Trending 


¿Fomentar la curiosidad y las preguntas de los niños?

La curiosidad de los niños es infinita: “¿Y por qué…?” Su instinto se mueve a sus anchas y se dirige como una flecha hacia aquello que más les llama la atención: “¿Tú de pequeño también estabas siempre enfadado? Si no te gusta el trabajo, ¿por qué vas? ¿Y tú por que no tienes hijos? ¿Y si es malo para la Tierra, por qué lo hacemos?… “ Los adultos nos reímos; probablemente de pura sorpresa de ver que ‘todavía hay gente’ capaz de distinguir lo obvio y sobre todo, quiere cuestionarlo.

boy-286241_1920boy-286241_1920boy-286241_1920A la mayoría de niños no hace falta enseñarles a plantearse las cosas, al contrario, casi siempre son los adultos los que sofocan este instinto a fuerza de reprenderles, ponerles en ridículo, hacer burla o responder con evasivas. Nuestra voz interior es asustadiza y puede decidirse a no asomar, si percibe que incordia. Las explicaciones parecen terreno propicio para la razón, pero una duda es más instintiva y es importante darle ánimos.

 

En el terreno de la educación es probable que ya no baste con enseñar a leer y escribir, matemáticas, memorizar y el uso de ordenadores. Los grandes retos del S. XXI van a demandar capacidad para resolver muchos problemas, tanto técnicos como intelectuales. Para llegar a una solución, primero hay que detenerse a pensar, analizar y valorar las evidencias. ¿Qué es más importante? ¿Leer un libro o ser capaz de hacerse preguntas y profundizar sobre una idea?

En el mundo de hoy hay mucha información difícil de asimilar, nuevas tecnologías por doquier y una serie de problemas -por ejemplo, medioambientales- que parecen irresolubles. Para encontrar salidas será necesario juntar la habilidad de todos, no será suficiente, como en el pasado, con que unos pocos se hagan preguntas sobre todo lo que parece ir cada vez peor.

Algunos expertos afirman que la falta de curiosidad de los escolares que acuden a diario a clase se debe fundamentalmente a que los sistemas educativos tradicionales no enseñan (¡a todos!) a pensar. Para llegar a formular una pregunta, primero tiene que existir curiosidad y después, ganas y habilidad para pensar.

Y tú ¿ qué opinas?

 

Por Miguel Olalquiaga

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/67936/ensenar-ninos-cuestionar-que-no-entienden"]

 

RELACIONADOS