Coaching Profesional 


Generación Y: ¿Qué podemos esperar de ellos?

Nos han llamado de todo: egoístas, ociosos, perezosos, mimados, inconscientes. La generación Y, nacidos entre 1986 y 2002, aquella que iba a hundir todos los esfuerzos de los baby boomers y la dolida generación X, de esos abuelos y abuelas, padres y madres, hermanos mayores, que dieron sudor y lágrimas para conseguir un futuro mejor para los que estaban por llegar. Y, sin embargo, al parecer esos esfuerzos fueron en vano pues esos jóvenes de hoy en día, como bien escuché a una anciana en el autobús, sólo piensan en ellos mismos y son incapaces de esforzarse ya que siempre se les ha dado todo hecho.

Generación Y

Generación Y

No obstante, se equivocan. Es cierto que hay jóvenes que no hacen nada, los llamados “nini” que ni estudian ni trabajan. Que ahora podemos encender la televisión y ver a jóvenes que contestan a sus padres, a chicas preocupadas exclusivamente por su aspecto y chicos que anteponen las fiestas a cualquier otra cosa. Pero eso lo ha habido siempre. También es cierto que ahora es complicado encontrar un trabajo, salir de casa de tus padres, y que tu economía pendiente de un hilo haga malabares con esos mil euros que actualmente se consideran una buena nómina. La generación Y es una de las mejores preparadas, de las mejores formadas, con conocimientos en idiomas y en informática, vítales hoy en día. Es una generación que quiere llegar lejos, que no quiere conformarse con un empleo que no desea, pero que será capaz de aceptar alguno, de vez en cuando, temporalmente, para poder alcanzar sus sueños.

Somos una generación a la que le encanta viajar, con un interés por las demás culturas que nos enriquecerá como personas. Somos generosos, nos interesamos por las causas benéficas y hacemos lo que podemos y, sin embargo, seremos la primera generación desde la 2º Guerra Mundial que vivirá peor que sus padres. Esos que dieron todo lo que podían a sus hijos porque quieren que su futuro sean más sencillo de lo que los tuvieron ellos, esos padres que confían en que sus hijos llegarán a ser lo que anhelen y esa será la mejor de sus compensaciones.

Grupo de jóvenes

Por eso, generación Y, os digo, que nadie os corte las alas, pero que luchéis. Que no ha sido así para todos, pero lo hemos tenido todo, lo hemos tenido fácil, pero ahora es nuestro momento de agradecerle al mundo y demostrar a aquellos que nos miran con ingenuidad, que ha merecido la pena. Que por muchas carreras, cursos, masters, idiomas y viajes al extranjero que figuren en tu currículum parece que nunca es suficiente. Que España es uno de los países con más sobrecualificación en sus empleados, con trabajos que no se adecúan a sus estudios y salarios que no compensan esos años de biblioteca. Pero todo llegará, simplemente hay que buscarlo. La generación X, mientras nosotros nos tomamos unas cañas en el bar, dejaba sus estudios para ponerse a trabajar y ayudar a su familia. Es comprensible que sean escépticos, que vean a niños en el sofá jugando con un IPhone y la Wii en vez de con una pelota en el patio de su casa, y se lleven las manos a la cabeza. Y no todos estaremos preparados para salir ahí fuera, no todos podrán alejarse de las facilidades de papá y mamá, pero ellos no van a estar siempre para dárnoslo todo, y merecen que sus esfuerzos sean recompensados.

Somos la generación Y, la mejor preparada, es nuestro momento, aunque no nos lo vayan a poner fácil, vamos a llegar lejos, y vamos a salir adelante. Sea como sea.

Imagen| Generación Y, Grupo de Jóvenes

Más Información| La Venganza de la Generación Y

RELACIONADOS