QueAprendemosHoy.com Tu portal crowdlearning 2017-03-25T05:00:34Z http://queaprendemoshoy.com/feed/atom/ Miguel Prieto Escudero http://www.justitonotario.es <![CDATA[¿Qué responsabilidad tengo si soy testigo en una escritura?]]> http://queaprendemoshoy.com/?p=176077 2017-03-22T23:10:04Z 2017-03-25T05:00:34Z Las personas que firman en los documentos notariales como testigos suelen interesarse o preocuparse por su responsabilidad y suelen hacerlo generalmente tras la firma del documento en que es necesaria su presencia. ¿Y yo puedo tener algún problema por esto?  Así que se me ocurrió pedir a mi amigo Pedro que oposita a notarías que me enviara su tema de Notarial sobre la intervención de […]]]>

Las personas que firman en los documentos notariales como testigos suelen interesarse o preocuparse por su responsabilidad y suelen hacerlo generalmente tras la firma del documento en que es necesaria su presencia.

¿Y yo puedo tener algún problema por esto? 

Así que se me ocurrió pedir a mi amigo Pedro que oposita a notarías que me enviara su tema de Notarial sobre la intervención de testigos y lo voy a utilizar (resumidamente) para este post.

FUNDAMENTO

No está muy claro el fundamento de la exigencia de intervención de testigos en los instrumentos públicos, si bien sus partidarios suelen señalar que refuerzan las garantías y la prueba del otorgamiento y acentúan la solemnidad. Sin embargo la evolución de la institución notarial puso de manifiesto la debilidad de estos fundamentos, ya que si el Estado confiaba en el Notario otorgándole fe pública, no tiene sentido que desvirtúe esta confianza, imponiendo la presencia de testigos. Por ello, la reforma de 1939 de la Ley del Notariado suprime la necesidad de los mismos en los instrumentos inter vivos y la de 1991 en los testamentos, salvo casos especiales.

NECESIDAD

  • Artículo 180 del Reglamento Notarial.
  • Artículo 209 bis del Reglamento Notarial.
  • Artículo 697 del Código Civil que constituye el supuesto más habitual.
  • Y Artículo 707 del Código Civil.

CLASES

De conocimiento: Tienen como única misión la de identificar a los otorgantes no conocidos directamente por el Notario.

  • Artículo 23 de la Ley del Notariado.
  • Artículo 184 del Reglamento Notarial.

Instrumentales: Son aquellos que han de intervenir por exigencia legal o reglamentaria y han de presenciar el acto de lectura, consentimiento, firma y autorización de una escritura pública.

  • Artículo 185 del Reglamento Notarial.

Asertorios: Son los que formulan en el instrumento declaraciones de verdad o de falsedad acerca de las manifestaciones de los comparecientes, interviniendo principalmente en las actas de notoriedad.

CAPACIDAD PARA SER TESTIGO EN EL ACTO INTER VIVOS Y MORTIS CAUSA.

ACTOS INTER VIVOS

Artículos 181 y 182 del Reglamento Notarial. El 182 se remite al Artículo 42 del propio Reglamento.

ACTOS MORTIS CAUSA

Artículos 681 y 682 del Código Civil.

FIRMA DEL DOCUMENTO NOTARIAL POR LOS TESTIGOS

Artículo 186 del Reglamento Notarial.

Ya tenemos la normativa aplicable así que, ahora veamos la responsabilidad.

Testigos de conocimiento

Tienen como única misión la de identificar a los otorgantes no conocidos directamente por el Notario.

La intervención de los testigos de conocimiento no es frecuente en la actualidad puesto que el Artículo 23 de la Ley del Notariado establece:

“Si se trata de escrituras públicas relativas a actos o contratos por los que se adquieran, declaren, constituyan, transmitan, graven, modifiquen o extingan el dominio y los demás derechos reales sobre bienes inmuebles, o a cualesquiera otros con trascendencia tributaria, los comparecientes acreditarán ante el Notario autorizante sus números de identificación fiscal y los de las personas o entidades en cuya representación actúen, de los que quedará constancia en la escritura”.

Puesto que el compareciente ha de acreditar su N.I.F. y difícilmente lo podrá hacer sin el D.N.I. siendo la falta de D.N.I. la causa por la que suelen ser necesarios los testigos de conocimiento, su intervención es muy poco frecuente, aunque podría recurrirse a la identificación por testigos y luego a la acreditación a posteriori del N.I.F. a los efectos del indicado artículo. Es conveniente que la identificación por los testigos se complemente con algún otro tipo de documentos, por ejemplo, con el el carnet de conducir.

En aquellos casos en los que un testigo que ha de ser conocido del (por el) Notario, identifique falsamente a un otorgante, para empezar, al que se le puede caer el pelo es al propio Notario pues el mismo Artículo en otro apartado establece que:

“El Notario que diere fe de conocimiento de alguno de los otorgantes, inducido a error sobre la personalidad de estos por la actuación maliciosa de ellos mismos o de otras personas, no incurrirá en responsabilidad criminal, la cual será exigida únicamente cuando proceda con dolo. En tal supuesto el Notario, sin perjuicio de lo anterior, será inmediatamente sometido a expediente de corrección disciplinaria con la obligación de indemnizar los daños y perjuicios que se hayan producido por tal error a terceros interesados”.

Y al margen de la responsabilidad disciplinaria, y de que el Notario sea quien indemnice los daños y perjuicios (si ha habido dolo, no lo olvidemos) ¿qué responsabilidad criminal es esa? pues la del Artículo 390.3º del Código Penal que luego cito.

Y el testigo, ¿“se va de rositas”? Pues me dicen mis amigos fiscales (yo también me aplico el Que Aprendemos Hoy) que tal vez su conducta podría incardinarse en el mismo precepto en base al Artículo 391 (que también cito luego), y que la responsabilidad del testigo sería la exigible en la vía civil por el resultado que se haya logrado como consecuencia de su declaración. En algún caso excepcional si esa actitud falsaria determinara la comisión de un delito patrimonial o societario, se podría responder a título de cómplice y hasta de cooperador necesario. Incluso sería posible la aplicación de la figura del participe a título lucrativo.

Testigos instrumentales

Son aquellos que han de intervenir por exigencia legal o reglamentaria y han de presenciar el acto de lectura, consentimiento, firma y autorización de una escritura pública.

Su responsabilidad no pasa de “molestia”. Así que a la pregunta de “y ¿yo puedo tener algún problema?”, la contestación es “más bien, podría tener alguna molestia si en algún momento le pudieran a usted citar para comparecer a declarar en algún procedimiento judicial relativo a lo que ha presenciado usted hoy”.

Testigos asertorios

Son los que formulan en el instrumento declaraciones de verdad o de falsedad acerca de las manifestaciones de los comparecientes, interviniendo principalmente en las actas de notoriedad.

La falsedad documental es un tipo penal que puede cometerse por el Notario; el testigo (el particular), que no dice la verdad en el instrumento se ve afectado por lo que establece el Artículo 392.1 del Código Penal que dice:

“El particular que cometiere en documento público, oficial o mercantil, alguna de las falsedades descritas en los tres primeros números del apartado 1 del artículo 390, será castigado con las penas de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses”.

Esos tres números señalan lo siguiente:

1.º Alterando un documento en alguno de sus elementos o requisitos de carácter esencial.
2.º Simulando un documento en todo o en parte, de manera que induzca a error sobre su autenticidad.
3.º Suponiendo en un acto la intervención de personas que no la han tenido, o atribuyendo a las que han intervenido en él declaraciones o manifestaciones diferentes de las que hubieran hecho.

Pero existe un número 4.º que se refiere a cometer falsedad “faltando a la verdad en la narración de los hechos”.

Entonces, ¿qué responsabilidad tendría el particular que falte a la verdad en la narración de los hechos? 

La responsabilidad del testigo (como en el caso del testigo de conocimiento), sería la exigible en la vía civil por el resultado que se haya logrado como consecuencia de su declaración, con los mismos casos excepcionales antes expuestos.

Hasta otra. Un abrazo. Miguel Prieto Escudero. Notario de Pinoso (Alicante)

Vía| www.justitonotario.es

Imagen| Escritura

]]>
María Rosa Jaime Jaime <![CDATA[Análisis de la red viaria por circunscripciones administrativas romanas. La Bética]]> http://queaprendemoshoy.com/?p=176439 2017-03-24T16:49:20Z 2017-03-25T05:00:28Z A continuación se desarrollará el entramado viario de Hispania teniendo presente las principales fuentes itinerarias antiguas, así como las fuentes  epigráficas, miliarios o inscripciones, y también restos arqueológicos de distinto tipo. El criterio para llevar a cabo este análisis ha sido el de las 3 grandes circunscripciones provinciales implantadas por Augusto en la Península Ibérica en época imperial: Bética, Lusitania y Tarraconense. La Bética será […]]]>

A continuación se desarrollará el entramado viario de Hispania teniendo presente las principales fuentes itinerarias antiguas, así como las fuentes  epigráficas, miliarios o inscripciones, y también restos arqueológicos de distinto tipo. El criterio para llevar a cabo este análisis ha sido el de las 3 grandes circunscripciones provinciales implantadas por Augusto en la Península Ibérica en época imperial: Bética, Lusitania y Tarraconense.

