Historia 


Federico Barocci, El Nacimiento

1ddff8b39a

Federico Barocci, El Nacimiento, 1597. Museo del Prado.

Mañana, durante la noche del 24 al 25 de diciembre, celebramos la Nochebuena. Es la noche en la que nació Jesús  en un pesebre en la ciudad de Belén. Los que celebramos la Navidad ponemos en nuestras casas un “Belén” para recordar aquel suceso tan importante para la cristiandad.

También en el arte ha sido uno de los temas más representados.

Hoy vamos a escoger un cuadro que se encuentra entre las pinturas del Museo del Prado. Es de Federico Barocci, y se llama El Nacimiento. Fue pintado en 1597 en Urbino, para el duque Francesco Maria II della Rovere. Es un cuadro sencillo pero de gran fuerza, que transmite a la perfección el espíritu navideño de ilusión y de sobrecogimiento ante el nacimiento del Niño Dios.

Tal y como lo cuenta el evangelista San Lucas, el Nacimiento se representa en un sencillo pesebre, ya que Cristo vino al mundo en el momento en que San José y María viajaban a Judea para el censo. A falta de posadas, la venida de Cristo al mundo tuvo lugar en un pesebre, entre las pajas.

La Virgen María, vestida con unos sencillos ropajes y con una delicada cara que transmite dulzura y humildad, constituye el centro de la composición. Su mirada nos dirige hacia el Niño Jesús, acostado entre las pajas y envuelto en una manta. Al fondo, San José señala con su mano hacia los protagonistas, y está abriendo la puerta a un grupo de gente agolpada. Se trata de los pastores, que habían sido dirigidos hacia allí por un ángel y un ejército celestial.

A pesar de contar con pocos elementos, es un cuadro muy expresivo. Muestra un dominio magistral de los elementos de la pintura por parte del pintor. Los colores nos recuerdan a la pintura veneciana (Tiziano, Tintoretto). La luz, muy mística, ilumina fuertemente a la Virgen y a Cristo, llevando automáticamente nuestra vista hacia ellos. Es un recurso muy propio del Naturalismo en el arte.

La sencillez de la composición corresponde con lo decretado por el Concilio de Trento en 1563 para que la religión fuese más comprensible para el pueblo.

¿Por qué la pintura terminó entre la colección real del Museo del Prado? Es porque el duque Francesco Maria II decide enviárselo a Margarita de Austria, esposa de Felipe III, ya que las relaciones diplomáticas necesitaban ser fortalecidas debido a los problemas en los que se encontraba sumida Urbino.

Hoy en día, no es necesario saber la historia que lleva consigo para que el cuadro nos siga conmoviendo y transmitiendo el espíritu navideño.

 

Via| Museo del Prado

Más información| Centro Virtual Cervantes

Imagen| El Nacimiento

RELACIONADOS