Cultura y Sociedad, Historia 


Frida Kahlo: Pintora de su realidad (I)

 

Cuando pensamos en los grandes maestros dentro de la historia del arte solamente se nos vienen a la cabeza nombres de personajes masculinos. En el mundo artístico, también hay grandes genios mujeres. Este es el caso de Frida Kahlo.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón nació en Coyoacán, México, el 6 de julio de 1907. Era la tercera de cuatro hermanas, y sus padres eran un fotógrafo de origen judío y una mexicana de ascendencia española.

A los 6 años comenzó su sufrimiento, ya que enfermó de poliomielitis, fue el principio de un dolor físico que tuvo que soportar el resto de su vida. Tuvo que guardar cama durante nueve meses, debido a esto, su pierna derecha no se desarrolló bien, quedando muy delgada y su pie atrofiado,  y por tanto sufriendo de una pequeña cojera.

En 1922, Frida se matricula en “Escuela Nacional Preparatoria“, deseaba estudiar ciencias naturales y convertirse en un médico. Se unió al partido socialista-nacionalista creado en dicha escuela. En estos días, entraría en contacto con su futuro marido Diego Rivera, ya que se le había encargado a este la realización del mural del auditorio de la escuela.

A la edad de 18 años, en 1925, llegó su gran tragedia. Frida sufrió un accidente de autobús, su columna vertebral quedó fracturada y el pasamanos le entró por un costado y salió por la vagina.  Este accidente le provocó múltiples secuelas permanentes, fue operada 32 veces a lo largo de su vida y tuvo que usar corsés y mecanismos de estiramientos. Durante los siguientes tres meses guardó convalecencia en cama, fue entonces cuando empezó a pintar.

Se instaló un caballete y un espejo en el dosel de su cama, el cual le permitía tenerse como modelo, de esta manera, en 1926 pintó su primer autorretrato. A finales de 1927, Frida se había recuperado casi totalmente del accidente y, un año después, Tina Modotti le presenta formalmente a Diego Rivera.

El 21 de Agosto de 1929, Frida y Diego contrajeron matrimonio. La madre de Frida no aprobaba esta unión; dijo que Diego era demasiado viejo, demasiado gordo, comunista y ateo. El padre, sin embargo, ofreció menos resistencia a la unión.Comprendió que Diego gozaba de una confortable situación financiera que permitiría costear los elevados gastos médicos de su hija.

La pareja se mudó a un apartamento en Ciudad de México, pero después de un tiempo se mudaron a Cuernavaca, donde Diego estaba trabajando en un nuevo mural. Frida se quedó embarazada por primera vez en 1930, pero se vio obligada a abortar, pues el feto se encontraba en una posición incorrecta. Debido a las secuelas del accidente (tenia la pelvis fracturada por 3 sitios) los médicos le dijeron que probablemente nunca podría tener hijos, esta frustración fue algo que la acompañó durante toda su vida.

A pesar de las aventuras de Diego con otras mujeres, ayudó a Frida en muchos aspectos. Él amaba su pintura y fue también su mayor admirador. En 1930, la pareja se mudó a los Estados Unidos, posteriormente a México y de nuevo a Estados Unidos. Frida volvió a quedar embarazada en dos ocasiones más, pero ambas terminaron en abortos. La pareja decide trasladarse en1933 a México definitivamente, y se compran  la “Casa Azul“. Frida sufre otro aborto y varias operaciones en las que le amputan parte del pie derecho.

Vía| Biografias

Más información| Terra

En QAH| Frida Kahlo: Pintora de su realidad (II)

Imagen| Proa, Pactar con el diablo, maquillajesilvana

RELACIONADOS