La Bética será la principal y más romanizada provincia hispana y un ámbito de gran importancia económica para el conjunto del Imperio. El funcionamiento de la maquinaria económica imperial requería un sistema de comunicaciones en buenas condiciones para el tráfico de mercancías y para la circulación de ideas, personas o costumbres. La consolidación de las comunicaciones se hizo sobre los caminos utilizados para la conquista. La principal vía que trascurría por esta provincia era la vía Augusta, desde Castulo a Gades, la vía más larga de la Península Ibérica que unía los Pirineos con Cádiz. El Itinerario de Antonino divide este recorrido en cuatro partes: vía de Castulo a Corduba, vía de Gades a Corduba, vía de Hispalis a Corduba y vía de Hispalis a Emerita. Por su parte, los vasos de Vicarello establecen su paso por las cuatro capitales de los conventus iuridici: Gades, Hispalis, Astigi y Corduba, mientras que el Anónimo de Rávena dividía este itinerario en cuatro caminos que nunca llegaban a unirse. La vía Augusta de la Bética tuvo una corta vigencia histórica, la administración imperial no pudo mantener la unidad de esta ruta pasando a depender de iniciativas municipales en las que primaban los intereses locales.

Red de vías romanas de la Bética

La mayoría de los caminos que formaban la vía Augusta existían desde época prerromana pero su trazado definitivo surgió de los deseos de comunicar el valle del Guadalquivir y la costa. La primera vía romana de la Bética fue una vía costera (vía Heraklea), más tarde, la administración romana se empeñó en consolidar otra ruta paralela al Guadalquivir. En el s. II a. C. se habilitó una vía desde Obulco a Córduba, de la que partirían enlaces hacia Malaca y Carteia (Algeciras), convirtiéndose en el eje transversal de esta zona durante la República. La vía Augusta tomará su forma definitiva a finales de este periodo y se consolidará a partir de la reforma administrativa de Augusto, siendo el s. I d. C. la época de mayor importancia de la vía. En el s. III d. C. se hacía muy difícil la conservación de la vía. El recorrido de la vía Augusta en la Bética se iniciaba en Castulo, núcleo que también estaba relacionado con vías que se dirigían hacia diversas explotaciones mineras, hacía la Bastetania y el Levante. Desde el Ianus Augustus la vía  se dirigía a Corduba, desde allí se encaminaba hacia Astigi, continuando hasta Hispalis, para finalizar en Gades. Este camino soportaba la maquinaria burocrática y enlazaba las capitales de los conventus iuridici, pero también destaca su gran valor simbólico, como representación del poder imperial.

El Itinerario de Antonino para la Bética contiene caminos principales aunque mezcla otros de forma anárquica. Los recorridos que enumera son los siguientes: de Carthago Nova a Castulo, dos rutas de Corduba a Castulo, de Castulo a Almería y Málaga, una ruta litoral entre Malaca y Gades, de Gades a Corduba por Hispalis, de Hispalis a Corduba y de Hispalis a Italica. Describe tres recorridos diferentes de un mismo camino: de Hispalis a Emerita, de Corduba a Astigi y de Cordubaa Emerita, situados entre el Guadalquivir y el Guadiana con confluencia en Emerita y que arrancaban desde las capitales de los conventus iuridici de la Bética. También este itinerario hace referencia a la vía del Algarve, un pequeño tramo a través de la sierra de Huelva y otra vía desde la desembocadura del Guadiana hasta Emerita por Italica. Para el ámbito que comunicaba el Levante con Andalucía el Itinerario de Antonino incluye dos rutas desde Castulo a Guadix, una de ellas formaría parte del recorrido que iba desde Carthago Nova a Castulo, y que sería establecido bajo la administración de Augusto para encauzar la producción de plata; mientras que la otra era una vía más oriental que continuaba hacia Malaca. La vía de la costa y sus enlaces con el interior es el camino más antiguo de la región, el itinerario describe su recorrido desde Almería hacia el Oeste constituyéndose como una ruta alternativa para las comunicaciones entre las poblaciones costeras. Era una red de comunicaciones con centro en la depresión de Antequera donde se unían vías procedentes de Hispalis, Astigi y Corduba, siendo el sistema más desarrollado y atendido por la administración bajo imperial en la provincia. Este eje y su prolongación hasta Emerita marcaban una nueva organización del sistema fiscal romano en relación al comercio oficial y a la producción agrícola. La vía de la costa andaluza en época romana se define como una ruta de gran sentido histórico y geográfico, pero cuyo trazado y aspecto eran muy variables en cada tramo. Fue un camino sujeto a múltiples cambios y en el que no se efectuó nunca una obra general, no hay una regularización general del trazado por una iniciativa estatal o provincial, por lo que se deduce, que la vía no debió estar nunca sujeta a un control administrativo, fiscal o militar unificado, y su evolución fue distinta en cada sector, respondiendo a iniciativas de carácter local.

Hay noticias sobre otra ruta, la vía Ibérica, desde Sevilla a Castulo en sentido este-oeste que discurría paralela al Guadalquivir y a la costa a través de los valles medios de sus afluentes meridionales. Era el camino más transitado en la Segunda Guerra Púnica. Una parte de la vía se siguió utilizando en época romana dentro de las comunicaciones entre Castulo y Corduba. Otro núcleo importante de calzadas eran aquellas que iban desde el Guadalquivir a la costa. En este sentido hay que mencionar la vía de Medina Sidonia, que es un ramal de la Vía Augusta en su recorrido por la provincia de Cádiz, la vía Corduba-Carteia desde Córdoba hasta el Estrecho con una longitud según Estrabón de 1400 estadios, las vías desde Málaga hacia el interior y las vías entre Jaen y Almería. Otra zona bien articulada por diversas vías es el ámbito entre el Guadalquivir y el Guadiana. En primer lugar y en sentido oeste-este hay que señalar las vías romanas de la provincia de Huelva. Para esta zona, el Itinerario de Antonino incluye una vía que parte de la desembocadura del Guadiana, entra y sale de la sierra de Huelva, continúa hacia Sevilla y se dirige hacia Emerita. Se trataría de la unión de varias vías para formar un enlace largo pero con partes independientes. Continuando esta descripción aparece las vías de Huelva a Hispalis, de Hispalis e Italica a Emerita, la vía Astigi-Emerita, Corduba-Emerita y la vía Castulo-Almadén.

Por otra parte, el Anónimo de Rávena nos aporta noticias, sobre todo de vías que discurren por la costa de la zona que estamos tratando y para época de finales del Imperio. Esta fuente describe una vía de la costa, varias vías con punto de partida en Emerita que se dirigen respectivamente de Oeste a Este a Hispalis, Astigi y Corduba, tramos resultado de la desmembración de la vía Augusta y un grupo de caminos con centro en Hispalis. La situación de las comunicaciones en este periodo se caracteriza porque se conservan rutas de Sierra Morena, Astigi pierde importancia, Corduba, Malaca y Antequera pasan a ser centros secundarios e Hispalis aglutina la concentración de órganos de la administración de la región.

En posteriores entradas abordaremos la situación de la red viaria en las provincias de la Lusitania y la Tarraconense.

Vía|CORZO SANCHEZ, R., TOSCANO SAN GIL, M., Las vías romanas de Andalucía, Sevilla, 1992

Más información|CHEVALLIER, R., Les voies Romaines, París, 1997

Imagen|Red viaria Bética

En QAH|El régimen jurídico de las vías de comunicación romanas

]]>
Heródoto <![CDATA[Corrientes historiográficas (III)]]> http://queaprendemoshoy.com/?p=176214 2017-03-24T16:45:49Z 2017-03-24T10:30:31Z Introducción La Historia tradicional, basada en la narración de los hechos, en la que prima el impulso de las grandes figuras, empieza a ser criticada a comienzos del siglo XX. A partir de esas críticas, del cuestionamiento de esta forma de hacer Historia, surge un nuevo tipo de Historia, apareciendo un nuevo paradigma historiográfico, denominado genéricamente como Historia social. Hay diversas corrientes, con diferencias significativas, […]]]>

Introducción

La Historia tradicional, basada en la narración de los hechos, en la que prima el impulso de las grandes figuras, empieza a ser criticada a comienzos del siglo XX. A partir de esas críticas, del cuestionamiento de esta forma de hacer Historia, surge un nuevo tipo de Historia, apareciendo un nuevo paradigma historiográfico, denominado genéricamente como Historia social. Hay diversas corrientes, con diferencias significativas, pero que comparten unos principios teóricos básicos, los cuales constituyen la base de la teoría histórica de estos investigadores. Dentro de la Historia social hay diversas tendencias. Las que mayor incidencia han tenido en los estudios historiográficos son la Escuela de Annales y el marxismo. La teoría marxista de la Historia se formula a mediados del siglo XIX, pero el marxismo como tal no tiene incidencia hasta finales del XIX, cuando aparece como una teoría política consolidada. A partir de ese momento los historiadores, como parte de esa reacción frente a la Historia tradicional, aportan las primeras investigaciones históricas de tipo marxista. En sus inicios las investigaciones las realizan políticos que encabezan esos partidos de corte socialista, y será en los años 50 del siglo XX cuando se genere un importante corpus académico de historiadores marxistas.

