Salud y Deporte 


Evidencia basada en la Fisioterapia. Ciencia y Arte.

En los últimos años venimos asistiendo en el mundo sanitario a un cambio de paradigma en cuanto al objeto de atención de los profesionales de la salud. En España y en particular en la fisioterapia cada vez son más los pacientes que asisten a profesionales que tratan de llevar a cabo un razonamiento clínico tal y como propone la comunidad internacional.

Este razonamiento se basa en tres pilares; la evidencia, la experiencia del clínico (en esta entrada el fisioterapeuta) y las preferencias del paciente. Estamos pasando de ser pacientes pasivos a ser el centro de atención junto a nuestras expectativas.

Hasta aquí todo correcto, pero hay un “pero”. Esta filosofía marcada por la tendencia actual requiere de un cambio de rol, donde el paciente pasa de ser mero “espectador de la función” a ser uno de los protagonistas. Experimenta un cambio de base donde el locus de control se le exige interno.

Pero, ¿por qué el fisioterapeuta pide esto?

Como cualquier profesional sanitario estamos obligados a seguir el enfoque de la actualidad científica. Del cumplimiento donde el paciente recibía órdenes, pasamos a la alianza donde existe un pacto; una estrategia gana-gana, entre clínico y padeciente.

Hoy vamos a aprender cuál es la base por la que los fisioterapeutas, a través de la aplicación de estas nuevas tendencias, proponen a sus pacientes un sistema más activo, más interactivo, incluso más proactivo de actuación sanitaria.

Describiremos dos términos como son la Fisioterapia basada en la evidencia y la Fisioterapia centrada en el Paciente, a través de la referencia sobre Medicina, igualmente aplicable a nuestra disciplina.

Esta entrada utiliza un excelente artículo de J. A Sacristán, citado como (1) y en las referencias finales. Resumiremos sus puntos principales y les invito a realizar su lectura completa.

“La medicina basada en la evidencia (MBE) y la medicina centrada en el paciente (MCP) son dos corrientes que han surgido con fuerza en los sistemas sanitarios en los últimos años. La MBE tiene un enfoque poblacional y su objetivo primordial es la generalización y la mejora de los resultados sanitarios en el promedio de los pacientes. La MCP tiene un enfoque individual, busca la particularización y la mejora de los resultados sanitarios en los pacientes individuales. Mientras que el anclaje conceptual de la MBE es la investigación, el de la MCP es el cuidado médico.

Aunque dos pacientes sufran la misma enfermedad, presenten los mismos signos y síntomas, y sus pruebas de laboratorio sean idénticas, se tratará de dos pacientes distintos. Porque un paciente es mucho más que su enfermedad: es la persona que sufre la enfermedad, sus circunstancias, sus creencias, sus valores, sus preferencias, sus objetivos, y todos aquellos elementos que hacen que, al igual que no hay dos seres humanos iguales, no haya dos pacientes iguales. La existencia de diferencias es la base de la práctica clínica y constituyen la esencia de la medicina.

El concepto de MBE surge  de la mano de la epidemiología clínica y del enorme desarrollo de los métodos de investigación cuantitativos y de la bioestadística, y sitúa al ensayo clínico aleatorizado (ECA) como método de referencia.

Aunque la medicina siempre ha estado orientada hacia los pacientes, entendida como corriente, la MCP surge más tarde que la MBE. Reivindica la necesidad de volver la mirada hacia el paciente individual, entendido como persona. Mediante el enfoque en la heterogeneidad y el cuidado personalizado, la MCP «trata de proporcionar el mejor cuidado sanitario a cada paciente, en las condiciones de la práctica clínica, teniendo en cuenta sus objetivos, preferencias y valores, así como los recursos económicos disponibles» ( 1). “

Es por esto que necesitamos conocer al paciente y hacerle partícipe de su proceso de recuperación. Lo que se conoce por enfoque biopsicosocial.

“Debido a sus características diferenciales, podría pensarse que MBE y MCP son dos corrientes antagónicas. Al fin y al cabo, entre ellas existe la misma separación que entre ciencia y arte, entre el experimento y la observación, que entre las poblaciones y los individuos, o entre la investigación y la práctica médica. Pero nada más lejos de la realidad.”

Es más, para J. A Sacristán, el futuro de la evolución sanitaria para por la confluencia de ambas corrientes. Y nos propone el siguiente esquema:

 

Los profundos cambios que se están produciendo actualmente en los sistemas sanitarios, pueden facilitar la confluencia de la MBE y la MCP, es decir, de la investigación y del cuidado médico.

 

 

“El reto es cómo lograr el acercamiento de las dos corrientes. Para hacerlo posible, la MBE y la MCP deberían modificar sus puntos de referencia clásicos y buscar puntos de encuentro. ” <Para acceder a imagen de mayor tamaño, pincha en la referencia (1)>

 

 

 

“Que la investigación se acerque al paciente requiere que se desarrolle una verdadera «investigación-orientada al paciente», cuyo objetivo sea identificar cual es la mejor opción para cada paciente (teniendo también en cuenta sus preferencias y otras variables relevantes para él). ” “Que la práctica médica se acerque a los futuros pacientes requiere que ésta se convierta en un entorno idóneo para realizar investigación, de forma que se aproveche mejor todo el conocimiento que se genera en cada acto médico. Es lo que podría denominarse «evidencia basada en la medicina» “

… o en nuestro campo, Evidencia Basada en la Fisioterapia.

“Porque no debería practicarse una MCP que no estuviese basada en la mejor evidencia disponible, ni es posible imaginar una MBE cuyo objetivo final este alejado del paciente individual.”

Esta es la razón de por qué los fisioterapeutas a través del acto de la entrevista clínica, recogen en el documento de la Historia Clínica aquellos datos que luego serán útiles para poder ofrecer el entorno de confianza que haga que la Alianza terapéutica se lleve a cabo tal y como dicta la comunidad internacional.

La próxima vez que visites al fisioterapeuta, entiende que debes ser parte activa de tu proceso de salud; responsable de pactar junto a tu sanitario, las medidas para tu mejora, sobre la base de la experiencia del profesional y su capacitación actualizada sobre le evidencia científica.

«La variabilidad es la ley de la vida, y al igual que no hay dos caras iguales, no hay dos cuerpos iguales, ni dos individuos se comportan igual bajo las condiciones anormales que conocemos como enfermedad».  «Si no fuera por la gran variabilidad entre los individuos, la medicina ( permítanme añadir; o la Fisioterapia) bien podría ser una ciencia y no un arte».

William Osler.

¡Buena lectura!

* Vía|(1)
* Imagen |  William Osler              imagen 2
* En QAH|Al Hilo de la Fisioterapia

RELACIONADOS