Cultura y Sociedad, Historia 


¿Existen descendientes de japoneses en Sevilla? La expedición Hasekura

Estatua de Hasekura Tsunenaga, en Coria del Rio, Sevilla

Estatua de Hasekura Tsunenaga, en Coria del Rio, Sevilla

La respuesta del título es afirmativa, llegaron hace mucho más tiempo que los turistas actuales, en el siglo XVII, y más concretamente en el año 1614. Un año antes, 1613, el daimyo (rey feudal) de la ciudad japonesa de Sendai, envió una expedición diplomática al mando del samurái Hasekura Tsunenaga, que tenía como misión contactar con el Rey de España, por aquellos años Felipe III, y con el Papa de Roma, Paulo V, por motivos comerciales, religiosos y políticos, llegando a Europa un año más tarde.

 Debido al 400 aniversario de esta expedición, el heredero al trono del Imperio Japonés, Naruhito,  visitó entre otros lugares de España, la localidad sevillana de Coría del Río, con motivo de la gran cantidad de descendientes de japoneses que hay en este pueblo sevillano, que tienen como apellido la palabra Japón. Pero, ¿cómo es posible que esta expedición japonesa llegara a Coria del Rio? La respuesta es muy fácil, los japoneses cruzaron el Pacífico, llegando a la costa occidental de México, más concretamente a Acapulco. A continuación desde Veracruz, en la costa atlántica mexicana, llegaron hasta la desembocadura del rio Guadalquivir, remontando dicho río llegando a Sevilla. Decidieron parar en Coria del Rio, por la dificultad de remontar el Guadalquivir desde este punto hasta la capital hispalense.

Los componentes de la expedición se asentaron en Coria hasta la vuelta de su líder, que viajó a Madrid, donde fue recibido por Felipe III, para a continuación dirigirse a Roma, siendo recibido por el Papa Paulo V. Antes pasó por la Corte de Paris, estableciendo el primer contacto entre los franceses y los nipones.

Pero una pregunta asaltará al lector ¿Por qué conocían los japoneses la existencia de España, y por qué tenían tanto interés en visitarla? La repuesta a su vez es muy sencilla. A mediados del siglo XVI los españoles habían llegado al Pacífico desde América, gracias a la expedición de Legazpi, conquistando entre otros asentamientos las islas Filipinas, muy cercanas al archipiélago japonés. Desde este punto se comerciaba tanto con China como con Japón. Además de comerciar con estos países, también se introdujo la religión cristiana en la zona. El gobernador de Sendai se había convertido al cristianismo y solicitaba al Sumo Pontífice el envío de misioneros para evangelizar sus dominios. Otros de los motivos de la expedición de Hasekura Tsunenaga era el de establecer nuevas rutas comerciales con España, además de crear vínculos políticos con el Imperio más grande y poderoso de la época.

El Príncipe japonés Naruhito plantando un cerezo en su visita a Coria del Rio, Sevilla

El Príncipe japonés Naruhito plantando un cerezo en su visita a Coria del Rio, Sevilla

En 1617, tras las entrevistas realizadas en Madrid y Roma, Hasekura volvió a Coria del Rio para reunirse con sus hombres y volver a su patria, a rendir cuentas ante su rey. Pero nuestro protagonista se encontró que varios de sus hombres no querían volver a Japón, ya que habían echado raíces en la localidad sevillana. Decidieron quedarse, casándose con mujeres españolas y teniendo descendencia. A la hora de inscribir a estos hijos en los censos parroquiales, los curas se encontraron con una dificultad, no sabían escribir los impronunciables nombres de los padres, por este motivo los inscribieron con el apellido Japón.

Este es el origen histórico de las más de 800 personas que actualmente en Coria del Rio tienen el apellido Japón. Por esto  el príncipe japonés Naruhito visito Coria del Rio, plantando un cerezo, símbolo de despedida y regreso. Actualmente el municipio de Coria del Rio está hermanado con la ciudad de Sendai, debido a uno de los episodios exploratorios más curiosos de la Historia.

 

Vía| Ayuntamiento de Coria del Rio

Más Información| El Legado de la Misión HasekuraArtículo de la visita del Príncipe Naruhito, HJapon

Imagen| Estatua de Hasekura Tsunenaga, Príncipe Naruhito

Video| Youtube

RELACIONADOS