Coaching y Desarrollo Personal 


Francisco Alcaide: “El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que voy a hacer”

 

 

Francisco Alcaide03Francisco Alcaide (@falcaide), es experto en management, liderazgo y desarrollo personal. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Licenciado en Derecho, Máster en Banca y Finanzas y Doctor cum laude en Organización de Empresas. Ha prestado sus servicios de asesoría, consultoría, investigación y formación a empresas de diferentes sectores: Wolters Kluwer, Nebrija BS, Deloitte & Touche, ICO, Terra Consultoría de Incentivos…

Su blog (www.franciscoalcaide.com)  es uno de los más leídos en España, y en 2012 recibió el Premio al Mejor Blog de RRHH y Desarrollo Personal, iniciativa promovida por la empresa Tatum y el Observatorio de RRHH y RRLL.

Colaborador habitual de los medios de comunicación, ha publicado, sólo o colaboración, ocho libros, el último de ellos, Aprendiendo de los mejores (Alienta, 2013), ya en su 3ª edición, en 2014 será traducido al chino, y nominado a los Premios Knowsquare al mejor libro de empresa del año. Lleva más de siete años estudiando por qué unas personas consiguen metas y otras se quedan a mitad de camino, y en esta obra se desvelan las claves.

Os dejamos con la Entrevista que mantuvimos con él el equipo de  Queaprendemoshoy.com

– ¿Cómo te has sentido escribiendo este último libro? ¿Qué sentimientos o emociones has ido encontrando durante su elaboración?

F. A: Este libro no es sólo un libro escrito ad hoc, sino el resultado de muchos años de lectura, investigación, entrevistas y experiencias personales. Todo eso que llevaba almacenándose y cociéndose durante más de quince años ha desembocado en esta obra. Escribir te permite amueblar y poner en orden muchas ideas que andan dispersas por la cabeza; sirve para aclarar e interiorizar conceptos y tener convicciones más fuertes respecto a ciertos temas. Después de todo este proceso, hay 4 ideas principales en el libro:

1.No existen los límites: sólo existen las limitaciones, que son creencias mentales.

2. No existen las personas especiales: todo el mundo puede convertirse en aquello que aspira a ser.

3. La capacidad de aprender es nuestro activo más valioso: siempre existe la oportunidad de cambiar, mejorar y crecer, porque siempre existe la oportunidad de aprender.

4. La mejor forma de aprender es de los mejores: es decir, de aquellas personas que han conseguido resultados en aquellas parcelas que a nosotros también nos gustaría.

– Para Francisco Alcaide, ¿cuál es el principal ingrediente que una persona siempre, debe añadir, en su propia vida?

F. A: No hay un principal ingrediente, sino varios principales ingredientes. En “Aprendiendo de los mejores” se recogen los 10 rasgos que distinguen a las personas que consiguen resultados. De manera muy resumida:

1.Claridad de metas. Existe una relación muy estrecha y directa entre concreción de metas y lo que finalmente se consigue.

2. Acción. Ponte en marcha. Las soluciones aparecen a medida que se vanza. El peor vicio que se puede cometer es esperar a que se den las circunstancias perfectas. Nunca ocurre.

3. Disciplina. A nadie le faltan fuerzas, lo que a mucha gente le falta es voluntad. Uno de los mayores enemigos del ser humano es la pereza.

4. Foco. Decide una única prioridad en tu vida, y concentra todas las energías en esa tarea. No te disperses.

5. Paciencia. No existen las metas no–realistas, pero sí los tiempos no–realistas. Todo es posible si te das el tiempo suficiente.

6. Autorresponsabilidad. Hazte cargo de ti mismo. No caigas en la Excusitis, Victimitis, Quejiquitis o Culpabilitis.

7. Determinación. Mentalízate por anticipado de que pase lo que pase vas a seguir hacia adelante: a pesar de los fracasos, de los errores, de los rechazos, de todo.

8. Optimismo. Si no controlas tu mente, no controlas tu vida. Las personas de éxito tienen diálogos internos constructivos. Una forma correcta de pensar conduce a una forma correcta de actuar, y viceversa

9. Cuida tu Entorno. Aléjate de la gente tóxica, pesimista y negativa. El entorno te arrastra a una determinada forma de pensar, sentir y actuar sin que seas consciente.

10. Actitud de mejora. La autocomplacencia es el mayor enemigo de cualquier empresa y persona. No dejes de estudiar, aprender, mejorar.

