Historia 


Fusión de la cultura celtíbera

En esta época del año, en la que el ocio suele invitar a contar historias y anécdotas  haciendo un puente imaginativo entre lo real y lo que es la fantasía.  Me he aventurado  hablar sobre la cultura celta que atrapada por leyendas místicas y mezcladas con hechos históricos ya generacionales  ha ido repercutiendo con notoriedad en la nuestra.

Poblados Celtibéros

Castro Celtíbero

Comenzando mi andadura por el simbolismo que representa la parte mágica de la palabra “Celta”  especialmente, los que habitaban la Península en la antigüedad constituyendo una de las raíces en cultura y étnicas más importantes en España y Europa, que pesar de ser muy vendible a nivel comercial por todo su ocultismo y misterio reflejados en tradiciones de folclore por las leyendas medievales, un costumbrismo popular que le han hecho extenderse a través de los tiempos, se queda en lo que es  la parte mitológica que la envuelve. Gran parte de sus dioses y creencias fueron adaptadas al cristianismo, de este modo nos han llegado de un modo distinto a la esencia natural representativa del culto a la imagen Céltica.  En la adoración los astros, lo hacían al sol los peregrinos iban a Finisterre según la antigua tradición del Ara Solis hasta la llegada al Cabo Sagrado en que adoraban al sol naciente, al sol poniente iban al Nerio.

En lo referente a los Celtas tratado desde un enfoque histórico, llegaron a la Península Ibérica a través de los Pirineos algunos pueblos indoeuropeos, invasiones que se prolongan a lo largo del tiempo y que afectan a distintas zonas. Al entrar en contacto con los Ibéros se da una fusión cultural encontrándonos con los Celtici, Compsi, Heribraces, Vaccei, Gallaeci, Vettones, Nervii, Cantabri entre otros. De sus ciudades se dan la aparición nombres con terminaciones célticas: Segóbriga, Attacum, Bisuldunum son los más destacados iniciándose con ello el desarrollo de su propia identidad. Cronológicamente ha sido un pueblo cuya cultura ha ido extendiéndose conforme conquistaba territorios, por entonces, tanto sus costumbres como modo de vida eran escasamente conocidos, al contrario que la cultura Egipcia y pueblos del Mediterráneo  donde  los equipos de Arqueólogos a lo largo de los siglos han ido descubriendo nuevos hallazgos  que ayudan a construir  eficazmente su historia. Los Celtas llevaron un tipo en el que acostumbran a vivir aproximadamente un centenar de habitantes con un estilo de vida basada en la explotación agrícola y ganadera, básicamente vivían de la Numancia restando valor a las construcciones el modo de comunicación se basaba en un lenguaje Indoeuropeo a pesar de ello, los arcaicos idiomas no se han extinguido, han permanecido como lenguas vivas en  Escocia, Gales, Irlanda y Bretaña y por el norte de Portugal.

A su paso por España van mezclándose con las poblaciones nativas, se da un intercambio de culturas adoptando nuevas formas de vida. Entre los siglos VI y X a.c se establecen en  el norte de la península, distribuyéndose por Galicia, Cantabria y Asturias, hasta el siglo I a.c  a partir del cual adquiere rasgos de una clara influencia romana, conocida como cultura Castreña en la que. Los celtas, en la Península Ibérica se aficionó a la caza y al toro salvaje, en el Duero y Sistema Ibérico desarrollaron la Cultura de los Verracos pues eran muy buenos esculpiendo, prueba de ello son la infinidad de monumentos como los famosos Toros de Guisando. En estas regiones del Noreste de España construyeron castros, que eran viviendas ubicadas en lugares estratégicos  y que con el paso del tiempo las fueron ampliando hasta adquirir forma rectangular, cubrieron la techumbre con paja dotandolas de horno y molino, más adelante serían de material de mayor consistencia como es la piedra hasta hacerlas hogares, de los poblados más conocidos son Las Gogotas en Ávila, Santa Tecla en Pontevedra, Termes y Segóbriga.  A partir de entonces, hacen su aparición recintos amurallados como poblados que se enfrentan a la cultura que difunden  en su  conquista los pueblos romanos.

Antes del siglo III a.c se da una época de transición en el mundo celtibérico con la nueva tendencia de vida cada vez mas urbana dándose la aparición de la escritura que se documenta ya a finales del siglo II a.c, los celtas en acuñaciones numismáticas logran su talla con una gran diversidad de alfabetos, en los epígrafes destacan dos documentos de una gran extensión pudiéndose interpretar como textos oficiales: los Bronces de Botorrita, son las inscripciones más detalladas en la Península Ibérica.

Una de los pueblos que más ha marcado su cultura ha sido los Berracos típicos como Bettonia y las zonas donde han dejado marcada su huella ha sido Salamanca, Ávila, y una gran parte de Zamora, Cáceres junto a lo que hoy día es Toledo. El desarrollo del los pueblos Celtas se dan de igual modo en la cultura llamada: los Campos de Urnas, el lugar de origen es Lausacia la formaron los grupos Precélticos siendo un eslabón entre los primeros inicios del Bronce y el final de estos tiempos en que se desarrollan este tipo de enterramientos en urnas funerarias, pueden considerarse a los portadores de esta cultura como momentos de transición abarcando desde la Edad de Bronce a la edad del Hierro. Con ello se da el inicio de una brillante cultura Hallstática, estos cementerios son una prueba de la enorme fuerza colonizadora y sedentaria de los grupos de esta cultura.

Su expansión movilizó a todas las tribus independientes que ya unidas por brazos culturales en entre los siglos Vy VI a.C se dispersan en varias direcciones y fundan ciudades fortificadas llamadas “ oppidas”  a la vez que intensifican el comercio e intentando frenar el avance de las invasiones romanas.

Vía| Guía Arqueológica, Céltica Hispana

Imágen| Wikipedia

En Qah| Instituciones políticas celtas e ibéricas: analizando sus fuentes

RELACIONADOS