Jurídico 


#EuropeIN: El Parlamento Europeo se acerca a sus ciudadanos a través de las redes sociales (I)

EuropeInEl proyecto “#EuropeIN” promovido por la eurodiputada Gutiérrez-Cortines (@CrisCortines) y en el que colaboraron diputados de los distintos grupos políticos y los responsables de comunicación del Parlamento Europeo ha sido una actividad pionera de acercamiento de la política a los ciudadanos valiéndose de las redes sociales (especialmente de twitter). El propósito compartido, como se ha dicho, era constatar si era posible (y se demostró como ciertamente posible) valerse de las redes sociales para facilitar que se conozca directamente la labor de las instituciones y de nuestros representantes políticos

Para esta iniciativa se formó un grupo de ciudadanos muy diverso (desde emprendedores a estudiantes universitarios, pasando por profesores, especialistas en marketing, abogados, etc.) cuya característica común era el uso de redes sociales y tener voluntad de participar políticamente.  Este grupo de “tuitteros” fue invitado a asistir a una sesión plenaria del Parlamento Europeo al tiempo que se mantuvieron reuniones y debates con diversos europarlamentarios para afrontar los temas que hoy día están en la agenda parlamentaria y que son del mayor interés ciudadano (desde la regulación del sistema bancario a la preocupación por la crisis del sistema político). Todo estaba abierto; las preguntas y respuestas de los políticos eran inmediatamente “twitteadas” y “retwitteadas”; existía diálogo, interacción, transparencia. En una jornada y media los 30 tuitteros que formaban el grupo lograron un impacto de 18 millones de personas a quienes llegaron los twitts y retwitts.

Previamente a la jornada en Estrasburgo el debate ya se había abierto en twitter y este grupo había ido recibiendo información sobre el funcionamiento de las instituciones, recogiendo preguntas de cibernautas y discutiendo sobre los aspectos que más podían interesar para ser tratados. Se hizo incluso una entrevista a través de twitter a la eurodiputada Gutiérrez-Cortines donde ella iba respondiendo espontánea y directamente a los twitts que le iban llegando de los cibernautas.

Sin duda creo que se trató de una experiencia muy enriquecedora que se adelanta a lo que deberá ser la política del siglo XXI. Una política en la que las instituciones deberán informar continuamente de los asuntos que están afrontando y las decisiones que toman, al tiempo que los representantes políticos pueden rendir cuentas de manera directa a sus ciudadanos y ser interpelados por los mismos sin filtros distorsionadores. A este respecto surgen inmediatamente dudas acerca del papel de la prensa como intermediador ya no necesario entre la política y la ciudadanía. En el siglo XIX y sobre todo en el siglo XX la prensa, los medios de comunicación, eran el filtro o un intermediador político necesario, de ahí su especial protección como forma de garantía del pluralismo en todo sistema democrático. Sin embargo, observamos cómo en los últimos tiempos la prensa está operando en ocasiones como un filtro distorsionador: algunas veces se recuerda que hoy la prensa en general asimila al antiguo diario “El Caso”, concentrado en relatar eventos amarillos y crónicas de sucesos. Es un hecho que hoy día la prensa se ha convertido en un amplificador de cualquier evento negativo, de un grito o un insulto, pero difícilmente se recoge en la misma una noticia sobre actividades constructivas que se realizan por la sociedad (sin perjuicio de que se mantengan todavía óptimos articulistas). De esta manera, ocurre que con las nuevas tecnologías se abren nuevas puertas y los ciudadanos pueden tener acceso directo a la información y a las opiniones sin necesidades de filtros. Ello no creo que deje fuera de juego al periodismo pero sí que creo que supone un reto para el mismo; debe ser repensado y, en una sociedad ahora desbordada en una selva de información, puede actuar como “sello de calidad”, como filtro que ayuda a la selección de esa información y opiniones verdaderamente útiles a la construcción de una opinión pública y una cultura democrática; al tiempo que continúa cumpliendo con su labor tradicional de información y crítica.

Se abren así nuevos caminos todavía por explorar para lograr esa necesaria regeneración democrática y el proyecto #EuropeIN nos ha situado en ese rico camino. Dejo para la segunda parte de este artículo el afrontar el papel que creo que deben tener las nuevas tecnologías para el enriquecimiento de la democracia del siglo XXI.

Más información| Noticia en Canal 24h TVE, Saludos eurodiputada Gutiérrez-Cortines al grupo.

Imagen|EuropeIn

Vídeo| Youtube: Resumen EuropeIN; Youtube: Presentación EuropeIN.

RELACIONADOS