Fotografía del historiador marxista británico Eric Hobsbawm

El grupo más relevante de historiadores marxistas es el que componen los historiadores marxistas británicos, tales como Eric Hobsbawn, Edward Thompson y Christopher Hill, que en su origen habían sido historiadores afiliados al partido comunista, por lo que aunaban sus intereses históricos y políticos. No obstante, más allá de su ideología política, se consideran historiadores imprescindibles por el rigor de sus aportaciones, respetando el marco teórico al que se circunscriben. Dentro del grupo de historiadores marxistas británicos, Edward Thompson ocupa un lugar singular en este grupo, ya que, a pesar de ser incluso miembro del partido comunista, se empezó a distanciar de éste y de la Historia marxista, mostrando su interés por la Historia cultural, siendo uno de sus pioneros. Y no solo en Inglaterra se dio un “boom” de la historiografía marxista. En Francia surge otro grupo de historiadores de orientación marxista, de los cuáles el más relevante es Albert Soboul, el gran historiador de la Revolución Francesa. Asimismo, aparecerán escuelas marxistas en EE.UU, Alemania, Japón y otros tantos países, teniendo especial incidencia en la España de los años 70, con Josep Fontana o Manuel Tuñón de Lara.

La influencia del marxismo fue bastante tardía, y no empezó en el campo de los estudios históricos hasta fechas muy tardías, a partir de los años 30 del siglo XX. Uno de los factores decisivos que contribuyeron a aumentar la influencia del marxismo y a dar credibilidad a sus teorías fue la Revolución Rusa, apoyada en la propaganda bolchevique de la teoría marxista. También hubo una razón fundamental que atrajo a muchos intelectuales, y es que la revolución rusa era la prueba empírica de que la teoría marxista era correcta, puesto que había tenido éxito en la práctica.

Fotografía del historiador marxista británico Christopher Hill

Los historiadores  marxistas, por así decirlo, “se repartieron” las distintas partes de la Historia para así explicarla con su visión de los hechos. Cada uno en su campo renovó el tipo de Historia que hasta entonces se hacía en Inglaterra, la Historia tradicional, muy arraigada en el mundo académico. El primer gran tema sobre el que investigan es uno que hasta entonces se había investigado poco, siendo una continuación de la Historia popular, el estudio de las clases bajas. El segundo concepto que introdujeron fue el de lucha de clases, estudiando los conflictos sociales: revueltas obreras y campesinas, las revoluciones de la Edad Moderna, la Historia económica…

Famosos historiadores marxistas

La carrera en la historiografía de Eric Hobsbawm estuvo marcada por muchas obras maestras especializadas en Historia de los movimientos sociales, como el Movimiento Obrero, en Historia económica, como la revolución industrial, o en Historia General de la Edad Contemporánea. Introdujo novedades en el estudio histórico, siendo la renovación de la Historia del movimiento obrero la más importante. También estudió otros movimientos sociales, como las clases sociales bajas de las sociedades modernas, los movimientos campesinos en la América latina, el bandolerismo social…

Fotografía del historiador marxista británico Rodney Hilton

Christopher Hill dedicó sus principales trabajos al estudio de la revolución inglesa del siglo XVII, rompiendo la ortodoxia historiográfica anterior. Planteó que la revolución del siglo XVII no fue de carácter político, sino de carácter social, protagonizada por las clases sociales medias. Esta habría sido una revolución social consistente en un choque entre la aristocracia y el tercer estado, buscando acabar con el sistema del antiguo régimen para instaurar un nuevo régimen. Hill también empezó a estudiar colectivos sociales ignorados hasta el momento, sobre todo los grupos sociales de las clases medias con ideologías propias, como los Diggers, Levellers y los Seekers.

La mayor novedad del trabajo de Rodney Hilton es que introdujo la redefinición del concepto feudalismo, ya que para los historiadores tradicionales no era más que la institución del vasallaje. Hilton defendía que el feudalismo era un modo de producción concreto formado por el campesinado dependiente y el señor feudal, y que los campesinos eran auténticos agentes históricos que debían ser estudiados.

Fotografía del historiador marxista británico Edward Thompson

Edward Thompson es sin duda uno de los historiadores más importante del siglo XX, y no solo por el incalculable valor de sus obras, sino porque es el historiador más leído del mundo y por su gran incidencia en otras ciencias como la sociología o la antropología. A partir de una de sus primeras y grandes obras maestras, “La formación de la clase obrera en Inglaterra“, publicada en 1963, Thompson escribió libros que tuvieron incidencia en este giro sobre la concepción de la sociedad: “Costumbres en común” o “Miseria de la teoría”, por ejemplo. Sin embargo, su contribución fundamental creo que fue la renovación de la historia del movimiento obrero, puesto que fue el que estudió por primera vez la composición del movimiento obrero, respondiendo a preguntas no respondidas tan importantes como quiénes eran los obreros que componían los movimientos obreros y quiénes participaban en esos movimientos.

En colaboración con QAH| Historiae Heródoto

Vía| BOURDÉ, G.; MARTÍN, H. (1992): Las escuelas históricas. Akal. Madrid; BURKE, P.  (ed.) (1994): Formas de hacer Historia. Alianza Editorial. Madrid.

Imagen| Eric Hobsbawm; Rodney Hilton; Christopher Hill; Edward Thompson

En QAH| Corrientes historiográficas: la Historia tradicional; Corrientes historiográficas (II)

]]>
Raúl C. Cancio Fernández <![CDATA[Asesorar y/o juzgar en el orden contencioso administrativo: los Consejos de Estado y la justicia administrativa especializada]]> http://queaprendemoshoy.com/?p=176373 2017-03-23T16:14:00Z 2017-03-24T05:00:43Z No entraña mayores diferencias conceptuales para el justiciable español, francés, italiano o alemán  –a salvo de las singularidades procesales propias de cada ordenamiento- el acto de acudir a la última instancia jurisdiccional para sostener sus pretensiones, por simplificar,  en materia civil, penal o laboral. Así, en todos los casos, será un órgano jurisdiccional predeterminado legalmente – Sala de lo Civil,  Penal o Social; Chambre Civile, […]]]>

No entraña mayores diferencias conceptuales para el justiciable español, francés, italiano o alemán  –a salvo de las singularidades procesales propias de cada ordenamiento- el acto de acudir a la última instancia jurisdiccional para sostener sus pretensiones, por simplificar,  en materia civil, penal o laboral. Así, en todos los casos, será un órgano jurisdiccional predeterminado legalmente – Sala de lo Civil,  Penal o Social; Chambre Civile, Criminelle, Sociale; Sezioni Civile, Penale o Lavoro; Zivilsenate, Strafsenate o Arbeitsenate– ante el que sustancie su reclamación, insisto, con las peculiaridades que se quiera en materia de postulación, criterios de accesibilidad o incluso radicación física de los distintos órdenes jurisdiccionales pero, en lo sustancial, de análoga estructura orgánica.

Sin embargo, la cuestión cambia severamente cuando el quejoso ejerce su acción en el orden contencioso-administrativo. Lo que antes era una mera alteración terminológica en divisiones, salas, cámaras o senados de una corte o un tribunal supremo, federal o de casación, ahora las diferencias adquieren naturaleza sustantiva.

En efecto y siguiendo con el ejemplo anterior, mientras que el recurrente español en materia contencioso-administrativa no deberá trasladarse desde la sede del Palacio de Justicia de la plaza de la Villa de Paris de Madrid a ningún otro lugar, o será una corte jurisdiccional federal  radicada en Leipzig (Bundesverwaltungsgericht) la que conocerá de la reclamación del justiciable alemán, por el contrario, ni el actor francés ni el italiano podrán sostener sus pretensiones casacionales de dicha naturaleza en el Palais de Justice del Quai de L’Horloge ni en el Palazzo de la Piazza Cavour respectivamente, sino que deberán personarse en el Palais Royal o en el Palazzo Spada, sedes de los Consejos de Estado francés e italiano.

