Coaching y Desarrollo Personal, Salud y Deporte 


Eyaculación precoz (I): ¿Qué es y por qué ocurre?

La eyaculación precoz es uno de los problemas sexuales más comunes entre los hombres, y sin duda, uno de los que mayor malestar produce. Sin embargo, ¿cómo definimos la diferencia entre una eyaculación normal y una precoz?.

Los expertos han propuesto diversas medidas en base al tiempo que tarda en producirse la eyaculación desde la penetración o al número de movimientos coitales. Sin embargo, es la definición de Kaplan (1990) con la que la mayoría de los terapeutas coinciden, dado que deposita en el hombre el control y el motor del cambio sobre su propio problema. Esta definición dice así: “la característica principal de la eyaculación precoz es que el hombre carece de un control voluntario adecuado sobre la eyaculación, con el resultado de llegar al clímax antes de quererlo”.  Según esta definición, la eyaculación no se clasifica como precoz en base al tiempo ni al número de movimientos, sino a la capacidad del hombre por alcanzar el orgasmo y eyacular en el momento deseado.

Sin embargo, ¿es posible controlar un acto reflejo como es el orgasmo?. Para comprender este fenómeno es necesario entender que la eyaculación en el hombre se divide en dos subprocesos: a) Emisión, que es el proceso por el cual el semen se sitúa en la uretra prostática, y b) Expulsión,  que es la eyaculación puramente dicha, la cual consiste en la expulsión del semen fuera del pene.  Mientras que la segunda es incontrolable, y una vez empiezan las contracciones musculares la eyaculación es inevitable, la primera fase puede ser percibida por el hombre, y detener el proceso antes de que llegue el llamado “punto de inevitabilidad eyaculatoria”. Para Kaplan, y para la mayoría de los expertos actualmente, el problema viene dado por que la mayoría de hombres que sufren de eyaculación precoz (aquellos que cuyo problema no tiene una causa orgánica), no son capaces de percibir estas sensaciones, y por lo tanto, no puede controlar el reflejo de eyacular.

Pero entonces, ¿cómo es que algunos hombres si controlan este reflejo y otros no?. Lo cierto es que es bastante frecuente, que durante las primeras experiencias sexuales, los hombres eyaculen de manera precoz, sin tener demasiado control sobre el proceso. Sin embargo, mientras en posteriores relaciones sexuales algunos alcanzan este control, otros no consiguen controlarlo. Como hemos dicho, la causa más común suele ser la falta de percepción de las sensaciones previas a la eyaculación, bien sea porque no adquirieron esta percepción durante sus experiencias masturbatorias (las cuales tendían a ser rápidas, para evitar ser descubiertos), o bien porque están demasiado centrados en las sensaciones sexuales de su pareja y en alcanzar “una buena marca” como amantes, y no perciben sus propias sensaciones.

En el siguiente artículo hablaremos de como se trabaja frecuentemente en terapia con este problema, cuyos tratamientos tienen, actualmente, una alta tasa de éxito.

* Vía|Kaplan, H.S. (1990). La Eyaculación Precoz Cómo reconocerla, tratarla y superarla. Grijalbo
* Más información|(fuente para ampliar información)
* Vía|Seco, K.V. (2009). Eyaculación precoz: manual de diagnóstico y tratamiento. Una visión global e integradora. Madrid: Editorial Fundamentos.
* Imagen| Pexels (Creative Commons License)
* En QAH| Disfunción eréctil: ¿y si no puedo?, El punto G: ¿mito o realidad?, Multiorgasmia: ¿somos tan distintos?, ¿Cómo funciona el sexo?: Las fases de la respuesta sexual, Hablemos de Sexo (I), Hablemos de Sexo (II).

RELACIONADOS