Especial Fidel Castro y Cuba, Historia 


Fidel Castro: incansable desencuentro con Estados Unidos

Para cerrar el año, una mención especial a un hombre que ya era historia en nuestro presente, y que tras su fallecimiento el 26 de noviembre lo es aún más.  Vamos a hablar de Fidel Castro. El post va enfocado desde su llegada al poder, haciendo especial mención a las relaciones tensas constantes que ha habido entre Cuba y Estados Unidos a lo largo de las décadas del siglo XX y XXI.

800px-chelacoubremarchFidel Castro Alejandro Ruz nació un 13 de agosto de 1926 en La Habana.  Su aparición en la vida pública surgió en el año 1953 tras el asalto al cuartel de Moncada.  Este antiguo cuartel militar posee gran relevancia histórica ya que en el año mencionado sufrió el ataque de guerrilleros antibatistianos (opositores al régimen de Fulgencio Batista). Estos grupos guerrilleros estaban comandados por tres grandes figuras: Raúl Castro, Abel Santamaría y el ya nombrado Fidel.

Tras el asalto al susodicho cuartel, comenzó una lucha constante por derrocar  el régimen de Batista, que había establecido una dictadura en la isla desde el año 1952 hasta 1959, año en que fue derrocado en la llamada “Revolución Cubana”.  Es, en esta Revolución, donde el nombre de Fidel comienza a despuntar. Ese protagonismo lo alcanzó por ser uno de los principales líderes del movimiento revolucionario cubano de izquierdas, que hizo llegar al poder al Ejército Guerrillero, que había acabado con la dictadura populista de Batista. Fidel, tras el asalto al cuartel de Moncada, fue indultado gracias a la presión de la opinión pública y posteriormente se exilió a México. Desde allí, planeó la Revolución Cubana  que alcanzaría su fin el 1 de enero 1959.

Tras el triunfo de la Revolución y la caída en el poder de Batista, Fidel Castro fue nombrado 1º ministro en febrero de 1959 y elegido presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba el 3 de diciembre de 1976 y que perduraría en el poder hasta el 2008. Debido al empeoramiento de su salud, se dedicó a ocupar el cargo de diputado a la Asamblea Nacional y primer secretario del Partido Comunista de Cuba.carta

Tensión constante en las relaciones con los Estados Unidos

Resultan curiosas las palabras del biógrafo alemán Volker Skierka en su libro “Fidel” donde admite que a los ojos de algunos funcionarios de la administración el 10 de marzo de 1959, Fidel Castro era ya un hombre muerto”. Cuenta el alemán, que ese día se había celebrado una sesión del Consejo Nacional de Seguridad en Washington.

160841-aeofiweA pesar de las intentonas de eliminar a Castro, según cuentan varias leyendas, el líder cubano logró mantenerse en el poder llegando a conocer a 10 presidentes estadounidenses.

A pesar de las relaciones convulsas entre Cuba y Estados Unidos, también se puede hablar de cordialidad entre ambos países. Uno de ellos, fue en el año 1959 durante el ascenso al poder de Castro, cuando el presidente Dwight Eisenhower, reconoció al nuevo gobierno formalmente.

En abril de ese mismo año, Castro acudía a Estados Unidos. De forma anecdótica, era la segunda vez que lo visitaba ya que veinte años antes había sido su destino de luna de miel. En ese segundo viaje, el líder cubano contaba con el apoyo de John FitzGerald Kennedy, al que se visualizaba claramente como próximo mandatario del país de las oportunidades.

El buen clima entre ambos países, duró poco ya que en 1960, Castro comenzó su acercamiento con la Unión Soviética y empezó a tomar medidas que afectaban directamente a Estados Unidos. Entre esas medidas, estuvo la de nacionalizar todas las petroleras estadounidenses, las cuales se negaban a refinar el crudo que llegaba de la Unión Soviética. A esa medida, se sumó la de expropiar de manera forzosa numerosas empresas estadounidenses en la isla.

Eisenhower  no dudó en responder tajantemente, prohibiendo las exportaciones a Cuba y comenzando un embargo económico que se ha mantenido hasta la llegada de Obama.

Con la llegada de Kennedy, la tensión entre ambos países se elevó. El nuevo presidente autorizó mandar, alrededor de 1300 exiliados cubanos, para derrocar al gobierno de Castro. Estos exiliados ya habían sido entrenados por la CIA durante el mandato anterior.

En la primavera del 1961, seis aviones caza estadounidenses, bombardearon varias pistas de aterrizaje de la isla cubana, haciendo de antesala a la posterior invasión planeada. Este bombardeo, le valió a Kennedy una gran condena internacional. A pesar de esta situación, los exiliados desembarcaron en la Bahía de Cochinos un día después del bombardeo siendo masacrados por las tropas castrenses. Esta invasión, provocó que entrase en acción directa la Unión Soviética, la cual estableció en la isla cubana varios misiles que apuntaban directamente a Estados Unidos. Tras averiguar esto, los servicios de inteligencia estadounidenses, Kennedy optó un bloqueo naval total de la isla en 1962.

