Finanzas 


Generación Z

Cada vez se habla más de ellos, sabemos que son los nacidos a mediados de los noventa, sabemos que tienen conocimientos tecnológicos innatos y que son creativos, pero ¿sabemos los cambios que van a traer consigo en el ámbito laboral?

Cuando el mercado aún se está adaptando a la incorporación masiva de los “Millennials” (jóvenes nacidos en la década de los ochenta, criados en tiempos de bonanza económica e incorporados al mundo laboral de la mano de la mayor crisis económica recordada) surge la Generación Z, con valores completamente distintos a los de la generación que les precede.  Aunque todavía no se han incorporado al mercado de trabajo, ya están causando ciertas perturbaciones en las compañías y es que aun siendo adolescentes tienen mucho peso en las decisiones de compra, tanto en las suyas propias como en las de sus padres, de hecho según la teoría del consumo son el segmento poblacional más influyente. No se conforman sólo con ser sujetos pasivos de las marcas, si no que les gusta crear sus propios contenidos, por ello compañías como Nike permiten que ahora diseñes tus propias deportivas o Starbucks que te ofrece la posibilidad de personalizar tu bebida.

Si ya inciden en las acciones comerciales de las empresas, ¿qué pasara cuando se incorporen al mercado? Como apunta David Mills, director ejecutivo de RICOH “Las personas son a menudo el mayor diferenciador para una organización, y las empresas de más éxito serán aquellas que puedan capacitar y comprometer a todas las generaciones de su plantilla” Por ello las compañías ya se han puesto manos a la obra para saber lo que se les avecina.

Entre las metas laborales de esta incipiente generación, se ha descubierto que buscan incorporarse a un entorno creativo, innovador y emprendedor, además le dan mucha importancia a la idea de poder ser ellos mismos y mostrar su verdadera personalidad a la hora de trabajar. Su lema es “trabajar para vivir y no vivir para trabajar”.

¿Y qué es lo que se espera de ellos? Puesto que desde su nacimiento han estado en contacto con teléfonos móviles y han tenido acceso a internet, se espera que su manejo con las herramientas digitales y los ordenadores sea impoluto. Requisito que empieza a ser, de hecho, esencial para encontrar trabajo actualmente y que supone un problema para las otras generaciones que no nacieron con un móvil entre las manos. Para los que esto implique un contratiempo, hoy en día existen muchos cursos online para aprender a manejarse con la informática y por suerte también empresas que ofrecen créditos rápidos como Cashper.es para que no tengas ningún problema de financiación. El acceso a estos préstamos por internet ha supuesto la revolución en el mundo financiero de consumo personal y ha acercado el crédito a todas las generaciones de edad que, a través de sus dispositivos móviles, consumen todo tipo de productos y servicios online: un viaje, una pizza cuatro quesos, un nuevo móvil, un curso y ¿por qué no? un pequeño crédito.

En conclusión, los Gen Z vienen pisando fuerte y con muchas más expectativas que las generaciones anteriores. Quieren que exista un equilibrio entre su vida personal y profesional con jornadas flexibles, desean incorporarse a entornos innovadores en los que no se les pongan barreras, que las comunicaciones cara a cara se sustituyan por conversaciones online y que las compañías les ofrezcan las últimas tecnologías para poder trabajar con la máxima eficiencia.

Que van a introducir cambios en la sociedad parece evidente, pero según los estudios realizados no parece tan claro si serán positivos o negativos. Algunos temen por el autismo digital, por la pérdida de la capacidad de atención y de la expresión oral. Otros creen que mejoraran el mundo creando negocios sostenibles y explotando al máximo el imparable desarrollo tecnológico, lo que está claro es que no debemos perderlos de vista ya que podemos estar seguros de que causarán un impacto mundial.

 

RELACIONADOS