Patrimonio 


Gaudí no es sólo en Barcelona

1024px-Palacio_de_Sobrellano,_Comillas

“Palacio de Sobrellano” encargado por Antonio López y López, posterior residencia de Alfonso XII

Una gran verdad desconocida es que no toda la obra de Antonio Gaudí reside en Barcelona, de la misma manera  que no todo el Patrimonio debe dicha etiqueta a sus siglos de antigüedad. Lo cierto es que hoy descubriremos que Gaudí fue una persona como cualquier otra, sociable y viajera, a la que le gustaba disfrutar de sus vacaciones alejado del bullicio catalán. Hoy nos quedamos en pleno centro del norte español, en la costa cantábrica, en un pequeño pero bien conocido municipioComillas fue nada más y nada menos que un pequeño “capricho” del arquitecto español. Fueron varios los veranos que Gaudí pasó en este pueblo cántabro, donde se reunía con las clases más altas santanderinas, barcelonesas y madrileñas que pasaban sus vacaciones exclusivas en uno de los rincones más bonitos de la península. Un referente tanto en lo social como en lo arquitectónico para Gaudí fue su amigo Antonio López y López, conocido como primer Marqués de Comillas por la ejecución y resplandor del pueblo durante sus años de empresario entre Barcelona, Comillas y algunas colonias españolas como Filipinas y Cuba. Y de allí que se inspirase para mandar erigir en Comillas obras modernistas como el Palacio de Sobrellano (residencia del Rey Alfonso XII) o la Universidad Pontificia de Comillas.

visitas2

Vista del emplazamiento de “El Capricho” de Gaudí con el pueblo de fondo en la llanura

Este renacer modernista en uno de sus rincones preferidos, instigó a Gaudí a dirigir y diseñar el encargo del concuñado del Marqués, que quería establecer su residencia de vacaciones en dicho pueblo. “El capricho” se construyó entre 1883 y 1885 debido a la corta disponibilidad de Gaudí, al que le habían dado plena libertad para la edificación de la villa. La casa se emplaza en la parte alta del pueblo junto al palacio de Sobrellano y ocultada a su vez por los frondosos jardines del palacio. Revestida en su totalidad por azulejos con forma de girasol combinados con ladrillo visto, el edificio cuenta con una gran sala comedor de doble altura y un torreón cilíndrico con acabado modernista. Así como la entrada de doble altura que está fortificada por pesadas columnas con dinteles de motivos florales depurados. Todo en la casa es movimiento, los balcones de hierro presentan barandillas en forma de banco y las ventanas son de guillotina, lo que produce una armonía de sonidos cuando éstas se abren o cierran.

obras de gaudi fuera de comillas (8)

“Puerta del Moro” o “Puerta de los pájaros”, entrada diseñada por Gaudí en 1890 para la casa de la familia Moro

La segunda y más modesta obra del barcelonés en el pueblo de Comillas fue un encargo de la familia Moro que había quedado prendida del Capricho y, al haber construido ya su casa, pidieron al arquitecto que les diseñase el portón de acceso desde la calle. Gaudí paseaba entonces por la playa comillana mientras deducía cómo encajar un buen diseño para la villa, que necesitaría al menos una puerta para carruajes y otra para personas. En ese momento, una bandada de pájaros llamó su atención y le hizo plantearse la posibilidad de incorporar también una apertura para aquellos animales, dado que la casa, esta vez, encaraba la costa cantábrica y serían muchas las aves que pasasen por allí. De esta manera, en 1890 quedó inaugurada la famosa “Puerta del Moro” o “Puerta de los pájaros”.

Resulta curioso que, aunque sus diseños extramuros de Barcelona continúen portando ese espíritu modernista y orgánico tan característico de Gaudí, sean unas obras completamente encajadas en su pequeño paraíso veraniego. Al fin y al cabo, los propietarios privados tenían plena confianza en su arquitectura y, como siempre, siguen siendo hoy un referente atemporal de Patrimonio arquitectónico español. Pero sobre todo muy apreciado en este pequeño pueblo turístico del norte.

 

Vía | Obras de Gaudí en Comillas

Imagen | Palacio de SobrellanoEl Capricho, Puerta del moro o Puerta de los pájaros.

En QAH | Arquitecturas utópicas (IV): Gaudí en Nueva YorkLa simbología de Gaudí (I)La “Manzana de la Discordia” de Barcelona (I)

 

RELACIONADOS