Historia 


¿Expolio o Medidas de Protección al Patrimonio Histórico y Arqueológico?

La piedra Rosetta fue la clave para el descifrar los jeroglíficos egipcios

La piedra Rosetta fue la clave para el descifrar los jeroglíficos egipcios

Hace unos días comentaba con un colega de profesión y gran amigo el viaje que éste había hecho por Europa. Mi amigo me hablaba de las maravillas que en los museos europeos existen de todas las culturas antiguas: desde objetos procedentes del mundo mesoamericano hasta piezas originarias de Asia, pasando por el mundo egipcio, griego, romano,…etc. Me contó que había estado en el Museo Británico, en Londres, donde había contemplado la mismísima Piedra Rosetta, aquella que ayudó a Champollion el desciframiento de la escritura egipcia; además de numerosas momias, tesoros egipcios, y también los famosos frescos procedentes del Partenón de Atenas. A la semana siguiente, mi viajero amigo, visitó la hermosa ciudad de Berlín, visitó su museo arqueológico donde observó el mismo caso que en Londres; por supuesto, en su visita no se olvidó de visitar el Museo de Pérgamo (Berlín) donde se encuentra el famoso Altar de Zeus que se hallaba en la antigua ciudad helena de Pérgamo y que fue trasladado pieza a pieza a su actual emplazamiento. Pero en estos museos, que solo son un ejemplo, no solo se exponen tesoros procedentes de Egipto o Grecia, también los hay procedentes de Asia, e incluso de América: piezas aztecas, incas, mayas,…etc.

Altar de Pergamo (Museo de Pergamo en Berlin)

Altar de Pergamo (Museo de Pergamo en Berlin)

Y os preguntareis porqué os pongo al corriente de los viajes de mi amigo, os lo contestaré: no hace mucho tiempo se habló de exigir la devolución de las piezas arqueológicas que hay en los museos a sus lugares originales pues éstos habían sido objeto de expolio arqueológico. Con ello, no pretendo levantar ampollas ni mucho menos, yo como profesional de la arqueología creo que están bien donde están, es mi opinión personal y profesional. Y con mi opinión, quiero aclarar que no estoy haciendo ni mucho menos una apología del expolio arqueológico, sino que es simplemente una cuestión de protección del patrimonio que estos museos y países de occidente ofrecen, y que posiblemente en sus países de origen habrían desaparecido para siempre.

El ejemplo de expolio arqueológico que conozco más reciente, y que creo que todos estamos de acuerdo, es el que realizó la empresa cazatesoros Odissey Marine Exploration en aguas españolas con el famoso tesoro de la Fragata Mercedes, y que recientemente, gracias a un largo y exitoso proceso judicial, ha vuelto a España. Eso si que es un expolio, puesto que según la legislación un buque hundido en aguas españolas y que navegó en su día con pabellón español tiene la misma consideración legal que el territorio español, y por lo tanto es un caso muy claro de expolio. Y como ello desgraciadamente existen muchos casos de los que no tenemos constancia, pero que estoy seguro que los hay. No obstante, siempre se han dado casos de expolio arqueológicos, que no hay que negarlo, porque sí que estoy seguro que hubo algún caso, sobre todo en la época del auge de la arqueología en el siglo XIX cuando no existía legislación cada país se traía a casa lo que había encontrado, de ahí el origen de muchos de los tesoros presentes hoy en el Museo Británico de Londres.

Milicianos del Estado Islámico destruyen Nínive a martillazos

Milicianos del Estado Islámico destruyen Nínive a martillazos

Pero, ¿por qué pongo de manifiesto todo ello? ¿Por qué eso de expolio o protección del patrimonio arqueológico? Sencillamente por una razón, y que ello está en mucha concordancia con mi anterior artículo sobre la imagen del profeta Mahoma, y las revelaciones de éste en el Corán. Mounir Benjelloun, presidente de la Comisión Islámica de España, dice que el problema no es la imagen de Mahoma, sino el mal uso de la imagen de éste, y también la mala interpretación de las escrituras coránicas. Ello, como sabéis llevó a un grupo de radicales islamistas a atacar el Museo de Mosul y destruir una colección de estatuas y esculturas de miles de años de antigüedad apoyándose en que esta acción había sido ordenada por el mismo Profeta. Sencillamente, en mi opinión, y en palabras de Lamia al-Gailani, una arqueóloga de nacionalidad iraquí y miembro adjunto del Instituto de Arqueología de Londres, ha asegurado que los yihadistas han infligido un daño incalculable, y no solo refiriéndose al patrimonio iraquí sino en todo el mundo, y con ello me remito y comparo esta barbarie a la voladura con dinamita en 2010 de los Budas de Bamiyán perpetrada por los talibanes afganos.

