Cultura y Sociedad 


Filicidio, padres que matan a sus propios hijos

En estos últimos tiempos los medios de comunicación muestran numerosos casos de padres que han acabado con la vida de sus hijos. Los más recientes  y conocidos son el caso Bretón y la actual, y aún en fase de investigación, muerte de Asunta Basterra, en la que son sospechosos  los padres pero aún no se ha demostrado su culpabilidad.

Según el diccionario de la real academia española la definición de filicidio es  “muerte dada por un padre o una madre a su propio hijo”, es un concepto claro y sencillo pero a la vez muy difícil de comprender para la filicidiosociedad. Son casos de gran alarma social, pues no se puede comprender qué motivos son los que mueven a unos progenitores a acabar con la vida de su hijo, ya que son ellos mismos los que han traído a la vida al niño, o en casos de adopción no le han dado la vida, pero los han acogido voluntariamente en el seno familiar, criados como hijos propios y supuestamente han sido muy deseados, pues son procesos largos y costosos.

Muchos sólo llegan a comprender estas situaciones achacándolas a una enfermedad mental de los progenitores o un estado de enajenación mental transitoria como poco, como por ejemplo pudo ser el caso del padre de Gerona que en 2011 decapitó a su hija de 18 meses afirmando que fue el diablo el que se lo había ordenado. Sin embargo, me atrevería a afirmar que la mayoría de casos que han trascendido se deben a situaciones de maltrato continuo en el seno familiar y de divorcio o desavenencias entre los padres, que transforman a los hijos en moneda de cambio para un chantaje e incluso llegan a matarlos para generar un profundo dolor en el otro cónyuge. Es esta línea irían los casos de la muerte de Ruth y José a manos de su padre José Bretón, en 2005 en Elche un padre asesinó a martillazos a sus hijos de 6 y 2 años y a su mujer bajo los efectos de las drogas y el alcohol, en mayo de 2007 otro varón mató a su hija de 5 meses a golpes y posteriormente asesinó a su mujer.

Sin embargo, no son solo los hombres los que acaban con la vida de los niños, las mujeres también tienen una larga lista de casos, aunque parece ser que los métodos son distintos, siendo el más común la ingesta de medicamentos maltrato-infantil_1o drogas que producen la muerte, como es el caso de febrero de 2008 en el pueblo navarro de Mutila Alva, donde una mujer mató de este modo a sus hijos de 3 y 7 años, esta mujer estaba en tratamiento psiquiátrico debido al divorcio con su esposo y volcó su ira en los niños. Otra mujer que no aceptó el proceso de separación con su marido mató a sus dos hijos de 9 y 11 años en Valladolid en diciembre de 2010. Antes del casó Bretón se conoció en Jaén el caso de una mujer que ahogó a sus dos hijos de 11 y 3 años en la bañera de casa. A finales de 2011 en las Islas Canarias se encontraron los restos de dos niños, muertos a manos de su madre, cuyo padre, biológico sólo del más pequeño, fue acusado de inductor del crimen.

Podemos observar que cada caso tiene unos factores distintivos, que no podemos agruparlos realmente en motivos generales tan fácilmente y pese a conocer los motivos por los que se han cometido los crímenes siguen siendo incomprensibles para la sociedad en su conjunto, y más todavía si son los dos progenitores los que se confabulan para poner fin a la vida de sus pequeños.

 

Vía| RAE, ABC

Más Información| ABC, RppSalud

Imagen| Peluche, Maltrato infantil

RELACIONADOS