Actualidad Jurídica, Derecho Penal, Jurídico 


Evolución de la protección penal de los animales domésticos

La protección de los animales en el ordenamiento jurídico ha sido objeto de regulación hace muchos años, sin embargo, siempre ha sido en referencia a los animales salvajes o domesticados. Esta protección ha sido otorgada tanto por el Código Civil, en cuanto a la propiedad, y por el Código Penal, en cuanto a la protección de la fauna y el medio ambiente.

La protección de los animales domésticos ha sido más escasa. Sin embargo, a lo largo de los años ha habido avances notables, probablemente producido porque la realidad social cambia continuamente, y se observan conductas que antes no se repetían con tanta frecuencia o al menos, pasaban desapercibidas.

En este artículo voy a centrarme en protección penal de los animales domésticos.

La introducción de la protección de los animales domésticos no se produce hasta 2004. Encontrábamos su regulación en el Libro III del Código Penal relativo a las faltas, que hoy ha quedado derogado por la reforma 1/2015 de 30 de marzo, además de la regulación que se encontraba en el artículo 337.

d71819f9-4222-4c40-bfbb-2fb1555eb118_879_586La regulación gira en torno a dos supuestos:

  • El maltrato de animales
  • El abandono de animales

Vemos a continuación la evolución que se ha producido.

EL MALTRATO DE ANIMALES DOMÉSTICOS

Se introduce la regulación por primera vez en 2004.

Queda así redactado:

Artículo 337: Los que maltrataren con ensañamiento e injustificadamente a animales domésticos causándoles la muerte o provocándoles lesiones que produzcan un grave menoscabo físico serán castigados con la pena de prisión de tres meses a un año e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales.

A partir de 2010 la redacción cambia y queda así:

Artículo 337: El que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a un animal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales.

Se le añade la cláusula “el que por cualquier medio o procedimiento”, para ampliar el precepto y se puedan incluir más conductas, y se mantiene la misma pena.

Por último, la redacción vigente de este artículo, introducida por la reforma de 2015 del Código Penal, queda de la siguiente forma:

Artículo 337

(1.) Será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, a:

  • a) un animal doméstico o amansado,
  • b) un animal de los que habitualmente están domesticados,
  • c) un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano, o
  • d) cualquier animal que no viva en estado salvaje.

(2.)Las penas previstas en el apartado anterior se impondrán en su mitad superior cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

  • a) Se hubieran utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal.
  • b) Hubiera mediado ensañamiento.
  • c) Se hubiera causado al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal.
  • d) Los hechos se hubieran ejecutado en presencia de un menor de edad.

(3.) Si se hubiera causado la muerte del animal se impondrá una pena de seis a dieciocho meses de prisión e inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

(4.) Los que, fuera de los supuestos a que se refieren los apartados anteriores de este artículo, maltrataren cruelmente a los animales domésticos o a cualesquiera otros en espectáculos no autorizados legalmente, serán castigados con una pena de multa de uno a seis meses. Asimismo, el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de tres meses a un año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

En vista de los supuestos que he marcado en el artículo anterior, se pueden comprobar grandes diferencias. El artículo abarca un gran número de supuestos que se pueden producir, así como acciones que un sujeto puede realizar sobre un animal doméstico, de manera que la protección es mucho más amplia. Se añaden a su vez supuestos de agravación de la pena impuesta, aumentándola en su mitad superior. Además, de otros dos supuestos autónomos, en los apartados 3 y 4 antes indicados, con sus penas correspondientes.

EL ABANDONO DE ANIMALES

Artículo 337 bis: El que abandone a un animal de los mencionados en el apartado 1 del artículo anterior en condiciones en que pueda peligrar su vida o integridad será castigado con una pena de multa de uno a seis meses. Asimismo, el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de tres meses a un año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

El abandono de animales estaba anteriormente regulado en el libro relativo a las faltas, que como he dicho anteriormente, hoy se encuentra derogado, y queda regulado en éste artículo. La diferencia con respecto a la regulación la encontramos en una pena de multa mayor y la posibilidad de que el juez pueda imponer la pena de inhabilitación especial.

German Shepherd Dog and cat together

La conclusión que se puede extraer en vista de lo anteriormente expuesto, es que se ha producido una positiva evolución encaminada a mejorar la calidad de vida de los animales domésticos.

Es una realidad que hoy en día, para la mayoría de las personas que tienen mascotas, forman parte de la familia, son tan queridos como las personas. Pero, desde el punto de vista del ordenamiento jurídico, los animales no son equiparables a las personas, no pueden ser sujetos de los mismos derechos, ya que no tienen las mismas capacidades. Por este motivo, tenemos que hacer lo posible por seguir evolucionando, y adaptándonos a las nuevas realidades, para otorgarles la mayor protección posible.

Vía | Código Penal

Imagen | Unión, Pastor Alemán y gato

RELACIONADOS