Economía y Empresa, Finanzas 


¿Fugas de dinero en tu tarjeta de crédito?

Así como existen fugas de agua o gas, también las hay de dinero en tu tarjeta de crédito. Hablamos de las comisiones mensuales, los altos intereses o los servicios recurrentes que realmente ya no utilizas.

Si eres de los que no revisa a fondo su estado de cuenta, este es el error número uno. Allí podrías encontrar una importante salida de dinero que ha pasado desapercibida debido a tu falta de atención.

Aquí te dejamos una breve guía sobre esos cobros escondidos, para que a la próxima que recibas tu estado de cuenta hagas algo al respecto.

 

  1. Comisiones por servicios mínimos

Antes de firmar tu contrato de tarjeta de crédito, lo más recomendable es que leas hasta las letras más diminutas, pues ahí es donde los bancos especifican los cobros que pueden hacerte a tu cuenta y bajo qué concepto. Por ejemplo, si pagas el mínimo a tu tarjeta para tener “saldo disponible”, tu institución bancaria puede cobrarte un recargo por haber hecho el pago mínimo y no uno mayor.

También es frecuente que las tarjetas cobren una comisión por cada cierta cantidad retirada en cajero (y aún más cuando no es de tu banco). Por eso no es bueno tomar efectivo de tu tarjeta de crédito; el costo de tenerlo es muy alto.

Si no sabes dónde está tu contrato ni qué fue lo que firmaste, no te preocupes, hay una solución. En el Registro de Contratos de Adhesión (RECA)  de la Condusef están todos los contratos de las instituciones bancarias reguladas. Busca el tuyo y conoce qué te puede cobrar el banco y a qué tienes derecho tú, como usuario.fugas tarjeta

Si al momento de firmar descubres que el banco te presentaba un contrato anterior, estás en todo tu derecho de presentar una queja ante la Condusef. Las instituciones bancarias tienen la obligación de darle a sus clientes los contratos actualizados.

  1. Comisiones por utilizar otros bancos

Imagina que esas comisiones son los celos que te cobra el banco por utilizar el cajero automático de una institución financiera diferente a la tuya. Sí, puedes sacar tu efectivo, pero a un costo muy elevado.

  1. ¿Tasa mensual o anual?

Tal vez en tu estado de cuenta esté el porcentaje de la tasa versión mensual. Si es así, no es de extrañarse por qué tu dinero prácticamente no rinde.

Recuerda que la tasa de interés no es el porcentaje definitivo. A este hay que añadirle comisiones, cargos, seguros y demás, con lo que conseguimos el temido Costo Anual Total (CAT), que es la cifra que verdaderamente refleja el costo de utilizar tu tarjeta. varias tarjetasEs muy importante que conozcas el CAT que pagas y es obligación de los bancos decirte cuál es.

Si todavía no cuentas con una tarjeta de crédito, lo mejor es que evalúes tus opciones de acuerdo con el Costo Anual Total y no por la tasa de interés que cobren. Así podrás saber con exactitud cuánto te costaría pagar con tu tarjeta.

Las promociones de pagar a meses son muy atractivas, pero la próxima vez recuerda que esa mensualidad va acompañada del CAT, así lo que debes pagar no será tan bajo como creías.

  1. ¿Tarjetas sin comisiones?

Algunos productos se ofertan como “sin comisiones” o “sin recargos”, pero sólo por el primer año. Al principio estas tarjetas parecen ser la octava maravilla, pero una vez que pasa el tiempo de la “oferta” se convierten en toda una pesadilla. Comisiones, cobros, anualidad y todos esos conceptos a costos muy altos. Lo más recomendable es investigar a detalle si tu tarjeta se encuentra en este grupo, si es así, cancélala y adquiere una de anualidad cero o con un CAT mucho más bajo.

 

 

* Vía|ComparaGuru.com | CONDUSEF
* Más información|Que no te asusten cuando te cobren | Guía para entender el CAT
* Imagen|Imagen 1 | Imagen 2
* En QAH|¿Es posible utilizar tu tarjeta de crédito…sin endeudarte? | Tarjetas de crédito: 7 consejos para no pagar de más

RELACIONADOS