Y ello porque en estos dos países –y en otros como Bélgica, Luxemburgo, Grecia, Colombia, Turquía o Tailandia- se conserva la dualidad orgánica de los Altos Organismos Consultivos, siendo además de administración asesora,  también supremas instancias jurisdiccionales en el orden contencioso, separadas del sistema judicial ordinario, pero no por ello despojadas del necesario perfil jurisdiccional a pesar de la procedencia de sus servidores… verbigracia, en Francia, los mejores alumnos de la prestigiosa Ecole Nationale d’Administration (ENA) –y uno de cada cuatro por vía externa entre los miembros de los tribunales administrativos regionales – son seleccionados para el cargo de auditor quienes, con el único criterio del de la antigüedad, alcanzarán el grado de relatores y, posteriormente, el de consejeros, en su caso.

Adviértase, en este sentido, la singularidad del caso español. En nuestro país operaba también un régimen administrativo con jurisdicción retenida o delegada en los Consejos de Estado. En efecto, las Leyes de 2 de abril y 6 de julio de 1845 inauguran la planta de la jurisdicción contencioso-administrativa en España, si bien ubicando al recién creado Consejo Real, cuerpo supremo consultivo para la mejor administración del Estado, en la cúspide para la resolución de los negocios contencioso-administrativos, a cuyo efecto se crea una sección especial por Real Decreto de 30 de diciembre de 1846. Renombrado Consejo de Estado por Real Decreto de 14 de julio de 1858, así vendrá funcionando en su doble faceta consultiva-contenciosa, hasta el Real Decreto de 13 de octubre de 1868 que remite a la jurisdicción ordinaria del Tribunal Supremo el conocimiento de los asuntos contencioso-administrativos, creando una Sala Cuarta de recursos contra la Administración Pública, [Ley Provisional de Organización de Tribunales de 15 de septiembre de 1870] – y suprimiéndose la Sección de lo Contencioso del Consejo de Estado –con el breve interregno operado por la Ley de 20 de enero de 1875-, que era la que venía conociendo de ellos, extremo confirmado primero en la Ley Santamaría Paredes de 13 de septiembre de 1888, y ratificado después en la Ley Maura de  5 de abril de 1904.

En los sistemas como el nuestro – y en los de Alemania, Austria, Suecia, Finlandia o Portugal-, donde las funciones consultivas se han escindido de las contenciosas, los dictámenes consultivos no cuentan con el refuerzo orgánico que hace inferir que el órgano que emite su parecer en vía consultiva, al ser precisamente el mismo que ha de fallar los asuntos en vía contenciosa, mantendrá en la fase jurisdiccional una coherencia con sus propios criterios consultivos según el brocardo francés de que «El Consejero del gobierno se apoya sobre la jurisprudencia. El juez toma en consideración las opiniones del Consejero y de ahí resulta la mejor garantía posible de seguridad jurídica tanto para los poderes públicos como para los ciudadanos». Sin embargo, esto supone una aporía de imposible solución ya que, si se opta por el modelo de jurisdicción contencioso-administrativa plenamente judicializada, no puede mantenerse la armonía entre lo consultivo y lo contencioso y, alternativamente, si se sostiene dicha unidad, no es posible optar por un modelo organizativo de jurisdicción contencioso-administrativa plenamente judicializada. En palabras de Carrillo Donaire: «la paradoja esquizoide de tener que asesorar y controlar al tiempo al poder ejecutivo». En cualquier caso, nótese como el  Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en la Sentencia Procola de 28 de septiembre de 1995 consideró  que un arrêt del Consejo de Estado luxemburgués, órgano de jurisdicción contencioso-administrativa retenida e investido también de funciones consultivas, vulneró el art. 6.1 CEDH, al haber sido dictado por un órgano objetivamente imparcial en cuanto que había intervenido en el asunto previamente emitiendo un avis consultivo.

Por tanto, ¿qué sistema resulta entonces más adecuado para satisfacer la doble exigencia de garantizar los derechos del justiciable y la homogeneidad del ordenamiento jurídico? quizá la pregunta no sea esa y deba reformularse: ¿qué institución está en mejor posición para desarrollar sus funciones constitucionales? España, como Francia, debe a Napoleón gran parte del ser actual de su institución consultiva. Sin embargo, la influencia francesa en nuestro Consejo no ha sido tan intensa como en otros ordenamientos. Es cierto que la perdida por parte del Consejo español de su condición jurisdiccional le ha hecho menguar, a juicio de un sector de la doctrina, el predicamento de que gozaban sus dictámenes ante los órganos jurisdiccionales, sin embargo, es la naturaleza de gran corps del francés lo que en realidad le sitúa en una posición preeminente y no su dualismo competencial. En él, los ascensos desde un puesto de inferior rango como el de auditor de segunda clase hasta otro superior como el de Consejero se verifican por riguroso orden de antigüedad. En el Palacio de Uceda de la calle Mayor, un cuerpo de funcionarios altamente cualificados se encuentra sin embargo al servicio de dos órganos inequívocamente políticos como son el Pleno y la Comisión Permanente. Por añadidura, el Presidente del Consejo español es nombrado y revocado discrecionalmente por el Gobierno, mientras que su homólogo francés, designado también por el Ejecutivo, ha de serlo entre Consejeros, no habiéndose producido ninguna revocación desde 1945. Consecuentemente, la cohesión y capacidad de influencia del Consejo de Estado francés es muy superior a la del Consejo español, que en última instancia puede resultar dividido y más controlable por su menor grado de independencia con respecto al poder ejecutivo, tara por cierto,  a la que no es ajena tampoco la alta jurisdicción especializada en nuestro país.

Vía| Convenio Europeo de Derechos Humanos

Mas Info| Sentencia Procola de 28 de septiembre de 1995 del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), Leyes de 2 de abril y 6 de julio de 1845, Real Decreto de 30 de diciembre de 1846. Real Decreto de 14 de julio de 1858, Real Decreto de 13 de octubre de 1868, Ley Provisional de Organización de Tribunales de 15 de septiembre de 1870, Ley de 20 de enero de 1875, Ley Santamaría Paredes de 13 de septiembre de 1888 y Maura de  5 de abril de 1904.

Imagen| Wikimedia Commons

]]>
Andrés Muñoz Barrios https://proactivado.wordpress.com <![CDATA[Ampliación de Capital para pequeños accionistas]]> http://queaprendemoshoy.com/?p=176197 2017-03-23T16:16:15Z 2017-03-24T05:00:37Z Identificar compañías sólidas (blue chips) y destinar una parte de los ahorros a comprar acciones de las mismas en bolsa es una de las prácticas más habituales de los ahorradores españoles. Según los informes anuales publicados por BME, podemos afirmar que en torno al 25 % del ahorro privado en España está invertido en renta variable (unos 2 billones de euros), siendo las familias propietarias […]]]>

Identificar compañías sólidas (blue chips) y destinar una parte de los ahorros a comprar acciones de las mismas en bolsa es una de las prácticas más habituales de los ahorradores españoles.

Según los informes anuales publicados por BME, podemos afirmar que en torno al 25 % del ahorro privado en España está invertido en renta variable (unos 2 billones de euros), siendo las familias propietarias del 25 % de las acciones que cotizan en la Bolsa española. Bien sea de forma indirecta, mediante la participación en Fondos de Inversión o Planes de Pensiones, o bien de forma directa mediante la compra y tenencia de acciones (sobre un 8 % del ahorro estaría invertido de esta forma).

Las acciones reportan a sus titulares dos fuentes principales de beneficio:

  • Revalorización a medio/largo plazo que puedan tener las acciones de la compañía.
  • Dividendos que vaya repartiendo la empresa derivados de sus beneficios anuales.

Pero cuando los ahorradores son titulares directos de las acciones de las compañías cotizadas, y como propietarios de una parte de la misma, tendrán que encarar en determinadas ocasiones la decisión de la alta dirección y del Consejo de Administración de dicha empresa de realizar una ampliación de capital, y se hace necesario que comprendan qué es, cómo funciona y como afecta a su patrimonio, a fin de que puedan tomar las decisiones adecuadas.

¿Qué es una ampliación de capital?

Se trata de un método de financiación de las empresas, para captar fondos sin recurrir al endeudamiento. Así, cuando los administradores de la empresa determinan que es necesario que entre dinero en la compañía (normalmente para reforzar fondos propios, para hacer frente a nuevas inversiones o proyectos, para cubrir pérdidas, o bien para amortizar deuda con terceros) y entienden que no corresponde pedir este dinero a un acreedor (Banco, Fondo de Inversión, o prestamista análogo; mediante un préstamo, crédito u forma de financiación análoga) recurrirán a pedir dicho dinero a sus propios accionistas.