Hace unos días también se habló de que las piezas del Museo de Mosul, la mayoría eran réplicas. Según la opinión de algunos arqueólogos británicos, muchas de las esculturas milenarias que fueron destruidas por el Estado Islámico en el museo de la ciudad iraquí de Mosul no eran las originales. Al parecer, fuentes consultadas han asegurado que la mayoría de las esculturas originales fueron trasladadas al museo de la capital, Bagdad, con la intención de evitar lo que está ocurriendo ahora mismo, es decir, saquear y destrozar los vestigios de una de las más interesantes civilizaciones perdidas; pero desgraciadamente otras sí eran las originales como, por ejemplo, la esfinge alada, la cual había sobrevivido a miles de años.

Budas de Bamiyán (Afganistán) destruidos por fundamentalistas talibanes en 2001 y reconstruidos en la actualidad

Budas de Bamiyán (Afganistán) destruidos por fundamentalistas talibanes en 2001 y reconstruidos en la actualidad

Ello es lo que quiero destacar aquí hoy, que no todo lo que se exhibe en los museos procedentes de otros lugares son, como dicen algunas personas, procedentes de expolios arqueológicos; algunas puede que sí, pero otras no. Pero por otro lado quiero recalcar como conclusión que muchas de las piezas que se ven hoy en los museos si no hubieran acabado en su ubicación actual y se mantuvieran en su ubicación original hace muchísimo tiempo que habrían desaparecido víctimas de conflictos o saqueos, como pasó hace muy poco tiempo en el mismísimo Egipto, donde aún faltan piezas por recuperar y que es posible que ya nunca más aparezcan. En algunos casos es una cuestión de protección del patrimonio, no porque el país que posee una pieza arqueológica en su museo diga que es de su propiedad, no ello no es así, simplemente la cuestión es que si dichas piezas se devuelven a su lugar original sean víctimas de expolio o robo o, como ha pasado en Mosul, destruidas por fundamentalistas.

Yo como profesional del patrimonio, insto a las altas instancias de la UNESCO a poner fin a la destrucción de nuestra historia, se está borrando con estas acciones una parte de nuestra memoria colectiva, con cada pieza destruida o expoliada se está borrando una parte de esa humanidad que fuimos en el pasado y que si se destruye las generaciones venideras no conocerán jamás, puesto que es evidente que existe una gran desprotección del Patrimonio de la Humanidad a lo largo y ancho del planeta, ya que muchos restos son capaces de resistir al paso del tiempo con miles de años de efectos adversos que deterioran hasta la roca más dura, lluvia, viento, sequías, etc. pero no hay material capaz de aguantar el terrible castigo que supone la ignorancia y el más absurdo radicalismo.

¿Qué más tenemos que ver para que la comunidad internacional responda y haga algo para proteger lo que pertenece, no sólo a los pueblos donde habitan, sino también a toda la humanidad? Las Naciones Unidas condenan los hechos pero nada impide que perdamos los restos de un pasado que aún desconocemos con exactitud, o los restos que quedan de ellos. Los efectos materiales no son los únicos perjudicados, también sufren las consecuencias del Estado Islámico los refugiados que han tenido que huir de sus hogares, algunos de ellos morirán en el intento de hacerlo y otros muchos servirán de entretenimiento para divertir a lo peor que puede concebir el hombre.

 

Vía| Revista de Patrimonio; Europapress

Imágenes| Milicianos ISIS destruyen Nínive a martillazosPiedra RosettaAltar de PérgamoBudas de Bamiyán

En QAH| La Imagen de Mahoma en el Islam y en la Historia; Raíces históricas del Estado Islámico 

 

RELACIONADOS