Tecnología y Social Media 


Fracking ¿posibilidad o inconsciencia?

Muchos de vosotros habréis recibido algún correo electrónico o oído las últimas noticias con respecto al fenómeno conocido como fracking. Actualmente el gobierno está estudiando la posibilidad de dar cobertura legal a este fenómeno pero, ¿qué es el fracking? ¿Qué problemas ambientales puede tener?

La fractura hidráulica o fracking es una técnica que se utiliza para la extracción de gas en rocas esquistos o pizarras entre otras. El gas de pizarra se encuentra atrapado en estratos o capas de pizarra a mucha profundidad (desde los 499 a 5000 metros). Dentro de la pizarra, el gas está distribuido en pequeños poros o burbujas, no conectadas entre sí, lo que hace necesario romper las capas de pizarra para conseguir reunir el gas y que fluya hasta la superficie para ser recogido.

Fracking ¿realidad o inconsciencia?

Fracking ¿realidad o inconsciencia?

La compleja técnica de extracción consiste en hacer una perforación vertical hasta la capa de pizarra. A esta perforación se le incluye un tubo de acero con un recubrimiento de cemento con el objetivo de proteger los acuíferos de los aditivos químicos que posteriormente se utilizan.

Una vez se alcanza la pizarra se realiza una perforación horizontal a través de la misma y se utilizan explosivos para provocar pequeñas fracturas. Una vez provocadas se inyectan grandes cantidades de agua a alta presión, mezclada con arena y aditivos químicos.

Esta agua a presión fractura la roca, liberando el gas que luego, junto con el agua, la arena y los aditivos retorna a la superficie. El fluido de retorno puede contener sustancias contenidas en las capas de pizarra.

Riesgos del fracking

Ante la situación de alarma de diferentes grupos sociales, la Comisión de Medio ambiente, salud pública y seguridad alimentaria del Parlamento Europeo solicitó un estudio sobre el impacto de la extracción de petróleo y gas de pizarra mediante la técnica de fractura hidráulica sobre el medio ambiente y la salud humana al Instituto Wuppertal y en el que se evidencia la falta de normativa en esta actividad.

Una de las conclusiones a las que llega el informe invita a las autoridades a re-evaluar esta técnica:

“(…) se puede cuestionar si la inyección subterránea de productos químicos tóxicos se debería permitir, o se debería prohibir, ya que tal práctica podría restringir o excluir cualquier uso posterior de la capa contaminada, y los efectos a largo plazo no han sido investigados (…)”

“(…) los privilegios actuales para la exploración y extracción de petróleo y gas deberían ser re-evaluados en vista del hecho de que los riesgos y cargas medio ambientales no son compensadas por su correspondiente beneficio potencial ya que la producción específica de gas es muy baja (…)” 

Las cargas ambientales mencionadas en dicho informe son:

Contaminación de aguas subterráneas y de superficie: La contaminación de acuíferos es uno de los riesgos más importantes derivados del fracking. En EEUU se han producido varios casos de contaminación que han supuesto su prohibición en ciudades como Buffalo city (Nueva York) y Pittsburg (Pensilvania).

El Tyndall Centre de la Universidad de Manchester realizó en enero de 2011 un estudio sobre el impacto de la extracción de gas de pizarra con las siguientes conclusiones:

“Existen evidencias a partir de la experiencia de EEUU que sugieren que la extracción de gas de pizarra comporta un riesgo significativo para la contaminación del agua subterránea y de superficie y, hasta que la base de estas evidencias se desarrolle, la única acción responsable es prevenir su desarrollo en Reino Unido y Europa”

En la superficie las principales amenazas aparecen en cuanto a derrames de los fluidos de fractura o de aquellos que regresan a la superficie desde su lugar de almacenamiento hasta los camiones cisterna, desbordes o filtraciones y pérdida del fluido ya almacenado.

Gestión de residuos: La técnica genera un importante volumen de residuos. Se utilizan numerosos productos químicos que posteriormente se deben gestionar como residuos peligrosos.

Uso excesivo de agua: En un único pozo se consumen entre 9.000 y 29.000 m3 de agua. Este consumo supondría un incremento muy importante respecto al consumo de agua industrial de España.

Emisiones de gases de efecto invernadero: Un estudio de la Universidad de Cornell denuncia que la explotación del gas pizarra puede emitir incluso más gases de efecto invernadero que la del carbón.

Riesgo químico: En EEUU, aunque la información sobre sustancias utilizadas está protegida debido a intereses comerciales se sabe que hay al menos 600 sustancias químicas presentes y que algunas de ellas son reconocidas como cancerígenas, mutágenas y disruptoras endocrinas, es decir, alteradoras del sistema hormonal.

http://youtu.be/gmTA26lb9xA

Situación del fracking en el mundo

Algunos países tienen grandes esperanzas en este método que promete multiplicar las reservas de gas natural, o al menos reducir la factura y la dependencia energética. En la Unión Europea, en algunos países como Polonia y Reino Unido, han empezado a realizar las primeras pruebas de fractura hidráulica. Por otra parte, Francia prohibió esta actividad en el año 2011.

El único país que por el momento está llevando a cabo esta práctica es Estados Unidos en el que la producción de gas natural de pizarra supera el 20% de la producción total de gas natural.

 

Vía| CC.OO, secretaría de medio ambiente

Más información| Pacific Institute, El país

Imagen| fracking

En QAH| ¿Vivir sin petroquímica? ¡NO GRACIAS!

Vídeo| YouTube: Gasland – Josh Fox

 

 

RELACIONADOS