Esta solicitud de fondos a sus accionistas se realiza mediante la ampliación del capital social, emitiendo nuevas acciones. Se pone un valor a estas nuevas acciones, resultado de dividir el dinero que se necesita entre el número de nuevas acciones, y los compradores de estas nuevas acciones se convertirán en nuevos accionistas de la empresa, cubriendo con el dinero que desembolsan por las mismas el importe requerido para su financiación por parte de la empresa. Así por ejemplo, si una empresa necesita 100 millones de euros y decide realizar una ampliación de capital, puede emitir 100 millones de acciones, valoradas en 1 euro cada una, a fin de recaudar dichos fondos.

 

Efecto Dilución

Las ampliaciones de capital en las grandes compañías cotizadas tienden a tener un efecto de dilución de su valor de cotización previo a la ampliación.

Si la empresa de nuestro ejemplo anterior cotizaba en bolsa a 0,7 € por acción, y tenía antes de la ampliación 100 millones de acciones, su valor en bolsa sería de 70 millones de euros. Si amplia capital hasta los 200 millones de acciones (100 MM de acciones antes de la ampliación, más 100 MM  de nuevas acciones) el valor de cada una de sus acciones en bolsa sería de 0,35 € después de la ampliación (70 MM de € dividido entre 200 MM de acciones).

Así por tanto en nuestro ejemplo, si un accionista no acude a la ampliación de capital, comprando una nueva acción por cada antigua acción, verá reducido el valor de su participación después de la ampliación.

De la misma manera funcionaría en cuanto al valor contable o valor en libros de la acción. Si el patrimonio de esta empresa de nuestro ejemplo es de 200 millones, cada acción antes de la ampliación valdría 2 € (200 MM de € entre 100 MM de acciones), mientras que después de la ampliación (donde la compañía pasa a tener 300 MM  de fondos, pero 200 MM de acciones) cada acción valdría 1,5 € según libros. Es decir, el accionista que no compre nuevas acciones verá el valor de su acción reducido un 25 %.

De la misma manera, su voto y participación se diluyen si no acuden a la ampliación. Siguiendo con el mismo ejemplo, cuándo la empresa tenía 100 MM de acciones y representando cada acción un voto en la Junta de Accionistas, el accionista que no suscriba en su totalidad la ampliación de capital pasará a tener la mitad de votos en la Junta, dado que si por ejemplo un accionista de esta empresa tiene 1 millón de acciones, tendrá antes de la ampliación el 1 % de los votos, en tanto que de no suscribir la ampliación y tras la misma tendrá el 0,5 % de los votos (1 MM de acciones que posee entre 200 MM de acciones tras la ampliación).

Derechos de adquisición preferente

Para los actuales accionistas se suele otorgar un derecho a adquirir las nuevas acciones con preferencia ante un inversor ajeno. Esto trata de proteger a los actuales accionistas según lo expuesto en el apartado anterior, para que puedan suscribir la ampliación antes que un tercero y no vean reducida su participación en la propiedad de la compañía, así como para proteger igualmente el valor de su inversión.

Estos derechos de adquisición preferente pueden utilizarse por el accionista para acudir a la ampliación, pero también pueden venderse a un tercero, que adquirirá los mismos para acceder con preferencia a dicha ampliación.

El valor teórico de estos derechos de adquisición preferente equivaldría a la diferencia entre la cotización de las acciones antes de la ampliación, y la cotización teórica de las acciones de la compañía tras la ampliación de capital:

La cotización teórica tras la ampliación sería la media ponderada de las acciones antiguas (número de acciones antiguas exigidas por cada nueva acción -o dicho de otra forma número de acciones antiguas a las que corresponde un derecho de adquisición preferente- multiplicado por su valor de cotización) y de las acciones nuevas (número de acciones nuevas correspondientes a un derecho de adquisición preferente).

m = número de acciones antiguas por cada derecho de adquisición preferente

C´= valor de cotización antes de la acción

C´´=valor teórico de cotización tras la ampliación

n = número de acciones nuevas a recibir a un cierto precio de emisión por cada derecho

E= precio de emisión de las nuevas acciones a adquirir con el derecho preferente

Además en el caso de las compañías que cotizan en Bolsa, estos derechos pueden cotizar también, con lo cual podrán llegar a tener un valor en el mercado superior o inferior a su valor teórico, si bien el valor de cotización tendería a igualarse al valor teórico.

Pongamos un ejemplo de una empresa con 100.000.000 acciones que cotizan en Bolsa a 2 euros, y que para captar 10.000.000 € a fin de acometer un nuevo proyecto decide ampliar su capital en 10.000.000 acciones nuevas con un valor de adquisición unitaria de 1 euro. A cada accionista actual se le concede un derecho de adquisición preferente por cada 10 acciones antiguas (100.000.000/10.000.000). El valor teórico de cotización de cada acción será de 1,91 € (((10*2)+(1*1))/(10+1)). Por tanto el valor teórico de cada derecho de adquisición preferente sería de 0,09 € (2-1,91).

Los accionistas antiguos pueden realizar tres estrategias distintas, en función de su análisis de la nueva inversión, y de sus preferencias o posición de liquidez:

  • Acudir a la ampliación por el total de los derechos que le corresponden.
  • Vender una parte de los derechos de adquisición preferente, y utilizar otra parte de los mismos para acudir a la ampliación. Podrían calcular los derechos a vender necesarios para, con los ingresos recibidos, acudir a la ampliación con el resto de derechos sin desembolsar tesorería propia.
  • Vender todos los derechos de adquisición preferente.

Tipos de emisión de las nuevas acciones.

Las acciones nuevas se pueden emitir por un valor de emisión determinado que corresponda a su valor nominal. En este caso, como hemos visto, el nuevo titular que no sea accionista y quiera acudir a la ampliación tendría que abonar el valor de los derechos de suscripción preferente necesarios para comprar las nuevas acciones, más el valor de emisión de las nuevas acciones.

Pero también se pueden dar las siguientes situaciones:

  • Emisión con Prima: cuando el valor de emisión es superior al valor nominal. Esto permite a la compañía aprovechar su prestigio o solvencia, o bien el interés que despiertan sus nuevas inversiones, para obtener mayor financiación con su nueva emisión de acciones. También sirve para compensar a los antiguos accionistas: por las inversiones, activos o reservas de la compañía, de lo cual se beneficiaran los nuevos accionistas, pero han logrado los antiguos accionistas de manera previa a la ampliación.
  • Emisión Liberada: el precio de emisión se corresponde con el valor nominal, pero se utilizan fondos propios de la sociedad para su capitalización. Así, podría ser totalmente liberada cuando la suscripción de las nuevas acciones por los accionistas se realiza con cargo a reservas de la sociedad. O bien podría ser parcialmente liberada, por lo que una parte del valor de emisión se pagaría por los accionistas, y otra parte se aportaría con cargo a fondos propios o reservas


* Más información| ADE Udima  Emprendedores.es
* Imagen| Pixabay

]]>
David Rey <![CDATA[La Piedad en el Arte]]> http://queaprendemoshoy.com/?p=176369 2017-03-23T20:09:16Z 2017-03-24T05:00:32Z En el artículo de hoy nos vamos a detener en cómo se ha visto la Pasión de María en el arte, centrándonos en el tema de la Piedad y acudiendo tanto a pintura como a escultura, también de carácter procesional. Es inevitable detenernos en varios ejemplos aunque somos conscientes de lo abultado de esta iconografía a lo largo de la Historia del Arte. El tema […]]]>

En el artículo de hoy nos vamos a detener en cómo se ha visto la Pasión de María en el arte, centrándonos en el tema de la Piedad y acudiendo tanto a pintura como a escultura, también de carácter procesional. Es inevitable detenernos en varios ejemplos aunque somos conscientes de lo abultado de esta iconografía a lo largo de la Historia del Arte.

El tema de la Piedad de la Virgen no aparece ni en los textos canónicos ni en los apócrifos sino que hunde sus raíces en la más profunda devoción popular. Solo se puede rastrear el dolor de María en el Evangelio de Lucas (2,35): “y una espada atravesará tu alma para que se descubran los pensamientos de muchos corazones”. También Jacopo de la Vorágine dedica un capítulo a la Virgen de la Piedad pero basándose en el Evangelio de Juan (19,25-27).  En las ‘Meditaciones’ de Pseudo Buenaventura, en las ‘Revelaciones’ de Santa Brígida de Suecia o en el ‘Planctus Mariae’ del cisterciense Ogiero de Locedio entre otros, se describe el cuerpo de Cristo muerto sobre las rodillas de su Madre y las emociones que ella padece así como su indescriptible dolor como una forma de llegar al corazón de los fieles.

