Salud y Deporte 


Fenómenos cadavéricos: ¿Qué ocurre cuando la vida se apaga?

 

3684331799_e16a965018_bTanto la Tanatología en particular, la ciencia encargada del estudio de la muerte desde una perspectiva médico-legal, como la Medicina Forense en general han sido vistas desde siempre con un aura de oscuridad y el fehaciente convencimiento de que lo mejor era conocer lo menos posible de ellas. Sin embargo, y con el “boom” de las series policíacas y forenses, seguro que todos hemos escuchado y más de una vez frases parecidas a “según la rigidez del cuerpo la muerte se produjo hace 10 horas” o “por la coloración de las lesiones creemos que fueron producidas post mortem”. Pero, y aunque esa primera barrera ha sido superada y muchos términos forenses son muy familiares a nosotros, pocas son las ocasiones en las que hay tiempo para profundizar realmente sobre qué procesos ocurren cuando la persona ha espirado su último aliento. Sin la intención de apabullar con datos y procesos biológicos, haremos un pequeño repaso sobre algunos de los que por importancia en la práctica médica podemos destacar y que se dan con la misma frecuencia en Córdoba y en Miami City.

 

Uno de los procesos que con mas recurrencia aparece en televisión es la rigidez cadavérica o rigor mortis. Este proceso no se produce solamente en las personas, sino que aparece en animales tanto de sangre fría como caliente e incluso se ha descrito en vegetales. Tras la muerte del ser vivo, ocurren fenómenos de flacidez seguidos por una instauración progresiva de una contractura muscular generalizada que comienza unos 30 minutos aproximadamente tras la muerte para a las 8-10 horas estar presente en todo el cuerpo y mantenerse hasta las 30-36 horas post mortem. ¿Es posible dar una hora de muerte tan concreta con analizar solamente el rigor mortis? Imposible. Podemos estimar un intervalo, sin llegar a los niveles de exactitud de Grissom y su CSI. Como curiosidad, esta rigidez se extiende de manera descendente siempre, sean la cabeza o los pies el punto más elevado.

 

Otro proceso comentado en más de una ocasión es el enfriamiento cadavérico o algor mortis. Este proceso se explica ya que el ser humano, al igual que las aves y el resto de mamíferos, es un animal homeotermo, es decir, que mediante un conjunto de mecanismos bioquímicos mantiene su temperatura corporal dentro de unos límites aptos para la vida. Al morir, estos mecanismos se ven interrumpidos y se convierte en poiquilotermo, por lo que su temperatura se va igualando a la temperatura ambiente. Muchos factores pueden alterar el grado de enfriamiento, por ejemplo estar vestido y tener reservas grasas lo retrasa, y por contra la humedad y las corrientes de aire lo aceleran.

 

El último gran proceso cadavérico que comentaremos hoy serán las livideces. Las livideces se producen como consecuencia directa del cese de la actividad cardíaca. La sangre se desplaza hacia las zonas declives por acción de la gravedad y se estanca en el sistema venoso, produciéndose zonas con coloración rojiza que pueden simular a hematomas o “moratones” (cuyo nombre correct2577777721_6b655d6396_bo realmente es equimosis). En función de la situación de la persona al morir, las livideces serán extensas, como por ejemplo en una muerte por asfixia; o escasas, si se ha producido mucha pérdida de sangre por distintas razones como puede ser una herida de bala. Como hemos comentado, las livideces pueden simular equimosis, de ahí la necesidad de hacer un diagnóstico diferencial entre ambos para establecer si se produjo lesión cuando el individuo estaba con vida, puede que por una lucha con su agresor o por una caída, o se trata del fenómeno cadavérico.

Estos procesos junto con algunos más, la autopsia y las pruebas complementarias y toxicológicas nos ayudan a conocer con una gran exactitud las circunstancias en que se producen la mayoría de muertes violentas, así como los implicados en la misma. A veces, un pelo en la escena del crimen puede marcar la diferencia en la investigación. Y esta vez no es una exageración made in USA.

 Imagen| Atavic Art, Fkanyin, Trablete

RELACIONADOS