Patrimonio 


Fotografía y travestismo (II): Claude Cahun

Lucy Schwob (1894-1954), más conocida como Claude Cahun, es quizás una de las artistas más polifacéticas, transgresoras y olvidadas del siglo XX. Sirviéndose a sí misma como modelo para sus fotografías y desde un acercamiento a movimientos de vanguardia como el surrealismo, se atrevió a cuestionar el sistema de géneros tradicional como nunca antes se había hecho.

"Autorretrato", Claude Cahun, ca. 1920.

“Autorretrato”, Claude Cahun, ca. 1920.

Había nacido en Nantes (Francia) en el seno de una familia judía de la alta burguesía. En 1907 comienza sus estudios en Oxford, lugar adonde había sido enviada por su familia para alejarla del creciente clima antisemita que predominaba en el país galo. En 1914 continua sus estudios en la Sorbona de París, y es en estos años cuando conoce a Suzanne Malherbe, la que sería su pareja sentimental durante el resto de su vida.

A partir de 1917, Lucy Schwob decide utilizar el pseudónimo de Claude Cahun, un nombre ambiguo ya que Claude en francés sirve tanto para hombre como para mujer. Es ahora cuando la artista comienza a cambiar su aspecto físico, haciéndolo cada vez más andrógino, como veremos en sus propios autorretratos.  Claude Cahun siempre se mantuvo en contra de la ideología sexual dominante, por lo que no tuvo reparos en mostrar abiertamiente su lesbianismo, instalándose en París en los años 20 junto a su pareja Suzanne Malherbe, convirtiéndose así en una de las parejas lésbicas más famosas de la capital francesa, junto a la formada por Gertrude Stein y Alice B. Toklas.

En París entabló amistad con numerosos intelectuales de la época, y colaboró como escritora en varios periódicos y publicaciones como L’Amitié, revista vanguardista de carácter homosexual. En 1925 publicó sus Heroïnes (Heroinas) en la reviste Mercure de France, una serie de relatos en los que presentaba distintos arquetipos femeninos y ahondaba en las múltiples identidades de la mujer.

"Autorretrato", Claude Cahun, 1920.

“Autorretrato”, Claude Cahun, 1920.

Los planteamientos de Claude Cahun en torno a la identidad de género y la sexualidad quedaron plasmados en su obra fotográfica, a través de los numerosos autorretratos que realizó durante toda su carrera. Estos autorretratos tienen como tema central la ambivalencia de los géneros, ya que la artista se representa a sí misma como un ser andrógino, de cabeza rapada, que bien podría ser un hombre afeminado o una mujer demasiado masculina. En realidad, lo que hace Claude Cahun en sus retratos es crear una identidad propia, que se sale del sistema binario (masculino/femenino). Se trata, en palabras de la propia artista, de crear una especie de tercer género: “¿Masculino? ¿Femenino? Depende del caso. Neutro es el único género que me conviene siempre.”

Para Claude Cahun, el sexo biológico estaba completamente separado del género y de las preferencias sexuales, y así se encargará de reflejarlo en sus fotografías. La innovación de sus autorretratos, no obstante, no se encuentra en el plano formal, a pesar de que se acercó a técnicas dadaístas como el duplicado. Sus fotografías son rompedoras por la presentación de su propio “yo”, lo que verdaderamente vertebra toda la obra de Cahun, convirtiéndose en una de las grandes artistas del autorretrato femenino. Suele aparecer rapada, con ropa masculina, y el cuerpo pierde importancia frente al rostro, que adquiere todo el protagonismo como transmisor de la identidad.

Tuvo contactos con los surrealistas, que admiraron y alabaron su obra. De ella, diría André Breton: “Es usted uno de los espíritus más curiosos de este tiempo (de los cuatro o cinco que hay)”. En 1936 participó en la muestra surrealista Exposition surréaliste d’objects y en la International Surrealist Exhibition de Londres, aunque no llegó a formar parte del grupo de manera formal. También se dedicó al activismo político, y se mostró claramente cercana a las posturas comunistas y antifascistas.

"¿Qué quieres de mi?", Claude Cahun, 1928.

“¿Qué quieres de mi?”, Claude Cahun, 1928.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, se unió a la resistencia alemana junto a su pareja, Suzzanne Malherbe, hecho por el que sería arrestada y condenada a muerte. No obstante, el proceso se detuvo y después del conflicto ambas se instalaron en la isla de Jersey , donde residiría hasta su muerte en 1954. Sin embargo, a pesar del espíritu rompedor de sus fotografías, su obra pasó completamente desapercibida en años posteriores a su muerte, y no fue recuperada hasta la década de los 90 del siglo pasado, a pesar de que fue un importante precedente para la obra de artistas como Cindy Sherman.

Vía| ALIAGA, J.V., Arte y cuestiones de género, San Sebastián: Editorial Nerea,  2004; GARCÍA CORTÉS, J.M., El rostro velado: Travestismo e identidad en el arte. E[xposición del 12 de junio al 6 de septiembre de 1997, San Sebastián: Diputación Foral de Gipuzkoa, 1997; COMBALÍA, V., Amazonas con pincel. Vida y obra de las grandes artistas del siglo XVI al XXI, Barcelona: Ediciones Destino, 2006; ARROYO ARCE, N. (coord), Amazonas del arte nuevo [Catálogo de Exposición], Madrid: Fundación Mapfre, 2008; SANABRE LLABATA, C., “Claude Cahun: el tercer sexo o la/s identidad/es al desnudo“, en Dossiers Feministes, 18, 2014, pp. 79-92.

Más información| Claude Cahun, la fotógrafa de género sexual “neutro”

Imagen| Autorretrato 1, Autorretrato 2, “¿Qué quieres de mi”

En QAH| Fotografía y travestismo (I): Man Ray

RELACIONADOS