Historia 


Gallegos, primeros colonizadores de las Antípodas

Durante los siglos XVII y XVIII exploradores holandeses, británicos, portugueses y españoles se disputaban la primicia de descubrir, describir y en última instancia conquistar lo que se entendía por la Terra Australis, un continente presente en la imaginación europea desde la Antigüedad y que en teoría se situaría en el extremo del Hemisferio Sur, más austral que las tierras conocidas hasta la época y que se sospechaba que realmente podría existir. Los territorios que hoy representan Australia y Nueva Zelanda fueron descubiertos y explorados paulatinamente. Las noticias de aquellas tierras lejanas y extrañas iban retroalimentándose con los rumores y los datos a cuenta gotas que llegaban del explorador de turno.

Se podría decir que el explorador británico James Cook y su expedición a bordo del HMB Endeavour fueron los primeros en ir ex professo a explorar estos lares y por tanto los primeros en describir en detalle las costas de Nueva Zelanda primero y de Australia después en 1770. De hecho tuvieron un contacto relativamente pacífico con los aborígenes de la costa Este australiana que pasará a la posteridad como ejemplo de la comunicación entre pueblos y que reproducimos aquí:Uluru-y-Señal-Canguro

Capitán Cook – ¿Cómo llamáis a ese bicho que va saltando por ahí?

Aborigen – Kangaroo (“no te entiendo”).

Capitán Cook – Ah, muy bonito, ¿ha oído, Banks? Apunte eso.

Pero bueno, sigamos tirando del hilo. Sí, Cook y compañía permitieron darle cierta oficialidad a la existencia de estas tierras, pero es que en 1642 el neerlandés Abel Tasman ya había llegado a Nueva Zelanda y a la isla a la que le da nombre, Tasmania; y pese a que pasó por el sur de Australia en una ocasión y por el norte en otra no se aclaró muy bien y no fue capaz de reconocer y definir con claridad un nuevo continente. Y antes incluso que Tasman, su compatriota Willem Janszoon y el español Luis Váez de Torres (y puede que también Pedro Fernández de Quirós), ambos en el año 1606, consiguieron avistar y pisar tierra de la isla de Australia. Como veis, conforme vamos investigando vemos que siempre hay alguien que llegó antes que otro, así que planteemos pues la pregunta definitiva: ¿quiénes fueron los primeros europeos en establecerse en las Antípodas?

Para responder a este interrogante tenemos que remontarnos a 1525, casi 250 años antes del primer viaje de Cook, cuando partió desde A Coruña hacia la India una expedición, comandada por García Jofre de Loaísa. Esta expedición sería la segunda en circunnavegar la Tierra tres años después de la gesta de Magallanes. Como curiosidad, durante la expedición acometieron por azar el rescate de Gonzalo de Vigo, un grumete que se había perdido en la anterior campaña de Magallanes y que había sobrevivido durante cuatro años en la isla de Guam conviviendo con los lugareños.

La clave de la historia reside en el extravío de uno de los navíos de la expedición, la carabela San Lesmes, que se perdió en el océano y nunca fue encontrada. El buque contaba con una tripulación de unas 50 personas de origen mayoritariamente gallego. Durante siglos, nada se supo de la suerte que corrieron estos hombres, pero distintas evidencias afloraron e incitaron a los investigadores a atar cabos y elaborar teorías.

La primera teoría la expuso Roger Hervé, conservador del Departamento de Mapas de la Biblioteca Nacional de París, que en 1982 publicó Découverte fortuite de l’Australie et de la Nouvelle-Zélande par des navigateurs portugais et espagnols entre 1521 et 1528, donde defiende que la San Lesmes continuó su viaje hacia el oeste, intentando llegar a las islas Molucas, y se encontró sin embargo con Nueva Zelanda y Tasmania, donde habrían acabado dejando huellas culturales, lingüísticas e incluso descendencia. Desde aquí siguieron el litoral este de Australia hacia el norte hasta que fueron capturados por los portugueses que rondarían la zona protegiendo su dominio sobre las Molucas.

No, no

No, no es este Robert Langdon

La segunda teoría (y más aventurada) es del historiador Robert Langdon, de la Universidad de Canberra, que publicó en 1988 La carabela perdida (The lost caravel) en la que afirma que estos gallegos de la San Lesmes se establecieron en Nueva Zelanda, Australia y la isla de Amanu, donde en 1969, durante la construcción de la base militar de Lo ha para las pruebas nucleares en la Polinesia Francesa, encontraron los cañones de la nave y donde en teoría habría encallado la carabela tras una tormenta. Langdon se apoya también en narraciones orales que cuentan la llegada de este naufragio. Tras desprenderse de los cañones el navío habría podido, aunque muy dañado, llegar hasta Anaa, donde desembarcarían algunos tripulantes, para después seguir hasta Raiatea, donde se establecen durante un tiempo para intentar reparar el barco. Años después otro grupo volvió a intentar reprender el viaje pero los esfuerzos de los náufragos de la San Lesmes fueron en vano. A bordo de su maltrecha carabela sólo consiguieron llegar a Nueva Zelanda y posiblemente a Australia.

La San Lemes fue por tanto diseminando gallegos por media Oceanía en su intento de retomar su empresa original. Langdon afirma que estos náufragos gallegos se establecieron en los lugares donde se vieron y acabaron mezclándose con la población nativa, lo que explicaría por qué posteriores exploradores europeos como Cook encontraron al parecer unos indígenas de piel, pelo y ojos relativamente claros. También defiende que dejaron huella de su lengua gallega y castellana en el idioma y topónimos locales, y lo más curioso y controvertido de todo: los gallegos de las Antípodas habrían construido hórreos como los de su tierra natal según los estudios de este profesor.

En colaboración con QAH| Ad Absurdum

Vía| LANGDON, R. (1988): The Lost Caravel Re-Explored, Canberra: Brolga Press.

Imagen| Tom Hanks en Ángeles y DemoniosSeñal de tráfico frente al Uluru

En QAH| Limajón: el pirata chino que atacó las posesiones españolas en el Pacífico¿Pudo la España de Felipe II conquistar China?; Se cumple el V centenario del descubrimiento del Mar del Sur por Vasco Núñez de Balboa; Los combates de Cagayán; La Empresa de China; ¿Qué barcos usaban en los descubrimientos de la Edad Moderna?

RELACIONADOS