Trending 


Fracking: ¿una oportunidad de futuro?

Fracking, fracturación hidráulica, estimulación hidráulica… Son términos que empiezan a estar en boca de todos. Pero ¿de qué estamos hablando exactamente?

drilling-tower-226710_1280

 

El fracking consiste en inyectar en el suelo a alta presión agua y arenas mezcladas con varios elementos químicos para hacer aflorar el gas no convencional. Es una técnica que permite acceder a yacimientos que en otras épocas se habían descartado por los elevados costes de extracción.

 

¿Qué puede aportar el uso de esta técnica? Los defensores ven en la fracturación hidráulica una oportunidad para generar gas de forma segura y sin riesgos y asegurarse así una alternativa a la dependencia a otras fuentes (y países). EEUU es el verdadero motor y exportador de esta técnica desde hace una década y el que está impulsando su expansión en el resto del mundo, sin embargo algunos estados no lo ven con buenos ojos. A raíz del documental Gasland que exponía los supuestos daños que esta práctica podía causar, se sucedieron diferentes campañas en contra. Lo que parece claro es que Estados Unidos ha conseguido rebajar los costes energéticos, reducir su dependencia exterior, y aumentar la competitividad norteamericana en el mundo gracias, en parte, a esta nueva técnica.

La fracturación hidráulica es muy polémica y no cuenta con una aprobación unánime. Hasta ahora, las organizaciones ecologistas han sido las voces más críticas aludiendo a los daños medioambientales, criticándola fuertemente por sus supuestos efectos contaminantes y perjudiciales. Algunos estudios aluden también a que esos mismos ingredientes, pueden ser nocivos para la salud. La comunidad científica no lo tiene claro. Otras investigaciones explican que esta técnica es segura que, como en cualquier industria, hay que asegurar que se aplica de una forma correcta.

Europa no termina de decidir si subirse al carro del fracking o no y existe una división de criterios entre los distintos países. A favor se encuentran Polonia, país que podría albergar las mayores reservas y el Reino Unido, en frente Francia, Bulgaria, Irlanda, Rumanía, Chequia, algunos estados alemanes.  Europa cuenta  con una población claramente en contra de este procedimiento, con un 74% de europeos preocupados por este tema, y tan sólo un 9% que indica que este tipo de gas debería ser priorizado durante las próximas tres décadas como fuente de energía, según un Eurobarómetro de enero de 2013.

En España aún no se utiliza esta práctica aunque de alguna forma el Gobierno ha mostrado su apoyo a esta fuente de energía. Son varias las comunidades autónomas que han tomado algún tipo de medida para protegerse de la fractura hidráulica (Andalucía, Asturias, Cataluña, La Rioja, Navarra y Cantabria), y otras como Castilla y León han otorgado licencias de exploración.

Para tomar la mejor decisión sobre su uso, es necesario que expertos, técnicos y otros sectores implicados,  se sienten y participen con rigor e imparcialidad en el debate energético. Todas las voces deben ser escuchadas. Podemos estar hablando de una gran oportunidad de futuro pero es necesario saber a costa de qué.

 

y tú ¿qué piensas?

 

Por Marta Tello

 

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/89386/apoyar-uso-fracturacion-hidraulica-fracking-extraccion-gas"]
RELACIONADOS