Jurídico 


¿Existe el Derecho Deportivo?

Una de las primeras preguntas que debo responder prácticamente todos los días, cuando alguien quiere saber a qué me dedico, es: Derecho Deportivo, ¿eso existe?

Sí, existe: el Derecho Deportivo es un área del Derecho en sí misma aunque la mayoría de la gente lo ignore. Mi intención  es acercar a esa mayoría este área del Derecho, que resulta en parte desconocida y en parte ignorada, aunque se encuentra presente en nuestra vida cotidiana de una manera totalmente natural.

El Derecho Deportivo existe como rama diferenciada

Prácticamente todos los días, escuchamos a la gente hablar de la cláusula de rescisión de un futbolista, del precio de su traspaso, de lo dura que fue una falta en el partido del domingo, de los derechos de imagen de determinados deportistas, del derecho de retransmitir partidos o no, de la sanción por dopaje de determinados deportistas que todo el mundo conoce; pues bien, todos estos temas tan habituales para cualquier persona son claros ejemplos del Derecho Deportivo.

El deporte, como la mayoría de las actividades humanas, da lugar a relaciones entre determinados sujetos que participan en ella; relaciones que en muchos casos son jurídicas, tales como, relaciones entre deportistas, clubes, federaciones, empresas, etc. Lo característico de este tipo de relaciones es que en su regulación tenemos normas emanadas del Estado y que por tanto, son normas de Derecho Público y a su vez, tenemos normas emanadas de determinadas instituciones deportivas, que son claramente normas de Derecho Privado. Así pues el Deporte tiene dos regulaciones distintas que no tienen porque ser necesariamente iguales y que en muchos casos se encuentran enfrentadas, y ahí, es donde normalmente empiezan los problemas.

El Derecho Deportivo privado es el derecho interno de las asociaciones deportivas, por lo tanto, sólo afecta a sus asociados, es decir, tiene una naturaleza contractual: un ejemplo de ellas serían las normas FIFA en el fútbol. Por el contrario, tenemos un Derecho Deportivo estatal, normas de carácter público específicas para el deporte cuyos destinatarios son toda la comunidad, lo llamaríamos Derecho del Deporte, como por ejemplo la Ley del Deporte de 1990.

Aparte de todo ello, lo que no puede negarse en ningún modo es que el Deporte es un fenómeno social en el que necesariamente incide el Derecho, por lo que tendríamos un tercer nivel dentro del Derecho Deportivo conformado por reglas generales del Derecho emanadas de los poderes públicos que se aplican al Deporte, sin haber sido creadas para tal fin; por ejemplo, a diferencia de las dos anteriores, el Derecho Antitrust.

En conclusión, existe un Derecho Deportivo como rama diferenciada dentro del Derecho y  se aplica tanto a las relaciones jurídicas de los entes participantes en las competiciones como a las relaciones de dichos entes en la competición misma.

Vía | Cardenal Carro, M. Deporte y Derecho. Las relaciones laborales en el deporte profesional. Universidad de Murcia, 1996.

Imagen | Ley del Deporte

 

RELACIONADOS