Se trata de un tema iconográfico que encuentra su mayor expansión en el contexto socio-cultural que se da en el siglo XIII cuando una serie de epidemias, hambrunas y pestes conturbaron la población haciéndole pensar que todos estos hechos eran consecuencia de un castigo divino. Surge entonces la necesidad de acudir al amparo de una protección especial: la Virgen María. Desde ese momento el tema de la Piedad será un tema iconográfico más en las representaciones artísticas con ligeras variantes según la época en la que nos encontremos.

La iconografía de la Piedad se fijó en los territorios germanos durante el siglo XIV donde destacan los pequeños grupos escultóricos denominados Vesperbilds, que se caracterizan por el dramatismo y expresividad con el que están tratadas las figuras. En Cristo, de pequeño tamaño, se señalan con intenso realismo las huellas de la Pasión y la Virgen se presenta como una mujer llena de sufrimiento.

“Vesperbild”, ca. 1400. Met Museum.

Con el paso del tiempo, la iconografía va evolucionando y enriqueciéndose con la incorporación de otros personajes como los donantes como apreciamos en la “Piedad” de Fernando Gallego del Museo del Prado o en la del canónigo Bartolomé Bermejo

En Italia, sobresale una Pietà sobre el resto. Hablamos de la “Piedad del Vaticano” que el gran Miguel Ángel Buonarroti esculpiera en el ocaso del siglo XV. Poco o nada que añadir sobre esta sublime obra del arte universal que no se haya dicho mucho mejor con anterioridad. Menos de un año y un solo bloque de mármol  le bastaron al genio del Renacimiento para crear una obra con la que rompería los cánones clásicos vigentes en su época. La del Vaticano es la primera de las tres obras con esta iconografía, ya que tras ella vendrían la Pietà de Palestrina y la Pietà Rondanini. Estructura triangular que acoge tanto a la Virgen de cara aniñada, belleza serena y pena contenida como a su hijo, mayor en edad, muerto y ajeno al drama que se está desarrollando. Se trata de una obra que adelantó las posibilidades estéticas del siguiente siglo, eliminando lo bidimensional para traer la ilusión de la tercera dimensión. Una transgresión más del genio atormentado. 

“Piedad del Vaticano”. Miguel Ángel Bounarroti, 1498-99.

Con la celebración del Concilio de Trento (1545-1563), el arte se convertía en un instrumento de propaganda al servicio de la fe. Con él había que estimular la piedad y la devoción de los fieles, conmoverlos. El arte debía ser comprendido con facilidad por las personas del pueblo y se abandona el lenguaje culto que se había venido utilizando hasta este momento para tratar las historias sagradas centrándose en el tema principal y obviando detalles que distrajeran la atención. Se busca un arte sencillo relacionado más con el sentimiento que con el pensamiento. Se desarrolla, así, un arte religioso barroco, un arte emotivo, teatral, escenográfico y que se vale de la sugestión.

En España destaca Gregorio Fernández que, aunque heredero de la obra de Juan de Juni y Berruguete incorpora en su obra personajes con un realismo no visto hasta el momento. “La Piedad”, obra de 1616 fue encargada por la Cofradía de las Angustias destinada a un paso procesional. Presenta una disposición triangular rota por la disposición en diagonal del cuerpo de Jesús. Destacan la expresividad en los ojos y las manos de la Virgen así como los pliegues ampulosos que ofrecen un fuerte contraste de luces y sombras.

“Virgen de las Angustias”. Juan de Mesa y Velasco, 1627.

Ya en el Sur sobresale un maestro que destacó por esculpir la Pasión de Cristo pero al que debemos una de las mejores representaciones escultóricas de la Piedad. Hablamos de  “Nuestra Señora de las Angustias” realizada  en 1627 por el artista del Barroco Juan de Mesa para la hermandad homónima de su ciudad natal, Córdoba.  La imagen de Cristo se corresponde con los cánones de Mesa, rasgos post mortem, ojos entreabiertos, pupilas dilatadas. Serenidad y patetismo enfatizados por el brazo izquierdo que cae sin vida. La Virgen muestra un rostro cansado, de dolor contenido y lleno de lágrimas. Muestra el pie izquierdo sobre una roca, lo que confiere un interesante juego de rodillas donde sostiene el cuerpo de su hijo.

La iconografía de la Piedad se extiende hasta la actualidad y aún hoy se realizan grupos escultóricos con este tema. Es el caso de la última obra del imaginero sevillano Navarro Arteaga que ha presentado recientemente su última obra: “Virgen de los Dolores y Cristo de la Misericordia” que muestra paralelismos más que evidentes con las obras que hemos comentado y que, al mismo tiempo, enlaza perfectamente con el espíritu devocional de las hermandades en la actualidad.

Vía| www.lahornacina.com pendientedemigracion.ucm.es educacion.ufm.edu

homo-artis.blogspot.com.es www.lasangustias.es.

Imagen| Vesperbild, Piedad del Vaticano, Virgen de las Angustias.

En QAH| Especial Semana Santa (I). Especial Semana Santa (II). Especial Semana Santa (III).

 

]]>
Marta Palacios <![CDATA[La teoría de la espiral de silencio. ¿Cómo se forman las opiniones?]]> http://queaprendemoshoy.com/?p=176318 2017-03-23T10:07:32Z 2017-03-24T05:00:21Z La teoría de la espiral del silencio es propuesta por Elisabet Noelle-Neumann, politóloga alemana. Surge en el año 1977 al publicar su libro La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social. Con esta teoría pretende explicar algunos procesos de formación de la opinión pública. La teoría explica la manera en la que la opinión pública actúa como un control en la sociedad.  Plantea como […]]]>

La teoría de la espiral del silencio es propuesta por Elisabet Noelle-Neumann, politóloga alemana. Surge en el año 1977 al publicar su libro La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social. Con esta teoría pretende explicar algunos procesos de formación de la opinión pública.

La teoría explica la manera en la que la opinión pública actúa como un control en la sociedad.  Plantea como los individuos adaptan su conducta a las actitudes predominantes sobre las actitudes que son aceptables y las que no lo son. La espiral se construye a medida que  las opiniones que son contrarias a las predominantes no se van mostrando y las que son consideradas como representativas son expresadas sin ningún problema y se convierten en las opiniones dominantes.  

Los medios de comunicación contribuyen a que existan unas opiniones dominantes y más representativas a través de la multitud de contenidos que comparten a lo largo del día sobre diferentes temas. Estos contenidos suelen mostrar una opinión que suele estar influenciada por la ideología de los comunicantes. Sin embargo los individuos tienen la impresión de que esas opiniones son más valiosas y surge la tendencia a incorporarse al grupo de opiniones más representadas. Por tanto los individuos buscan en los medios un lugar donde poder construir su opinión.

La teoría parte del supuesto de que los individuos necesitamos vivir en sociedad y huimos del aislamiento social.  Expresar una opinión contraria a las que se han concebido como representativas supone una amenaza para el individuo y su relación con la sociedad, ya que podría ser apartado del grupo por no pensar igual que el resto. El individuo se siente presionado a expresar sus juicios en un entorno con una mayoría unánime que muestran opiniones diferentes a la suya. El aislamiento es un miedo para los individuos que buscan no sentirse solos y condiciona su  comportamiento. El sujeto explorará el clima social y valorará que opiniones puede expresar y las que debe silenciar. Esta situación repercute a la opinión pública ya que se encubren opiniones personales y no se produce una expresión sincera.

La espiral silencia a aquellos que piensan de manera distinta, pero no siempre ocurre esto, ya que en ciertas ocasiones aparece lo que se denomina como el “núcleo duro”, que son aquellos individuos que aunque tengan una opinión diferente quieren ser escuchados y no niegan ni esconden su pensamiento.  El “núcleo duro” aparece en pocas ocasiones ya que la mayoría de las veces las personas tienden a rehuir el aislamiento social sumándose a la posición mayoritaria.

A pesar de que esta teoría es aceptada actualmente, también ha sido criticada, ya que para algunas opiniones ofrece una visión pesimista del ser humano. Además en el proceso de formación de la opinión existen otros factores que pueden influir en el proceso que no son mencionados en esta teoría, que únicamente se centra en el miedo al aislamiento social.

