Actualidad Económica, Economía y Empresa, Finanzas 


Fintech: el nuevo escaparate de los productos financieros

El auge de las nuevas tecnologías está cambiando el modo de vivir, de socializarse y también de trabajar. El mundo de la economía y los mercados financieros también han notado y, sobre todo, han aprovechado las ventajas de Internet y las múltiples opciones de negocio que ofrecen y en esta línea ha surgido un nuevo concepto financiero, el fintech, que hace referencia a la relación entre los productos financieros y las nuevas tecnologías.

  • El enorme crecimiento de este sector

Si vamos a los datos, salta a la vista que el mundo fintech está creciendo exponencialmente. Por ejemplo, durante el pasado año en España, que se ha convertido en el sexto mayor mercado del mundo para este sector, se concedieron en torno a 10,5 millones de préstamos a través del crowdlending. Un año antes, en 2014, se movieron unos 60 millones de euros en operaciones dentro del sector fintech. Hoy en día, según el Informe Mundial de la Banca Minorista 2016, el 70 % de los españoles utilizamos productos o servicios del sector fintech, siete puntos por encima de la media mundial.

Además del boom de las nuevas tecnologías, el mundo de las finanzas también ha sufrido un cambio de rumbo muy importante por culpa de la crisis económica. Antes del 2007 la concesión de cualquier tipo de préstamo (hipotecas, créditos personales, préstamos para empresas…) era negocio de los bancos convencionales. El proceso, normalmente, requería ir al banco personalmente varias veces para ir tramitando todo lentamente. Sin embargo, la recesión económica hizo que los bancos redujesen mucho la concesión de créditos y, en ese contexto, surgieron nuevas empresas con un concepto distinto de las finanzas.

Una de las mayores novedades que se han dado en el mundo financiero es la aparición de empresas de capital privado que conceden mini préstamos en muy pocos minutos y con menos requisitos que las entidades bancarias tradicionales. Este tipo de empresas, además de ocupar un espacio en el mundo financiero, han respondido la demanda al aprovechar las potencialidades de las nuevas tecnologías. Un ejemplo son los prestamistas privados que comercializan productos gracias al fintech. Estas entidades ofrecen créditos rápidos a través de varios sitios web, con un proceso que es 100 % online y que, gracias a los dispositivos que hay hoy en día, se puede realizar desde el sofá de casa o desde el lugar en el que estemos, siempre y cuando se tenga conexión a Internet.

De hecho, este tipo de empresas financieras del sector fintech en muchos casos no disponen ni de un local físico de atención al cliente, puesto que su vida empresarial se desarrolla a través de Internet. Las solicitudes se hacen en sus páginas web y la relación empresa-cliente es a través del teléfono y el correo electrónico en un gran número de operaciones.

  • Otros servicios financieros derivados del fintech

Los bancos convencionales también han reaccionado y, en su gran mayoría ofrecen un buen número de productos clásicos de forma online, como por ejemplo los préstamos personales. Por otra parte, de la mano del fintech han surgido nuevos espacios comerciales para el mundo de las finanzas gracias a las nuevas tecnologías y una prueba de ello son los conocidos como P2P. Aprovechándose del crowdlending, han surgido varias entidades para poner en contacto a inversores y personas o empresas que necesitan financiación a través de una plataforma.

El pago mediante nuevas tecnologías también es una práctica que cada vez está más de moda. Un buen ejemplo es el contactless, que permite realizar una compra y pagar acercando la tarjeta al terminal, sin pasar la banda magnética. Otro caso es el pago mediante aplicaciones para el móvil, el cual está ganando terreno a las clásicas tarjetas de crédito y débito. Incluso se empieza a utilizar en España el método Hal Cash, por el que el titular de una cuenta puede sacar efectivo sin tener su tarjeta, mediante un código que le llega a su móvil y, además, con ese código puede permitir que otra persona extraiga dinero de su cuenta en un cajero automático.

Otra novedad es el hecho de que a través de plataformas como Instantor, un servicio de identificación online para verificar el perfil crediticio del solicitante, el cliente puede agilizar todo el proceso de petición con los muchos prestamistas que tienen incorporado este sistema.

 
* Más información|ElPaís
* Imagen|Wescoblog.com
* En QAH|Los nuevos aires en el sector financiero: FinTech o el adiós a la banca tradicional

RELACIONADOS