Patrimonio 


Expresionismo alemán: Die Brücke vs. Der Blaue Reiter

Calle con buscona de rojo (Kirchner, 1914-1925)

El movimiento expresionista alemán, que podemos fechar entre 1905 y el ascenso de los nazis al poder, surge en las ciudades más industrializadas de la Alemania de principios del siglo XX: Berlín, Dresde y Munich. Entre los elementos fundamentales que facilitan el surgimiento del expresionismo figura la publicación de las revistas modernas Die Attion y Der Sturm, así como la aparición de los fauves y su libertad cromática y la creación de secesiones alemanas para la renovación de las artes.

Es en este contexto de resurgimiento en el que se forman dos grandes grupos expresionistas, Die Brücke y Der Blaue Reiter, que recuperan tradiciones artísticas ya existentes, como los recursos dramáticos y grotescos de Goya y el Bosco, el primitivismo, la expresividad de Munch y Ensor… Su línea creativa se retrotrae hasta las líneas angulosas del gótico alemán.

El primer grupo expresionista, Die Brücke (El Puente) se funda en Dresde en 1905 y se traslada a Berlín en 1911 hasta su disolución en 1913. Sus integrantes reivindican la libertad total y presentan un manifiesto en el que se bautizan a sí mismos como puente entre ellos y el resto de la sociedad. En sus grabados y dibujos se reconocen como una fuerza juvenil que quiere transformar el mundo del arte.

Entre sus miembros destaca Ernst Ludwig Kirchner, un joven estudiante de arquitectura que pinta con un cromatismo intenso y contrastado, una de las señas de identidad del movimiento. Concibe el cuadro como un depósito de sus emociones, por lo que los lienzos dejan de ser una representación objetiva de las cosas y vomitan una violenta subjetividad. En sus obras, como Calle de Dresde (circa 1913) y Fränzi ante una silla tallada (1910), ambas de Kirchner, predican la libertad cromática que también aplican a su pensamiento social: apuestan por abandonar la ciudad por el campo y dejar atrás los valores de la burguesía industrializada.

Potsdamer Platz (Kirchner, 1914)

Sus obras de ciudad son pinturas duras, con perspectivas abatidas, personajes autómatas y apariencia hostil, colores ácidos y una sensación alienante que rechaza por completo la abstracción. Otra obra muy significativa, también de Kirchner, es Potsdamer Platz (1914). Además de Kirchner, también es un miembro destacado Emil Nolde, que forma parte del grupo durante apenas un año pero cuya obra presenta la huella exagerada y deforme del expresionismo.

El otro grupo expresionista es Der Blaue Reiter (El Jinete Azul), surgido en Munich en 1911 y totalmente contrario de Die Brücke. Lo forman artistas tan conocidos como Vasili Kandinsky, Paul Klee y Franz Marc, entre otros. Marc puede considerarse precursor del grupo, que toma su nombre de los animales a los que el artista consideraba elementos de energía espiritual. Sus miembros buscan algo más allá del instinto, promoviendo una creación pausada e intelectual que les lleva a la abstracción, en la que cada color tiene su significado: el azul es el principio masculino, el amarillo es el principio femenino, el rojo es brutal y pesado y el naranja expresa una fuerza sensual. Recuperan elementos del romanticismo y el simbolismo y cuentan con teóricos entre sus integrantes, algo de lo que carece Die Brücke. Si algo tienen en común ambos grupos es el rechazo de una sociedad industrializada, tan extremo que provoca el fracaso de su proyecto utópico. Und de sus obra más destacadas es Caballos azules (1911), de Franz Marc.

Caballos azules (Franz Marc, 1911)

Hay, además, artistas expresionistas que no encajan en ninguno de los dos grupos. Es el caso de Paula Madershon-Becker, que apuesta por una plasticidad muy libre basada en la figura femenina, y Kathe Kollwitz, que plasma el drama humano de la guerra a través de la relación entre madres e hijos. Suyo es el monumento Pietá (1927), en la que la mujer que sostiene el cadáver de su hijo se encuentra a la intemperie, a merced de la lluvia y la nieve.
Vía| VOGT, Paul. Der Blaue Reiter: un expresionismo alemán. Barcelona, Blume, 1980.
Más información| V.V.A.A. Brücke: el nacimiento del expresionismo alemán. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2005.
Imagen| Calle con buscona de rojo , Potsdamer Platz , Caballos azules

RELACIONADOS