Y tú, ¿Qué opinas sobre esta teoría?
* Vía| La Espiral del Silencio, Opinión pública: nuestra piel social  de Elizabeth Noelle-Neumann

* Más información|Hipertextual Miradasmúltiples

* Imagen| Miradasmúltiples Reflexiones sociológicas 

 

]]>
Dr. Juan Moisés de la Serna http://juanmoisesdelaserna.es/ <![CDATA[¿Qué son las neuronas espejo?]]> http://queaprendemoshoy.com/?p=175147 2017-03-21T15:43:45Z 2017-03-23T06:45:55Z Hace sólo unos años que se descubrieron las neuronas espejo, lo que supuso toda una revolución en la forma de comprender cómo funcionaban las neuronas, e incluso se llegó a hablar de que podía dar respuesta a problemas tan importantes como el Trastorno del Espectro Autista. Las Neuronas Espejo son neuronas que se activan cuando son expuestas a una determinada acción del otro, esto es, […]]]>

Hace sólo unos años que se descubrieron las neuronas espejo, lo que supuso toda una revolución en la forma de comprender cómo funcionaban las neuronas, e incluso se llegó a hablar de que podía dar respuesta a problemas tan importantes como el Trastorno del Espectro Autista.
Las Neuronas Espejo son neuronas que se activan cuando son expuestas a una determinada acción del otro, esto es, si vemos a una persona haciendo ejercicios de brazo, nuestro cerebro activa las zonas de control muscular de los brazos; igualmente con otro grupo de neuronas, es decir, nuestro cerebro hace de espejo de otro, de su actividad, y se activa como su fuese la nuestra.
Algo que puede sorprender pero que se parece mucho al fenómeno “embodied cognition” por el cual, para tratar de identificar emociones en el otro, imitamos las microexpresiones faciales y con ello se facilita la empatía emocional con el interlocutor.
Uno de los desarrollos más importantes en los menores es la conciencia de uno mismo, algo que se consigue comprobar observando cómo nos comportamos frente a un espejo, por ejemplo, gracias al Test de la Mancha, donde al pequeño se le pone un trozo de papel colorido en la cabeza, lo suficientemente pequeño para no notarlo, pero llamativo para verlo reflejado en el espejo.
Si este es capaz de echarse la mano a la cabeza para quitárselo, es porque comprende que lo que ve allí es un reflejo de sí mismo.
Las neuronas espejo, se comportan como si no supiesen realizar esta distinción, activándose cuando el otro actúa, como si lo hiciese uno mismo, es como si no tuviese clara esta distinción, y por tanto fuese un mecanismo anterior al de toma de conciencia.
Esto que puede ser simplemente una curiosidad ha sido empleado para explicar buena parte de nuestro aprendizaje, ya que este principalmente se realiza por dos vías, aquello que hacemos nosotros mismos (aprendizaje directo), y aquello que vemos hacer a otros (aprendizaje vicario).
Es en este segundo, en el que intervendrían las neuronas espejo, al activarse con las acciones de los demás simplemente viendo cómo lo hacen.

A partir de ahí surgieron hipótesis con respecto a que las carencias en el autismo eran debidas a una falta de desarrollo de esta habilidad, o directamente una ausencia de neuronas espejo, basándose en que las personas con autismo suelen tener problemas en el aprendizaje de tareas complejas, especialmente con respecto al aprendizaje vicario.
Aspecto que fue descartado, pues el autismo es un trastorno del desarrollo mucho más complejo y con mayores implicaciones a nivel neuronal, cognitivo y comportamental, que no puede ser explicado simplemente por las neuronas espejo.
Igualmente, con el tiempo, la importancia de las neuronas espejo se pusieron en su justo valor, considerándose parte del mecanismo de aprendizaje observacional, pero insuficiente por sí mismo, ya que además deben de darse otros mecanismos implicados en la memoria para poder establecer un aprendizaje.

* Más información|TEORÍA DE LAS NEURONAS ESPEJO
* Imagen| Qué Aprendemos Hoy
* En QAH| La importancia de la Neuronas Espejo

]]>
Fernando Lucas <![CDATA[Generación millennial: Retos de la política para captar su atención]]> http://queaprendemoshoy.com/?p=176334 2017-03-22T10:28:49Z 2017-03-23T05:00:57Z Antes de comenzar con el artículo es importante hacer una aclaración de conceptos porque, ¿Qué es un millennial? ¿Qué tiene que ver con la política? En un primer lugar, debemos pensar cómo responder a la primera de las cuestiones que nos planteamos aquí. Un millennial, pues, toda persona nacida posteriormente al boom de la natalidad que se vivió a mitad de la década de los […]]]>

Antes de comenzar con el artículo es importante hacer una aclaración de conceptos porque, ¿Qué es un millennial? ¿Qué tiene que ver con la política? En un primer lugar, debemos pensar cómo responder a la primera de las cuestiones que nos planteamos aquí. Un millennial, pues, toda persona nacida posteriormente al boom de la natalidad que se vivió a mitad de la década de los 80 y que comprende también a aquellos que nacieron en la década de los noventa. Por tanto, todos aquellos, entre los que me incluyo, que nos hemos criado con Wallace & Gromit, Pokémon, Sailor Moon o Harry Potter, y que nos encontramos en nuestra primera etapa de la vida laboral somos considerados también como nuevos consumidores, o en nuestro ámbito, como un nicho político donde rescatar votos.

Sin embargo, y al igual que otras generaciones, no somos una generación fácil y tanto el mundo del marketing comercial como político tienen retos a los que enfrentarse para captar a estos potenciales consumidores. Por tanto, es importante caracterizar y definir bien a este conjunto si bien queremos captar su atención. Tal y como señalan Erick Lobo y Micaela Cerezoli (2016) en su artículo sobre el cambio generacional que suponen los millennials, éstos poseen una cierta preocupación por el medioambiente y se sienten identificados, en justa medida, por la preservación de los recursos naturales y el apoyo a las energías renovables.

Por otro lado, se ven inmersos en el mundo digital y usan las redes sociales como herramienta principal de información y, también, de desarrollo de su actividad política. El desarrollo informático y el despliegue de oportunidades que ofrecen las TIC suponen una nueva estructura que les es familiar pues se han criado en entornos donde la entrada de Internet y la informática a los hogares ha sido masiva.

El hecho de ser nativos digitales y tener acceso desde su Smartphone a todo tipo de información instantáneamente les ha dado un carácter exigente que no entiende de esperas y los vuelve impacientes (Lobo y Cerezoli, 2016). También es verdad que nos encontramos ante una generación altamente preparada con un nivel de formación altísimo. Asimismo, tienen un perfil muy orientado al compromiso social necesitando constantemente feedback de sus publicaciones en redes sociales.

En este escenario entra la política, donde debemos hacer una diferenciación en lo que compete a esta generación: Si bien en Europa y en Estados Unidos entendemos a esta generación como la que creció con la crisis de 2008, en América Latina entendemos, pues, que esta generación es la heredera de la década perdida. Esto no quiere decir que no tengan comportamientos similares o que sean diferentes porque comparten concepciones como la de un mundo sin fronteras que está interconectado. Esto se evidenció con la votación sobre el Brexit, donde los jóvenes entre 18 y 24 años votaron masivamente por la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea.


Políticamente se puede evidenciar una suerte de desafecto político por parte de esta masa social de manera que ven en el activismo por internet la salida para muchas de sus demandas puesto que tienen mayor alcance. En palabras de Kawashima (directora del Centro de Información y Participación ciudadana de la Universidad de Tufts): “lo que más les interesa es que las propuestas tengan impacto, no quién la proponga. […] No se han conformado con la economía que heredaron, sino que han dicho ‘no nos gusta y tenemos la tecnología y la capacidad para cambiarla” (Pereda, 2015).

Uno de los especialistas en tecnopolítica y que tiene amplio conocimiento en el ámbito de los Millennials es Antoni Gutiérrez-Rubí (2015), que resume en seis las características de esta generación en lo que a política concierne:

  1. Derecho a decidir: Los jóvenes buscan influir y ser partícipes de la toma de decisiones porque entienden que el político es un agente público que los representa y que ellos tienen derecho a opinar.
  2. Importancia del contenido móvil y multimedia: En esta generación la tecnología no es una elección, sino una obligación donde se lleva la política y la organización en el bolsillo, pasando de ser militante a activista.
  3. Mejor sin partidos: Los partidos forman parte del problema y son vistos como estructuras inamovibles que no responden a fenómenos puntuales donde la ideología los constriñe.
  4. Poco o ninguno arraigo histórico y quieren cambios políticos de manera instantánea.
  5. Difusión de conocimientos de manera general. Se busca por parte de esta generación que las TIC sean la llave para que el conocimiento sea compartido. Se prefiere compartir a competir.
  6. Otra de las importantes características es la exigencia, puesto que tienden a tener un comportamiento electoral que castiga por encima de los ideales, por lo que tienen un voto más móvil que otras generaciones.

