Salud y Deporte 


Fuerza orientada a la salud, ¿cómo entrenarla?

Cada vez está más de moda acudir a los gimnasios para entrenar. Este fenómeno está afectando desde los jóvenes a personas mayores, sin olvidarnos de los adultos. Una de las cualidades físicas más trabajada en los gimnasios es la fuerza.

La fuerza es la capacidad física que nos permite realizar un trabajo o un movimiento. Existen varios tipos de fuerza: fuerza resistencia, fuerza máxima, fuerza explosiva, etc.  Un concepto importante que debemos de entender para hablar de fuerza es el de repetición máxima (RM). La RM es el término usado para indicar el peso máximo que cada quien puede elevar solamente una vez en determinado movimiento o ejercicio.

La fuerza orientada a la Salud

La fuerza orientada a la Salud

El trabajo de fuerza puede estar orientado a varios aspectos: la hipertrofia muscular, la competición,  la salud, etc. En este artículo vamos a centrarnos en esta última, y en el término tan de moda actualmente conocido como fitness. Éste pretende conseguir una buena forma física general para la mejora de la salud y la prevención de lesiones. Esto se consigue a través del desarrollo de una buena resistencia aeróbica, amplitud de movimiento y fuerza orientada a la salud.

Un buen trabajo y posterior desarrollo de la fuerza orientada a la salud nos reporta muchos beneficios. Entre ellos podemos encontrar la prevención de la diabetes, la mejora  física de individuos diabéticos, mejora de la fuerza muscular y de la densidad del hueso, prevención de la osteoporosis en individuos de la tercera edad, prevención del cáncer de colon y mejora en la resistencia cardiovascular en enfermos con cardiopatías y en personas de la tercera edad.

Cuando vamos a entrenar debemos tener en cuenta diversos parámetros que van a condicionar en gran parte la efectividad de nuestro trabajo. Entre ellos encontramos: el tipo de actividad a realizar, la intensidad del ejercicio, la duración de los ejercicios, la duración de la sesión, el ritmo de progresión en las sesiones, la frecuencia de entrenamiento y el orden de los ejercicios.

El Colegio Americano de Medicina del Deporte (1990) sugiere una serie de recomendaciones para el trabajo de la fuerza orientada a la salud:

  • Evitar cargas superiores al 60% de la RM, y en principiantes del 40-50%.
  • Realizar 2-3 series de 10-15 repeticiones por grupo muscular.
  • Recuperar de 48 a 72 horas entre cada sesión, realizando 2-3 sesiones por semana.
  • Aumentar el peso cuando el individuo realice con facilidad las 12-15 repeticiones.
  • Incluir ejercicios que impliquen grandes masas musculares.
  • No descansar más de un minuto entre ejercicio o serie.
  • Controlar las pulsaciones entre ejercicios.

Como podemos comprobar, el trabajo de fuerza a la salud está bastante alejado de los que la gente cree que es el trabajo de fuerza en los gimnasios. Por ello, debemos preguntarnos que pretendemos con nuestro entrenamiento y realizar un trabajo acorde a nuestros objetivos.

Vía| Apunts

Más información| UM, Passion

Imagen| AncianoGimnasio

En QAH| ¿Qué es la vigorexia?, Beber agua durante el ejercicio produce flato, ¿mito o verdad?,¿Es la actividad física la mejor “píldora antienvejecimiento”?, Aprende a entrenar (II): Natación y la técnica de crol. ¿Qué es la Paleodieta?(II)

RELACIONADOS