– Hay una frase que me encanta; “la vida pone obstáculos y los límites los ponemos las personas”. Sabemos que cuesta mucho dar el primer paso del cambio; ¿cómo animarías a los lectores a no ponerse límites? ¿Qué deben hacer?

F. A: Primero: siendo conscientes de que no existen los límites. Y esto no es una opinión, lo dicen los hechos. La Historia de la Humanidad es la historia continua de los Imposibles. Todo lo que existe en el mundo real y físico lo ha creado el ser humano: avión, barco, coche, móvil, portátil, radio, tv… ¿sigo? Sólo hacen faltan dos cosas: desearlo (ardientemente) y trabajarlo (insistentemente). Todo lo que no existe hoy día es producto de dos causas: o nadie lo ha deseado con toda su alma o nadie lo ha trabajado suficientemente. Las dos frases más peligrosas que se pueden pronunciar son: ‘Es imposible’ y ‘No se puede’. El cerebro es un órgano buscador de soluciones y cuando cree que algo es imposible desactiva la búsqueda de esas soluciones. Nadie dedica tiempo, esfuerzo y energía a lo que ‘Es imposible’. Por eso, Henry Ford siempre decía: “Busco hombres que tengan la infinita capacidad de no saber lo que no se puede hacer”.

Segundo: siendo conscientes de que sólo existen las limitaciones, y que las limitaciones no son otra cosa que creencias mentales producto de nuestro entorno y que influyen poderosamente en lo que una persona consigue. Una creencia es una idea que damos por cierta y que muchas veces es falsa. Una creencia es una idea que domina nuestra mente. Muchas veces lo que nos impide avanzar no es lo que desconocemos sino lo que creemos que sabemos y es falso. Un ejemplo. Hasta el siglo XVI todos los barcos que se construían eran de madera porque se pensaba que debían ser de un material que flotase, hasta que alguien demostró que no, y que un barco flote depende de la cantidad de agua desalojada. Con otras muchas creencias, sucede lo mismo. Una de las más incrustadas en la sociedad es pensar que las personas que consiguen resultados “excepcionales” son personas que tienen talentos especiales o que la naturaleza les ha señalado como los elegidos, y no es así. Son personas como cualquiera, pero que aplican una serie de principios –los diez de antes– que lo más importante es que están al alcance de todos.

– “Aprender de los mejores” pone de manifiesto reflexiones, pensamientos e ideas de personalidades de todos los ámbitos, empresarios, actores, escritores, filósofos, etc… Para Francisco Alcaide, ¿hay un MEJOR? ¿El mejor de los mejores?

F. A: No, no lo hay. Cada persona es única, diferente e irrepetible, y cada uno tenemos una misión en la vida. Cada camino es distinto, pero en la consecución de nuestras metas, hay principios que se repiten. El éxito deja pistas y si uno es capaz de descifrar esas pistas, está en mejores condiciones a la hora de establecer y conseguir sus propias metas. ‘Aprender de los mejores’ no es otra cosa que observar qué han hecho aquellas personas que han conseguido resultados en aquellas parcelas que a nosotros también nos gustaría conseguir, y que en el libro son cinco: Liderazgo, Emprendimiento, Desarrollo Personal, Libertad Financiera y Espiritualidad.

– Sabemos que el Coaching es un término que últimamente está de moda; ¿cómo definiría Francisco Alcaide en una breve frase qué es y para qué se utiliza?

F. A: El coaching es un proceso de acompañamiento que tiene por objetivo ayudar a conocernos mejor a nosotros mismos con el fin de identificar nuestras fortalezas y debilidades para potenciar las primeras y limar las segundas. También nos ayuda a comprender mejor cuál es nuestro lugar en el mundo, ‘quiénes somos’ y ‘quiénes queremos llegar a ser’, y facilita la metodología para conseguirlo. En definitiva, ayuda a crecer como profesionales y a mejorar como personas, a desplegar nuestro máximo potencial. Un buen coach te permite llegar más lejos de lo que tú llegarías sólo por ti mismo. El ser humano necesita siempre que alguien tire de él, porque los miedos y la pereza, a menudo, nos dominan.