De todo esto podemos concluir que las herramientas de la vieja política, como son el uso del marketing político enfocado a la calle o mítines políticos con grupos musicales, no funcionan con este tipo de votante porque consume contenido desde su Smartphone u ordenador, por lo que la manera de llegar a él será más efectiva a través de vídeos, gráficos o infografías.

Otra de las estrategias que pueden funcionar de mejor con este target político es la de destinar parte del presupuesto de campaña al presupuesto digital, pues como hemos comentado anteriormente, tanto el consumo como el área de acción hace que los mensajes políticos tradicionales no sean atractivos. Así, el mensaje es importante, pero más el cómo se manda.

* Más información| Cerezoli, M. y Lobo, E. (2016). “El momentum millennial: cambio generacional y política. Política Comunicada.

* Más información| Gutiérrez-Rubí Antoni, (2015). La Generación Millennials y la nueva política. Jóvenes y Generación 2020, Revista de Estudios de Juventud, junio, Pp. 161-169.

* Más información| Pereda Cristina (2015). Hillary Clinton apela al voto de la generación del milenio. Diario El País, 1 de septiembre.

* Imagen| Politico (Imagen destacada), Te Atlantic, Green Left Weekly, The Odyssey Online.

*En QAH| Marketing para MillennialsLa generación “Y”: Los millennials; Cómo atraer a los millennials: Consejos para Marketing

]]>
Alba Teno Miján <![CDATA[El niño como imagen y realidad]]> http://queaprendemoshoy.com/?p=176137 2017-03-19T23:28:44Z 2017-03-23T05:00:51Z Los niños crecen en una sociedad en la que, en algún momento, van a tener que tratar de resolver problemas de todo tipo (ambientales, económicos, familiares y sociales). Es por ello que a todos aquellos implicados en la tarea educativa de los niños (educadores, abuelos/as, madres, padres, cuidadores, vecinos, etc.), de una manera u otra, se nos plantea el desafío de brindarles la mejor educación, […]]]>

Los niños crecen en una sociedad en la que, en algún momento, van a tener que tratar de resolver problemas de todo tipo (ambientales, económicos, familiares y sociales). Es por ello que a todos aquellos implicados en la tarea educativa de los niños (educadores, abuelos/as, madres, padres, cuidadores, vecinos, etc.), de una manera u otra, se nos plantea el desafío de brindarles la mejor educación, pues es la que posibilitará y acompañará en este camino a recorrer, permitiéndoles el ingreso al mundo de la cultura.

Sin embargo, antes de embarcarnos en la tarea educativa, debemos hacernos una pregunta como adultos: ¿cuál es la imagen de niño que tenemos? Todos los adultos, cualquiera sea la profesión que nos compete, tenemos una imagen de niño, cada una con su particularidad.

La historia nos han mostrado que no hay una sola concepción de infancia; ésta ha cambiado a lo largo del tiempo. Cada uno de nosotros y cada sociedad crean su propia imagen del niño, lo que determina valores, el papel que la sociedad espera del niño y la definición de sus derechos (Alzate, 2003; Burshan, 2007). Esta imagen está ligada a las políticas y prácticas en la educación temprana. Por lo tanto, debemos hacernos algunas preguntas básicas que nos obliguen a reflexionar en la idea fundamental sobre la que nuestro sistema educativo y la sociedad están basados y que nos hacen actuar en consecuencia: ¿Quién es el niño? ¿Qué es la infancia? ¿Qué es una “buena” infancia? ¿Cómo aprenden los niños? ¿Cuál es la misión de la educación? (Burshan, 2007).

Imagen 1: Poema de Loris Malaguzzi sobre las diferentes maneras de expresión de los pequeños:
«Los cien lenguajes de los niños» (extraído de Martínez-Agut y Hernando, 2015)

La idea del niño (entendiendo esta palabra como niño y niña) que se extrae de los versos anteriores, es la de un niño con una pluralidad de códigos lingüísticos, que no se queda sólo en lo que ve, sino que va más allá. La idea de un niño que aprende a través de hechos reales. Loris Malaguzzi, fundador de las Escuelas de Reggio Emilia, describe una imagen de niño, basada en su competencia, su potencialidad y sus derechos. Imagen de niño potente, sensible en varios aspectos, pero, sobre todo abierto en sus sentidos, competente.

Tal y como mantiene Burshan (2007), hay muchas y posibles imágenes del niño, pero hay tres predominantes:

  • El niño como reproductor de conocimiento, identidad y cultura. Un envase vacío, que necesita ser “llenado” con conocimiento, habilidades y con los valores culturales que están ya determinados y listos para ser administrados, para llegar a convertirse en un recurso humano que es económica y socialmente productivo.
  • El niño como un ser inocente, una visión utópica de la infancia como algo que hay que proteger y cuidar para que no sea corrompido. El aprendizaje continúa siendo el proceso de transmisión y reproducción controlado, que se realiza en el aislamiento y donde la educación debe encargarse de controlar el qué y el cuándo para que el niño tenga una protección y continuidad en la formación que se considera apropiada.
  • El niño como un proceso de la naturaleza, determinado biológicamente y que sigue las reglas generales. Se considera al niño individualmente, sin mirar el contexto, pues sigue una sucesión uniforme de etapas biológicas que constituyen un sendero a la completa realización o un proceso en escalera hacia la madurez, donde la educación debe asegurarse de que ese proceso sucede de modo ordenado y medible para poder hacer los ajustes necesarios.

Estas imágenes personifican un niño como un sujeto aislado y fijo que se puede ver y puede ser tratado por separado de las relaciones y del contexto, como un ser débil, pasivo, incapaz y dependiente. Sin embargo, la propuesta de Malaguzzi es la del niño como un ser extraordinario, complejo e individual que existe a través de sus relaciones con los otros y siempre dentro de un contexto particular. Surge como co-constructor, desde el comienzo de su vida, de conocimiento, cultura y de su propia identidad; es entendido y reconocido como un miembro activo de la sociedad, que toma parte en la construcción y en la determinación de su vida, pero también en la vida de aquellos que se encuentran a su alrededor y en la sociedad en la que vive (Martínez-Agut y Hernando, 2015).

Es la imagen de un niño investigador que experimenta el mundo, que se siente parte de él desde el momento de nacer, lleno de curiosidad y de ganas de vivir. Un niño que nace con las capacidades y no necesita preguntar ni tener el permiso adulto para comenzar a aprender. Es un niño que está lleno del deseo y la habilidad de comunicarse desde el inicio de su vida, capaz de crear mapas para la orientación personal, social, cognitiva, afectiva y simbólica. Por todo esto, el niño reacciona en un sistema competente de habilidades, aprendiendo las estrategias y las maneras de organizar las relaciones (Carlina Rinaldi, en Burshan, 2007).

No hay, por lo tanto, una niñez natural o universal, ni un niño natural o universal verdaderamente, pero sí existen muchas infancias. Atendiendo a aquello que Malaguzzi indicaba, se trata de reconocer y valorar todas aquellas formas de expresión y comunicación que tienen los niños y que la cultura ha olvidado y apartado (Martínez-Agut y Hernando, 2015).

El desarrollo del niño, como ya hemos mencionado, depende en gran medida de la interacción y reciprocidad del pequeño con su medio. Esta calidad, valora ante todo la calidad de los vínculos y los contextos. Es un aprendizaje relacional, que mezcla el saber individual y social con un profundo respeto entre niño y adulto, pues en el desarrollo infantil el educador es un co-creador del saber. Como dice Carla Rinaldi: El niño viene a este mundo a explorar, a investigar, a buscar el sentido de la vida. El educador, al acompañarlo en esa búsqueda, va encontrando su propio sentido de ser. Por lo tanto, una buena infancia sería aquella en la que el niño es reconocido y promovido, donde la educación y los adultos se encarguen de proporcionarles las mejores condiciones de aprendizaje posibles (Martínez-Agut y Hernando, 2015). La infancia es un camino donde el educador acompaña al niño, no le lleva.

En palabras de Loris Malaguzzi (Burshan, 2007), se trata de verlo “rico en potencial, fuerte, poderoso y competente”.

Vía|Alzate Piedrahita, M. V. (2003). La infancia: concepciones y perspectivas.

Burshan, S (2007) Reggio Emilia: construir con y para los niños. Altablero No. 41, JUNIO-AGOSTO 2007. Ministerio de Educación Nacional de Colombia. http://www.mineducacion.gov.co/1621/article-133936.html

Martínez-Agut, M. P., & Hernando, C. R. (2015). Escuelas Reggio Emilia y los 100 lenguajes del niño: experiencia en la formación de educadores infantiles. In Actas del XVIII Coloquio de Historia de la Educación: Arte, literatura y educación (pp. 139-151). Universitat de Vic-Universitat Central de Catalunya.

Imagen| Infancia

]]>