Salud y Deporte 


Fibrosis Quística: ¿En qué consiste?

La Fibrosis Quística es una enfermedad crónica y hereditaria que representa un grave problema de salud. Es una enfermedad degenerativa que afecta principalmente a los pulmones y al sistema digestivo.

Fibrosis Quística: ¿En qué consiste?

Fibrosis Quística: ¿En qué consiste?

ENTRANDO EN DETALLE…

Consiste en una alteración genética que afecta a las zonas del cuerpo que producen secreciones, dando lugar a un espesamiento y disminución del contenido en agua, sodio y potasio, obstruyendo los canales que transportan dichas secreciones y produciendo infecciones e inflamaciones que destruyen zonas del pulmón, hígado, páncreas y sistema reproductor principalmente. Es una patología grave de tipo evolutivo con una esperanza de vida limitada y que hoy día no tiene curación.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Los síntomas característicos de esta enfermedad son:

  • Sabor salado de la piel.
  • Frecuentes problemas respiratorios.
  • Falta de peso.
  • Problemas digestivos.

Se estima que la incidencia de la Fibrosis Quística en nuestro país es de un caso de cada 5000 nacidos vivos, mientras que uno de cada 35 habitantes son portadores sanos de la enfermedad. Se trata de una enfermedad de gen recesivo, es decir, si se hereda el gen defectuoso tanto del padre como de la madre se padecerá la enfermedad, mientras que si se hereda de solo uno de ellos se será portador de la enfermedad sin padecerla pero con la posibilidad de transmitirla a la descendencia.

LA CLAVE ESTÁ EN EL DIAGNÓSTICO

Zonas principales de afectación

Zonas principales de afectación

Un diagnóstico precoz puede prolongar la esperanza de vida de las personas con Fibrosis Quística y mejorar la calidad de la misma. Actualmente se están desarrollando planes de diagnóstico precoz en varias comunidades autónomas. La técnica es extremadamente sencilla y con escasos costes económicos. Dicha prueba se denomina “cribado neonatal”.

En los últimos años se ha avanzado mucho en el conocimiento y tratamiento de la enfermedad aunque, a pesar de eso, sigue siendo una patología sin curación. Cuando la enfermedad se encuentra en un estadio muy avanzado, existe la posibilidad del trasplante pulmonar y/o hepático.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la Fibrosis Quística se basa en tres pilares fundamentales:

  1. Conseguir una nutrición adecuada.
  2. Utilizar medicamentos que luchen contra la infección e inflamación respiratorias.
  3. Realizar con regularidad la terapia física consistente en fisioterapia respiratoria, ejercicios de fortalecimiento de la musculatura del tórax para prevenir deformidades y la práctica de algún deporte.

 

Vía| Federación Española de Fibrosis Quística

Más información| MedlinePlus, Guía Metabólica: ¿Qué es el “cribado neonatal”?

Imágenes| esmas.com, MedlinePlus

 

RELACIONADOS