Por si os puede interesar dejo tres referencias: el capítulo Raíces históricas del Coaching: Sócrates, Platón y Aristóteles que escribí para el libro Coaching Directivo: desarrollando el liderazgo (Ariel, 2003), primer libro de coaching escrito por autores españoles en nuestro país; el artículo 10 reflexiones de Coaching, dentro del ebook Coaching y Liderazgo: crecer en valores, escrito para el II Congreso Nacional de Coaching y Liderazgo (Barcelona, mayo 2012) en el que participaron los diez mejores artículos sobre la temática en cuestión seleccionados de un total de más de cien escritos por profesionales en la materia; y en tercer lugar, el artículo Ponga un coach en su vida, en Executive Excellence, revista líder de management para Alta Dirección.

– ¿Cuándo y cómo te das cuenta que quieres dedicarte a que las personas u organizaciones empresariales saquen lo mejor de sí mismas?

F. A: Desde hace muchos años tengo claro que el éxito de cualquier empresa está en sus personas. Lo mejor que tiene Apple no son sus Iphones o Ipads, sino los ingenieros que diseñan esos artilugios. Lo mejor que tenía El Bulli de Ferrán Adriá no eran sus delicias gastronómicas, sino su equipo de cocineros que materializaban de esas exquisitices. Son las personas las que hacen que las cosas ocurran. Por tanto, la pregunta es siempre: ¿Qué hacer para que las empresas (a nivel organizativo) y las personas (a nivel individual) optimicen su potencial? La respuesta está en las palabras ‘liderazgo’ (a nivel organizativo) y ‘desarrollo personal’ (a nivel personal).

– Si tu competencia es la mejor; ¿es bueno aprender de ella?

F. A: Antes de nada, hay que decir que el inicio de cualquier empresa parte de una palabra: DIFERENCIACIÓN; o lo que es lo mismo: ‘qué tengo yo que los demás no tienen’, cuál es mi ventaja competitiva, ya sea lo que ofreces (factor ‘contenido’), cómo lo ofreces (factor ‘continente’), lo que haces sentir (factor ‘emoción’) o incluso tu notoriedad (factor ‘visibilidad’). Si no tienes nada diferente, no compitas. Partiendo de aquí, otra cosa es que uno pueda aprender de aquellas otras empresas que participan en el sector, e intentar adaptar sus mejores prácticas a la idiosincrasia propia. Eso sí, hoy día las ventajas competitivas se contrarrestan con mayor rapidez, y hay que tener una cierta capacidad de adaptación e innovación permanente.

– En “Aprender de los mejores” nos encontramos las siguientes variables: Desarrollo personal, liderazgo, emprendimiento, espiritualidad, libertad financiera; ¿podrían funcionar independientemente unas de otra, o se necesitan para retroalimentarse?

F. A: Sí, pueden funcionar de manera independiente, porque las necesidades concretas de cada persona son también diferentes. No obstante, al final todo es una cuestión de Desarrollo Personal, que no es otra cosa que el despliegue del potencial que hay en cada persona para la consecución de metas y al mismo tiempo ser más feliz. El subtítulo del  libro es: ‘Tu desarrollo personal es tu destino’. Lo que significa esta afirmación es que en la persona en que te conviertes se refleja en lo que obtienes. Por tanto, no hay mejor inversión que la que se hace en uno mismo: cuanto más estudias, cuanto más te formas, cuanto más experiencia tienes, cuantas más relaciones cultiva… mejores oportunidades aparecen en tu vida. El Desarrollo Personal no es otra que ensanchar posibilidades para que cosas más atractivas sucedan en tu vida. No basta estar en el ‘momento’ adecuado en el ‘lugar’ adecuado, sino que también hay que ser la ‘persona’ adecuada. Por eso hay que tener una actitud de mejora continua. A las personas preparadas siempre se les presentan oportunidades.Portada Aprendiendo de los Mejores

– ¿Cómo definiría Francisco Alcaide el “FRACASO”?

F. A: No creo en el fracaso. Es una palabra que no debería existir en el diccionario. Sólo existen consecuencias a nuestras decisiones. Todo es un éxito, porque toda experiencia es un aprendizaje, si uno sabe digerirla oportunamente. Otra cosa es que escueza y que uno tenga la serenidad para saber darle un sentido. Ganar es no tener miedo perder. Una estrategia ganadora implica perder necesariamente. Decía el Mariscal Turenne: “El arte de vencer se aprende en las derrotas”. Las cosas casi nunca salen bien a la primera, ni a la segunda, ni muchas veces a la tercera. Es una cuestión de ensayo y error hasta dar con la combinación que abre la caja fuerte. Y para ello hay que equivocarse. Las probabilidades de éxito aumentan a medida que ganas experiencia.

