoderoso Richelieu, siendo nombrado por el propio rey en 1639, como pintor oficial del reino.

Pero tras su muerte, su figura, y su obra, fue condenada al olvido, durante más de 300 años su nombre se borró de la historia, hasta que en 1915, Hermann Voss rescata a la figura de La Tour en la revista Archiv für Kunstgeschichte. Aún así, habrá que esperar hasta 1934, momento en el que su obra formó parte de la exposición de “Pintores de la realidad” en la Orangerie de París, cuando la crítica lo alabó, todos querían exhibir un La Tour en sus galerías.

La obra que se muestra en el Museo del Prado nos distingue tres etapas en su producción artística: una primera con la que nos sumerge en los tipos populares, escenas cotidianas como la “Riña de músicos” y “Los comedores de guisantes“, donde muestra la miseria y la hambruna de una época devastada por la Guerra de los 30 años, el contexto histórico que le tocó vivir. La segunda etapa corresponde con su afirmación como artista, su pintura pasa a ser más narrativa y su paleta es de una tonalidad más clara, acercándose más a esa influencia caravaggista, como claro ejemplo podemos ver La buenaventura. La muestra concluye con una tercera etapa que corresponde a sus célebres nocturnos que conmueven a quién los observa por la soledad de las figuras representadas en momentos captados casi de manera fotográfica, instantes contenidos pero de tal realismo que parece que las sombras se van a mover en cualquier momento al son de la llama, siendo escenas casi poéticas que rozan la espiritualidad.

1111

“San José carpintero” (h. 1640)

Georges de La Tour, ha sido el invitado del Museo del Prado a lo largo de esta primavera, nos ha mostrado su vida, su estilo, su producción artística y ha conseguido reunir, por primera vez, 31 de las 40 obras conocidas del autor, con una exposición, con diferenciación  de espacios, en donde puedes apreciar perfectamente esos cambios de estilo del artista que le llevaron a lo más alto en el siglo XVII.

De La Tour es, con permiso de Cézanne, Renoir y Monet, uno de los pintores franceses más admirados y queridos, un artista condenado durante tres largos siglos al más cruel ostracismo pero que fue recuperado en el siglo XX para que pasase a formar parte de los anales de la Historia del Arte, revalorizando una obra que hoy podemos disfrutar en la pinacoteca madrileña, lienzos que nos sumergen en un realismo con pinceladas de espiritualidad que nos llenan de silencio, una penumbra que te vuelve y te deja contenido y a la espera que las velas y el viento provoquen movimiento en las sombras de unas figuras inmersas en sus pensamientos.

Vía| “Georges de La Tour, en su penumbra”.

Más información| VV.AA. “Georges de La Tour”, Catálogo de exposición, Museo del Prado, 2016. QUIDNARD, P., “Georges de La Tour”, Ed. Pre-textos, 2010.

Imagen|Magdalena penitente del espejo, San José carpintero, La aparición del ángel a San José.

RELACIONADOS