Coaching Profesional, Uncategorized 


Expectativas

A punto de terminar otro año -cómo pasa el tiempo- me acuerdo de un post que escribí hace un año en un blog personal al que titulé “Expectativas”. Aquel post era un repaso a mi 2013, pero sobre todo, era un libro en blanco lleno de expectativas de cara al 2014. Expectativas

Un año más tarde, igual que en aquel momento, vuelvo a pensar que tuve unas expectativas demasiado ambiciosas de cara a este año que a punto estamos de despedir. Una vez más, le pedí a la vida más de lo que ella estaba dispuesta a darme. O quizás no, quizás es que aún no es el momento. Quizás es que me puede la impaciencia. Pero no puedo evitarlo ¿Qué sería de nosotros sin expectativas? La ilusión por las cosas es lo que mueve el mundo, lo que hace que todo cambie y que al final, nada sea para tanto. ¿Dónde estaríamos sin gente con expectativas? ¿Sin todos aquellos que no se conformaron y le pidieron más a la vida?

Aunque no sea el mejor momento para esperar que las cosas cambien y aunque haya quien parezca empeñado en hacernos creer que no son tiempos para la ilusión ni la esperanza de que las cosas cambien, hoy más que nunca debemos estar dispuestos a no conformarnos. A seguir colocando el listón de las expectativas más alto que nunca. Ahora que llega un año nuevo lleno de historias por vivir, de sueños por cumplir, de momentos que no volverán. Ahora es el momento de pedirle a la vida todo aquello cuanto deseamos y de no dejar de luchar por conseguirlo. 

Yo al 2015 le pido no dejar de esperar cosas de él. Ni de todos los que vengan detrás. Le pido seguir viviendo con la ilusión de saber que aún todo está por llegar. Le pido no dejar de creer. ¿Y tú?

Feliz año nuevo.

Imagen| Expectativas

RELACIONADOS