– ¿Qué mundo es el que más te apasiona o en el que te encuentras más cómodo, Francisco?, ¿el personal: de tú a tú con particulares, el empresarial; dominado por altos ejecutivos y colectivos;  o el deportivo, rodeado de deportistas y entidades deportivas?

F. A: Cada mundo es diferente con sus particularidades. El one–to–one con personas te permite profundizar en la condición humana, y eso es muy interesante, porque de personas uno nunca sabe lo suficiente. El empresarial es bonito porque las sociedades avanzan gracias a las empresas que son las que arriesgan, y conocer el funcionamiento de los modelos de negocio y su management aporta mucho; y el deportivo es apasionante porque es un mundo muy exigente y al mismo tiempo muy pedagógico. El deporte es una gran escuela de formación en todos los sentidos.

– De las tantas frases y reflexiones que manifiestas en el libro, ¿con cuál te quedarías?

F. A: Citaré una de Anthony Robbins: “No existen las personas sin recursos, sino los estados emocionales sin recursos”. Dentro de cada de cada persona existe ‘magia’, un gran poder interior, la cuestión es si está activado o desactivado. Las personas que consiguen resultados han liberado, consciente o inconscientemente, ese poder interior. Nuestro mayor enemigo son las dudas que tenemos sobre nosotros mismos. El problema nunca está en nuestra incapacidad sino en la creencia de que no somos capaces. Y somos adictos a nuestras creencias: te conviertes en lo que crees. Cada persona se convierte única y exclusivamente en aquello que se da el permiso de ser. Por eso, lo primero que debe hacer una persona es aprender a creer en sí mismo. Ralph Waldo Emerson apuntaba: “En la confianza en uno mismo están contenidas todas las demás virtudes”. Creer que puedes hace algo, moviliza a ir a por ello; creer que no puedes, paraliza.

– Sabemos que Nelson Mandela falleció hace unos días; de las tantísimas e importantísimas cosas que aportó a la humanidad el líder sudafricano; ¿cuál reseñarías?,

F. A: Son muchas, pero destacaré una de sus reflexiones: “No es valiente el que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo”. La diferencia entre el valiente y el cobarde no está en el miedo –ambos lo tienen– sino en que uno lo afronta y otro huye de él. Todos tenemos miedos, la cuestión es que hacemos con ellos. Avanzar en la vida tiene mucho que ver con nuestra actitud ante el miedo. El filósofo Bertrand Russell decía: “Conquistar el miedo es el inicio de la riqueza”. La receta es siempre la misma: siente miedo, pero hazlo de todas la maneras. Miedo afrontado, miedo que mengua; miedo no afrontado, miedo que engorda. El miedo se diluye haciendo, atreviéndose. Si uno por sí mismo no tiene coraje para “atreverse” hay que apoyarse en otros para que nos empujen. El miedo se va achicando a medida que se gana conocimiento y experiencia en algo.

– Y para acabar, ¿qué consejo darías a todos los que están leyendo esta entrevista y que miran con algo de pesimismo a su futuro?

F. A: Lo peor en esta vida es resignarse; creer que la vida es algo que sucede y no algo que uno hace que ocurra. Cuando uno trabaja duro y no ve resultados, aparecen las dudas, los miedos, las inseguridades, los bajones emocionales. Uno empieza a cuestionarse así mismo. Es algo normal. Lo importante es no dejar de pedalear jamás. El escritor Robert Frost decía: “Todo lo que he aprendido en mi vida se resume en dos palabras: sigue adelante”.  El trabajo más duro siempre es no rendirse. Quien resiste, vence. Es importante poner siempre la responsabilidad en uno mismo: el futuro no es lo que va a pasar, sino lo que voy a hacer. El futuro no es otra cosa que un resultado, el resultado de las decisiones y acciones que tomamos todos los días cuando nos levantamos de la cama. Si quieres tener éxito, hazte cargo de ti mismo. No busques excusas porque las encontrarás.

 

Vía| Francisco Alcaide

Más información| Sócrates, Reflexiones de Coaching, Ponga un coach en su Vida

Imágenes| Francisco Alcaide, Aprendiendo de los Mejores

 

 

RELACIONADOS