Derecho Mercantil, Economía y Empresa, Jurídico 


Financiación en la empresa: la póliza de crédito

La empresa cuenta con diversas fuentes de financiación

La empresa necesita captar recursos para hacer frente a determinados gastos.

Como es lógico y sabido, las empresas han de disponer de recursos financieros para llevar a cabo su actividad diaria y/o determinados proyectos de inversión, pero en muchos casos estos recursos no se poseen y hay que recurrir a fuentes externas para obtenerlos. Para ello, existen diferentes fuentes de financiación para las empresas y emprendedores, de manera que puedan captarse dichos bienes imprescindibles para hacer frente a los diversos gastos que puedan presentarse durante el transcurso de la actividad, como bien se ha mencionado con anterioridad. Hoy vamos a hacer hincapié en una de esas fuentes de financiación: la póliza de crédito

Se puede definir la póliza de crédito como un contrato, en virtud del cual una entidad financiera proporciona a su cliente la posibilidad de que su cuenta tenga saldo deudor, con un límite ya prefijado con anterioridad. De esta manera, la empresa puede obtener los fondos que le sean necesarios en un momento determinado, siempre y cuando no sobrepasen el ya nombrado límite y a cambio del pago de unos intereses y comisiones. El vencimiento de la póliza suele ser determinado dependiendo de las condiciones que se pacten, aunque la duración más frecuente es el año.

Los intereses se pagan por el crédito dispuesto, es decir, el dinero que hemos utilizado para financiar determinada actividad, aunque en algunas ocasiones también se pueden aplicar intereses sobre el saldo no dispuesto. Hay que mencionar que si se sobrepasa la cantidad prefijada habrá que pagar un interés sobre la cantidad excedida, el cual será sensiblemente más alto que el interés de dispuesto equivalente a los intereses de demora.

Es un instrumento financiero adecuado para cubrir las necesidades de fondos a corto plazo, por lo que hay que evitar caer en los errores más usuales cuando se emplea este tipo de financiación, como pueden ser financiación de activos fijos o necesidades permanentes de tesorería. En conclusión, la póliza de crédito es una fuente de financiación necesaria del activo corriente pero ajustándola en su uso a lo que realmente es financiación de necesidades de tesorería que oscilan a lo largo del ejercicio.

La situación que viven los bancos en la actualidad ha afectado gravemente a este tipo de producto, provocando subidas de tipos de interés, no renovaciones o directamente denegaciones de pólizas a empresas. Como consecuencia, esto afecta a las organizaciones debido a la falta de liquidez y, en última instancia, a la competitividad, al ser los tipos de interés más elevados que los de sus competidores.

Vía| El Blog Salmón

Más información| Interfinanzis

Imagen| Financiación, crédito

En QAH|¿Qué es el Confirming?, Guía para el emprendedor de hoy: ¿Cómo obtener financiación?,como se anula un segurouáles son las diferenecias entre una auditoría y una inspección?,¿Cómo se anula un seguro?

RELACIONADOS