En esta situación de tensión máxima y con el temor del mundo entero de una inminente guerra nuclear entre los dos gigantes, Estados Unidos y la Unión Soviética, el primero se comprometió a nunca más invadir la isla, mientras que el segundo optó por retirar los misiles.

Desde ese momento, la situación en Cuba ha ido siguiendo el vaivén de la política internacional llevada a cabo por los Estados Unidos.

Por ejemplo, con Jimmy Carter, las relaciones alcanzaron un buen momento. Se restablecieron los lazos diplomáticos entre ambos países y en 1977, se  autorizó el viaje de estadounidenses a Cuba tras casi 20 años de prohibición. Esta situación, se acabó en 1980 cuando llegó el éxodo masivo de cubanos hacia Estados Unidos, conocido como “Mariel” ya que así se llamaba el puerto del que la mayoría partieron.

La gran penuria económica que se instaló en Cuba provocó la emigración de miles de cubanos buscando refugio en otros lugares como Perú, Costa Rica, España y como no, Estados Unidos, migraciones que supusieron una gran crisis en el gobierno de Carter.

Con Ronald Reagan en 1982, se volvieron a prohibir los viajes a la isla. Una década más tarde, con Bill Clinton, las relaciones comenzaron a mejorar de nuevo. Esta situación se mantuvo hasta que aviones cubanos derribaron una serie de aviones de los exiliados Hermanos al Rescate. Esto provocó el endurecimiento del embargo de Estados Unidos a la isla. Esta ley se la conoce como la Helms-Burton. Clinton no tuvo más remedio que firmarla ya que se encontraba en plena campaña para ser reelegido.

La gran tormenta en la relación entre ambos países, llegó con la fama que alcanzó un niño cubano, llamado Elián González y que se convirtió en el protagonista de las relaciones internacionales. Elián, de cinco años, fue encontrado a la deriva cerca de Florida en el año 1999. Fue el único superviviente de un grupo de inmigrantes que intentaban alcanzar las costas de Estados Unidos con la esperanza de comenzar una vida mejor. La madre de Elián murió, su padre, en Cuba,  exigía su retorno y sus familiares de Miami se negaban a que regresase a la isla.

Clinton intentó no posicionarse dejando a la justicia estadounidense actuar. El vicepresidente, Al Gore, se puso de lado de los exiliados. Esto tuvo un precio para él ya que en los comicios se le impuso George W. Bush ganando en Florida y convirtiéndose en jefe del Despacho Oval.

Con la llegada de Bush Jr., las relaciones se congelaron ya que el protagonismo se trasladó a otro lado del mundo, la gran amenaza yihadista.

La realidad más actual

Se sorprendía el mundo con la relación que alcanzaron ambos países tras la llegada a la Casa Blanca de Barack Obama.7614_rtsazwl

En diciembre de 2014, Obama llegó a un acuerdo con Raúl Castro, hermano de Fidel (en quién delegó este, todo su poder tras su retiro). Entre las medidas que ambos tomaron se encontraba la reducción del embargo comercial, la apertura de la isla para algunas empresas de EEUU y asuntos más concretos, como el retiro de Guantánamo, el intercambio de prisioneros…

Aunque se han reducido muchos aspectos restrictivos que parecían impensables que cambiarían, aún queda mucho por hacer.

trumpPara seguir avanzando,  se requieren leyes en el Congreso Estadounidense. La esperanza de avanzar en las relaciones entre ambos países es escasa, sobre todo tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

El magnate neoyorkino, ahora Presidente, anunció durante su campaña electoral que anularía todas las medidas de acercamiento alcanzadas por Obama en su relación con Cuba, a no ser que las condiciones mejorasen ampliamente.

La historia la aparcamos aquí, ahora comienza otro capítulo histórico tras la muerte del incansable militar, revolucionario Fidel Castro y el ascenso del magnate republicano Donald Trump.

“Estados Unidos vendrá a dialogar con nosotros cuando tenga un Presidente negro y haya en el mundo un Papa latinoamericano”.

Fidel Castro, 1973.

Vía|Skierka Volker, Fidel. Editorial Martínez Roca. Madrid. 2002, http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article117593363.ht

Más información|Biografía de Fidel Castro: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/castro_fidel.htm

Imagen|Fotografía revolucionarios, carta, portada New York Times crisis misiles, cartel en Cuba, Trump y Fidel Castro

 

 

En QAH|EEUU-Cuba: los orígenes de un divorcio

 

 

 

RELACIONADOS