Historia 


Garbo, el espía que engañó a Hitler

 

Corría el 6 de junio de 1944,  cuando cientos de soldados aliados tomaban las playas de Normandía (norte de Francia) con el objetivo de asentarse en la cabeza de playa para la llegada de los miles de soldados que vendrían tras ellos, la operación Overlord fue un éxito, pero… ¿Porqué los alemanes tenían pocas fuerzas operativas en la Bretaña francesa? El porqué, se llama Joan Pujol.

El agente doble de origen catalán Jordi Pujol

El agente doble de origen catalán Joan Pujol

Joan Pujol nació en Barcelona un 14 de febrero de 1912 en una familia acomodada, tras haber pasado las vivencias del comunismo y el fascismo en Cataluña, en 1940 decide ayudar en la IIGM  a la causa aliada “Mis convicciones humanistas no me permitían cerrar los ojos ante el enorme sufrimiento que estaba desencadenando ese psicópata”, declaró Pujol. Su mujer, Araceli González, se dirigió a la embajada británica ofreciendo los servicios de su marido como agente doble, pero la oferta fue rechazada por los británicos, que veían a Pujol poco cualificado. ¿Qué podría ofrecer Joan -un ciudadano corriente que se había dedicado a la crianza de pollos, a la gerencia de un hotel y que no sabía idiomas- a los aliados? Tras la negativa inglesa Pujol se ofreció a la Abwehr, el servicio de inteligencia alemán que había creado una importante red de espionaje en España, su plan tuvo éxito y fue reclutado como espía, su nombre en clave era Arabel (en homenaje a su mujer, Araceli bella).

Jordi Pujol como soldado republicano, 1938.

Joan Pujol como soldado republicano, 1938.

Pujol comenzó su aventura como espía dirigiéndose junto a su mujer a Lisboa donde harían creer a la oficina de inteligencia alemana en Madrid que se encontraban en Inglaterra. En este punto fue cuando los ingleses se interesaron por Joan y en 1942 fue llevado a Inglaterra donde por fin empezaría a trabajar por la causa aliada como agente doble. Los aliados habían creado un ejército fantasma de un millón de hombres comandado por el general Patton, con el fin de convencer a Hitler de que una fuerza aliada desembarcaría en el paso de Calais. La misión de Joan Pujol, ahora con el nombre en clave de Garbo, sería la de convencer a la Abwehr de la existencia de dicho ejército. Para ello envío más de 1.200 mensajes y creó una red imaginaria de 27 subagentes inexistentes repartidos por toda Inglaterra.

Fotografía tomada por Robert Cappa durante el Desembarco de Nomandía, 1944.

Fotografía tomada por Robert Cappa durante el Desembarco de Nomandía, 1944.

El 6 de junio de 1944 toda esperanza de invadir las costas francesas de Normandía (Operación Overlord)  estaban puestas en los mensajes enviados por Garbo a los alemanes, tendría que hacer creer que el Desembarco en Normandía era una maniobra de distracción aliada y que el verdadero desembarco sería en el paso de Calais, mucho más al norte. La estratagema fue un éxito, el propio Hitler creyó que la invasión se produciría en Calais. Cuando los alemanes se quisieron dar cuenta del error ya era demasiado tarde, la operación había sido un éxito y el Día D supuso el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Irónicamente Garbo fue galardonado con la Cruz de Hierro por el propio Hitler por los servicios prestados como espía de Alemania.

En colaboración con QAH| WikiHistoria

Vía| El País CampoDeMarte y comentatodo

Imagen| Joan Pujol, Soldado republicano, Desembarco de Normandía

Vídeo| RTVE

En QAH| El ejército fantasma de Patton; Operación Félix. La última oportunidad de cinquistar Gibraltar

 

RELACIONADOS