Cultura y Sociedad 


Felicidad y comunicación positiva: ¿ciencia o marketing?

Hoy, 20 de marzo es el Día Internacional de la Felicidad, declarado en junio de 2012 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Coincidiendo con esta fecha, se celebra en Sevilla la Primera Conferencia Internacional de Comunicación Positiva en la Universidad Loyola Andalucía. Este foro de divulgación científica reúne a investigadores y profesionales de distintos países para abordar desde una visión crítica la felicidad y la comunicación positiva en el uso de las tecnologías, en la educación, en los medios, en las organizaciones y en la publicidad, el marketing y las relaciones públicas.

 

Primera Conferencia Internacional de Comunicación Positiva

Primera Conferencia Internacional de Comunicación Positiva

 

Pero, ¿qué investiga la ciencia cuando hablamos de comunicación positiva y de felicidad en la empresa, en los centros de enseñanza, o en el mensaje que transmiten los medios de comunicación?

En el ámbito de la educación, por ejemplo, encontramos trabajos científicos relacionados con el bienestar de los estudiantes; las competencias emocionales en los profesores; la emoción del descubrimiento; o el coaching para alumnos, entre otros temas que buscan profundizar y poner rigor en este campo, pues como afirma el filósofo José Antonio Marina (2010): “Deberíamos educar para la felicidad, que es la armoniosa satisfacción de tres grandes deseos que pueden enfrentarse: el bienestar, la vinculación afectiva y el sentimiento de progreso”.

En el mundo de las organizaciones empresariales, los investigadores estudian la inteligencia emocional y la felicidad en las organizaciones; la cultura del trabajo en equipo y cómo ésta repercute en la felicidad de los empleados; cómo la comunicación positiva contribuye a una mejora de las relaciones laborales en el seno de una empresa; la aplicación de la Economía de la Felicidad; o la rentabilidad de una organización feliz.

En cuanto a los medios de comunicación, los expertos analizan la felicidad de las personas en la recepción de las informaciones que transmiten los media; la eudaimonia en el consumo de series de televisión; o aquellos medios que nos hacen felices, como la radio.

En el campo de la publicidad, las relaciones públicas y el marketing, quizás es el más evidente, pues percibimos diariamente mensajes felices como estrategia publicitaria y de marketing para atrapar y fidelizar a los consumidores. Por esta razón, son cada vez más los estudios que se aproximan a explicar fenómenos comerciales como el de Mr. Wonderful y muymolon y otras marcas que venden merchandising y otros productos con mensajes positivos.

Por último, otro de los temas en los que está investigando la comunidad científica es en el uso positivo de las tecnologías y las tecnologías para la felicidad y el bienestar de la sociedad; la necesidad de crear mejores entornos tecnológicos relacionada con la belleza y la usabilidad de la tecnología; la tecnología audiovisual para el cambio social; los beneficios que reporta “ser bueno” en las redes sociales (marca personal); o cómo un usuario utilizando la plataforma YouTube puede contagiar felicidad al resto de internautas.

Como dice el profesor Diego Gómez, “la felicidad depende de nosotros mismos, depende de nuestra actividad intencional. La felicidad, más que un resultado, es el camino en el que nuestro esfuerzo y nuestras elecciones juegan el papel más importante”. Los avances científicos en cuestión de felicidad son parte de ese camino, y la celebración de la Primera Conferencia Internacional de Comunicación Positiva es un paso más.

RELACIONADOS