Cine y Series, Cultura y Sociedad 


Festival de Sitges: 50 años de cine fantástico

Benicio del Toro que acaba de ganar el León de Oro en el Festival de Venecia con su película La forma del agua será el encargado de inaugurar el Festival Internacional de cine fantástico de Cataluña de este año. La 50ª edición se desarrollará entre el 5 y el 15 de octubre.

El Festival, este año, rinde homenaje a George A. Romero, fallecido en julio. Este director revolucionó el género de terror con la mítica La Noche de los Muertos Vivientes (1968) inaugurando una nueva era en las películas de  zombis. Para este homenaje se exhibirá Los ojos del diablo (1990), película codirigida por Dario Argento y basada en relatos de Edgar Allan Poe. Este director italiano que ha confirmado su presencia en el certamen es el creador del Giallo, subgénero que combina el thriller con el terror y que  cuenta en su haber con películas de culto como El pájaro de las plumas de cristal (1970) o Suspiria (1977).

Tony Isbert recibirá el premio Nosferatu por toda su carrera. Este actor, hijo de María Isbert  y nieto de Pepe Isbert  empezó muy pronto en el género de terror participando en la serie de TVE de Chicho Ibañez Serrador Noches para no dormir  (1966-1982). Posteriormente actuó bajo las direcciones de León Klimovsky en La saga de los Drácula (1973) de Eloy de la Iglesia en Nadie oyó gritar (1972) o de Juan Piquer Simón en La grieta (1990). Todos estos directores han servido de estímulo para una nueva generación de directores que han impulsado el buen momento que vive en actualidad el cine español fantástico y de terror, desde Los Otros (2001) de Alejandro Amenábar o El Orfanato (2007) de J.A. Bayona hasta la reciente Verónica  (2017) de Paco Plaza o la saga REC (2007-2014) que Jaume Ballagueró codirigió con Plaza y que en esta edición presenta Musa.

En el festival también se presentará el libro Paul Naschy/ Jacinto Molina: la dualidad de un mito. Este actor, guionista y director español es todo un icono de nuestro cine de terror. Su abundante filmografía es irregular pero cuenta con algunos hitos importantes. Con La maldición de la bestia (1975) y una caracterización de hombre lobo impresionante ganó el premio al mejor actor en el Festival de Sitges de ese año.

El Festival de Sitges nos ha permitido descubrir algunos directores nóveles que se han consolidado con el tiempo. Algunos de ellos merecieron el premio a la mejor película.

Luc Besson que este mes estrena Valerian y la cuidad de los mil planetas (2017), ganó los premios a la mejor película y al mejor director en 1983 con Kamikaze 1999, una fábula de ciencia ficción que contenía todas las excentricidades del autor pero también mostraba todo su talento.

Con En compañía de lobos (1984), Neil Jordan inauguró una corriente muy extendida actualmente en el cine: la reinterpretación de los cuentos clásicos. Esta fascinante  lectura del personaje de Caperucita Roja deslumbraba por la originalidad de la historia y los efectos especiales que ganaron el premio en esta categoría en el festival.

David Lynch ya había dado muestras de su genialidad con la inquietante El hombre elefante (1980) y la memorable actuación de John Hurt, pero fue con Terciopelo Azul (1986) con la que se consagró consiguiendo una multitud de premios y el reconocimiento de público y crítica.

Andrew Niccol que nos sigue dando sorpresas agradables como In Time (2011) triunfó con Gattaca (1997), una interesante película de ciencia ficción donde destacan Ethan Hawke y Uma Thurman como protagonistas y la magnífica banda sonora de Michael Nyman.

Vincenzo Natali ha dirigido algunos capítulos de las series de televisión más prestigiosas de la actualidad como American Gods (2017) y  Westworld (2016). Se llevó los premios al mejor  guion y película por Cube (1997) una inquietante y claustrofóbica historia que se desarrolla en un laberinto.

Gareth Edward que nos impactó con Monsters (2010), hoy nos hace disfrutar con películas como Rogue One (2016) igual que Ducan Jones, hijo de David Bowie que nos fascinó con Moon (2009) y del cual esperamos una gran obra a pesar del tropiezo Warcraft: el origen (2016).

Sitges también ha contribuido a consolidar e introducir el cine fantástico y de terror asiático con películas como: Encontré al diablo (2010), The Fall: el sueño de Alejandría (2006), The Ring (1998), Old Boy (2003).

Vía| Festival de Sitges

Imagen| Festival de Sitges

Video| La forma del agua, Suspiria, Musa, En compañía de lobos, Terciopelo azul, Gattaca, Cube, Moon, The Fall

RELACIONADOS