Historia 


Fu Hao: del mito a la realidad

China ha atraído desde siempre las miradas curiosas de Occidente. A día de hoy el estado más poblado del mundo es visto como una de las mayores potencias con una innegable importancia a nivel económico. Al margen de su particular modelo estatal el denominado “gigante asiático” es conocido por su célebre y distintiva cultura milenaria, una de las más complejas y antiguas del mundo.

3

Tumba de Fu Hao en Yin Xu, en la ciudad de Anyang (provincia de Henan), descubierta en 1976. Es la única tumba real Shang hallada intacta.

Hasta el derrocamiento de la dinastía Qing (1644-1912) a raíz del triunfo de la Revolución de Xinhai y, por ende, de la instauración de una república con ideales teóricamente democráticos, China había sido gobernada durante miles de años por una serie de monarquías hereditarias. Hasta el siglo XX las únicas referencias conocidas que hablaban de esas primeras dinastías fueron los registros histórico-literarios de Sima Qian que, sin aparente base real, habían ido transmitiéndose adquiriendo un aura fantástica. Todo cambiaría con los descubrimientos hechos por el importante arqueólogo Li Ji en Yin Xu, unas ruinas cercanas a la histórica ciudad de Anyang, en unas campañas efectuadas entre 1928 y 1937 y retomadas posteriormente en la década de los setenta. Allí se descubrirían una serie de piezas que, descifradas, fueron reconocidas como testimonios de adivinaciones realizadas en beneficio de las dinastías reales, en especial a la legendaria dinastía Shang (1766-1046 a.C.). Además de revelar la genealogía completa de los monarcas Shang y otros aspectos que permitían conocer los mecanismos culturales, religiosos y sociales del momento, los restos arrojaron luz sobre otros interrogantes. ¿Quien fue en realidad Fu Hao? ¿Había existido en realidad o era realmente una leyenda?

En las crónicas conservadas se hablaba de un general llamado Fu Hao al servicio de Wu Ding (1250-1191 a.C.), vigesimo primer rey de la dinastía Shang. De gran valía militar dicho general había conseguido aglutinar el mayor ejército de su tiempo consiguiendo brillantes victorias militares que permitirían la defensa de los territorios controlados por el monarca y la supervivencia, hasta el momento amenazada, de la dinastía. Los restos materiales hallados en Yin Xu otorgarían validez a esta visión pero también daban otro tipo de información muy valiosa, porque Fu Hao no sólo fue uno de los mejores militares de su tiempo, sino también madre devota y esposa fiel. Fu Hao, a título posterior Mu Xin, en realidad era la esposa favorita del emperador Wu Ding y madre de uno de los príncipes Shang, de nombre Jie.

No podemos conocer cúal es el origen exacto de Fu Hao, pero parece ser que nació en el seno de una tribu china con relativo peso. Siguiendo la política de alianzas mantenida por sus predecesores para mantener una débil paz, Wu Ding decidió tomar por esposas a jóvenes integrantes de las más de cincuenta tribus existentes en ese momento en China. Desposada por el monarca, y dentro de la familia real, pronto debió atraer la atención de Wu Ding convirtiéndose en su favorita y obteniendo notoriedad en una sociedad que, sin ser aún plentamente feudal, seguía manteniendo ciertos rasgos matriarcales. Toda esta suma de factores daría una explicación a cómo Fu Hao conseguió ostentar notables cargos que, se piensa, tradicionalmente eran ocupados sólo por varones.

1

Mapa en el que puede verse el territorio dominado originariamente por la dinastía Shang. Actualmente comprendería parte de las actuales provincias de Hebei, Henan, Anhui, Jiangsu y Shandong.

En Yin Xu se descubriría la tumba que al parecer Wu Ding mandó construir a Fu Hao cuando ésta falleció. Allí se desenterrarían numerosas riquezas en forma de cientos de objetos de bronce, jade y marfil. Pero lo esencial fueron todos los caparazones de tortuga, vasos de bronce y otros utensilios ceremoniales en donde se leía una inscripción que decía que habían sido preparados por Fu Hao. Todo el conjunto hace pensar a los especialistas que en algún momento Fu Hao consiguió ser la gran sacerdotisa del oráculo, aquella persona que en nombre de su esposo realizaba rituales (entre ellos sacrificios) para honrar a los antepasados, aplacar la cólera de Shang Tí (“Señor en lo Alto”), y ser favorecido en el campo de batalla. Acompañando a estos elementos también se hallaron diversas armas que ratifican que durante un período concreto Fu Hao ejerció como líder de los ejércitos del monarca, defendiendo los límites del territorio controlado por Wu Ding. Las fuentes señalan que dirigió una campaña contra los jiang, principales enemigos de su marido, derrotando también a los tu, tribu rival. Su brillantez militar pasaría a la posteridad al ser ella quien, al parecer por primera vez en China, utilizaría la emboscada como método para obtener victorias contra sus enemigos.

No sabemos a ciencia cierta cómo pudo morir Fu Hao, pero a juzgar por otros restos encontrados su esposo debió siguió haciendo rituales y sacrificios en su honor para que la fortuna le fuera favorable en las campañas militares realizadas ya en su ausencia. Sea como fuere su probado valor y resolución en el campo de batalla quedó impresa en el famoso poema chino Balada de Mulan en donde la protagonista, Hua Mulan, decide ocultar su identidad y su género para ocupar el lugar de su anciano padre en el ejército chino. Aunque el poema original no se ha conservado y existen serias dudas de que lo versado pudiera acontecer en realidad, resulta evidente que la heroína del poema, cuya historia fue adaptada libremente por Disney hace más de una década, evoca directamente a la que fue la mujer más importante de China y que, sin embargo, estuvo considerada una figura legendaria que con el tiempo terminó siendo olvidada.

Vía| Buckey Ebrey, P (2010). The Cambridge Illustrated History of China, Cambridge University Press, New York

Más información| Unesco – World Heritage Convention, Ancient Origins , History of China

Imágenes| Fu Hao, Mapa dinastía Shang, Tumba Yin Xu

En QAH| China: tortugas para gobernar una nación, La escritura en la historia, ¿Pudo la España de Felipe II conquistar China?

RELACIONADOS