Historia 


Fausto Coppi, el reinado de “Il Campeonissimo”

Con la llegada de la primavera ya empieza a verse y a disfrutar uno de los mejores deportes y de lo que más espectáculos aportan a los aficionados. Hablamos en un deporte donde las montañas no se bordean, sino se suben, ni donde el agua vislumbra la carrera, sino que la técnica y el coraje del deportista da más ímpetu y por si fuera poco en apenas tres semanas se recorren un país. No importa la condición climática, aquí es un factor más que mueve la carrera. Con estas pistas que se han dado no ha sido difícil descubrir de que deporte se habla, el ciclismo. A estas altura se está disputando una de las Tres Grandes ( las otras dos son el Tour de Francia y la Vuelta a España), hablamos de el Giro de Italia, la carrera rosa.

coppi

Fausto Coppi, apodado como Il Campeonissimo, debido a sus 122 victorias, desató los ataques y sus escapadas en solitario por los Alpes y Dolomitas.

A lo largo de su historia, que no son pocos, ya que la primera edición de esta carrera fue en mayo de 1909, iniciado por un prestigioso periódico, La Gazzetta dello Sport. Como es debido la carrera ha sufrido muchas variaciones en sus distintas ediciones y durante los años de ambas guerras mundiales fue anulado. Aunque nunca ha quitado la ilusión, ya que se esperaba con más emoción en la siguiente edición. Como es lógico, las carreras las hacen los ciclistas, los corredores, los llamados “hombre de hierro”, a lo largo de las numerosas ediciones y años hemos visto numerosos idolos, sin lugar a dudas, Gino Bartali y su archienemigo Fausto Coppi, aunque tras unos años de rivalidad pura, lograron una amistad inigualable.

Todo aficionado a este desafiante deporte conoce a este gran corredor. Fausto Coppi, por desgracia, nació en una época de sombras y de mal augurio en Europa, en Castellania (Italia),  en 1919, Italia aún tenía losas de pesimismo en la sociedad y la política sufriría un giro de 180 grados, al fascismo, una mala época para vislumbrar en el ciclismo. Su vida, podemos decir que se trata de la vida de un artista renacentista: viajes, guerras, enfermedades y un gran etcetera. Su vida no fue solo pedalear y ser un ciclista, debido a que le pilló la Segunda Guerra Mundial, fue cabo en un regimiento en Tortona, incluso fue preso por los británicos en Africa, sin embargo salió vivo e ileso de esta experiencia y volvio a sus entrenamientos.

En territorio italiano ya empezó a despuntar y varios ojeadores le vieron un gran futuro en el ciclismo. En 1939 donde tiene licencia de profesional ganó en esta misma temporada seis carreras, sin embargo su gran porvenir no empezó a verse un año más tarde, donde sería el gregario idóneo de Gino Bartali Cuneo-Pinerolo. Un periodista, Ferreti en concreto,ante tan enorme gesta pronunció una de esas frases que quedan para la historia, como si se tratase de un partido de fútbol: ! Un hombre al mando su camiseta es Biancocelesti, su nombre Fausto Coppi!  (Un uomo solo al comando! la sua maglia è biancoceleste, il suo nome Fausto Coppi!). No solo sus victorias y triunfos destacan en los cinco Giros (1940, 1947, 1949, 1952 y 1953), pero sin embargo es la carrera que le dio la fama y sus gestas deportivas, también destacan sus dos Tour de Francia (1949 y 1952) y los Giro de Lombardia y las dos grandes clásicas de primaveras, la Flecha y la Roubaix.

1242725166_1

Los dos grandes ciclistas italianos de aquella época, los grandes rivales y luego los grandes compañeros. A la izquierda G. Bartali y a la derecha F. Coppi.

Por otro lado, no podemos hablar de Coppi sin Bartali, o al viceversa, lo que su gran rivalidad en la que dividió al pais y en aquellas tardes donde las cafeterias italianas estaban llenas de ambos seguidores escuchando en la RAI los ataques entre ambos, o como en aquella maravillosa estampa, en la subida al Galibier en el Tour de Francia de 1952 donde Coppi ofreció el bidón A Bartali. Sin embargo, como se ha citado al principio de este articulo, su vida, la de un artista del renacimiento, falleció de maneras que aún no están claras o no quieren que estén. Falleció a los 41 años, en un safari, en no se sabe si fue a través de un veneno o la malaria, pero lo que si sabemos es que un ídolo del ciclismo dejó huérfano a los amantes de este deporte, Il Campeonissimo se marchó, un legado de 122 carreras ganadas. G. Bartali, con el compartió equipo e incluso fue director deportivo de Fausto dijo en su muerte “una parte de mi ha muerto”. Su muerte no dejó indiferente a nadie.

Vía|Jot Down    Leyendas   biografia

Más información|La Pasión de Fausto Coppi, Fotheringham, William, ed. Leyenda, 2015

Imagen| www.notrehistoire.ch  www.elmundo.es

En QAH|Gino Bartali, el ciclista clandestino del fascismo italiano,   Historia del Giro de Italia

RELACIONADOS