Cultura y Sociedad, Historia 


Frases que han hecho historia (I): “París bien vale una misa”

 

Iniciamos una serie sobre frases famosas a lo largo de la historia. Frases célebres que han llegado hasta nosotros, unas veces modificadas, otras adornadas, y en las más raras ocasiones, tal y como se pronunciaron. Pero en definitiva, frases que relacionamos directamente con un personaje, hecho o acontecimiento histórico determinado. La primera de estas populares frases es “París bien vale una misa” o su equivalente en versión original “Paris vaut bien une messe”. ¿Quién la pronunció? ¿Cuándo? ¿Por qué?

Representacion de la matanza de San Bartolomé de François Dubois

Representacion de la matanza de San Bartolomé de François Dubois

La frase debemos contextualizarla durante las Guerras de Religión, las cuales enfrentaron a protestantes (hugonotes) y católicos en Francia desde 1540 hasta 1598, y más concretamente, a la etapa final de este conflicto, que concluía con la promulgación por parte de Enrique IV de Francia del Edicto de Nantes (1598). Este edicto garantizaba la libertad de cultos a los hugonotes, a la vez que establecía una base jurídica firme para la coexistencia pacífica de las dos corrientes religiosas proliferantes en Francia.

Pero, ¿por qué Enrique IV o Enrique de Navarra “pronunció” esta frase? Enrique de Navarra se convirtió en legítimo heredero al trono francés en 1584, a la muerte de Francisco de Alençon, hermano y heredero de Enrique III. El problema era que Enrique de Navarra era protestante, lo que dio lugar a la Guerra de los Tres Enriques. Los tres Enriques a los que nos referimos son Enrique III, rey de Francia en esos momentos; Enrique I de Guisa, líder de la Liga Católica; y Enrique de Navarra, protestante y futuro Enrique IV.

Enrique IV, rey de Francia (Pourbus Frans, el Joven)

Enrique IV, rey de Francia (Pourbus Frans, el Joven)

Para la facción católica liderada por Enrique Guisa era inaceptable la posibilidad de que un hugonote accediera al trono francés, lo que propició que Enrique III mandara asesinar a este personaje, ante el temor del poder cada vez mayor que iba acumulando la Liga Católica. Al poco tiempo y en venganza a este crimen, también fue asesinado Enrique III. Ya solo quedaba Enrique de Navarra, que únicamente fue reconocido rey de Francia por los hugonotes, mientras que la Liga Católica, el Papa y Felipe II de España se negaron a reconocerle Rey en virtud a su adscripción al protestantismo.

Se sucedieron los conflictos, la facción católica cada vez se encontraba más dividida. Por su parte, Enrique IV no lograba hacerse con París. Y fue en este contexto, el 25 de Julio de 1593 cuando se le atribuye a Enrique IV la frase “París bien vale una misa”, ya que accedió a convertirse al catolicismo para poder acceder al trono, pasando a ser Enrique IV de Francia, el primero de la Casa de Borbón, y uno de los mejores monarcas que ha tenido Francia.

 

Vía| La Aventura de la Historia, Apuntes de la Historia

Más información| CONSTANT, J.M., Les Français pendant les guerres de Religion, 2002

Imagen| La matanza de San BartoloméEnrique IV, rey de Francia

En QAH| El Cardenal Richelieu, el hombre más poderoso de Francia de 1624 a 1642¿Rige la ley sálica en España?

RELACIONADOS