Cultura y Sociedad 


Europa, según Steiner

Quienes hemos tenido la fortuna de conocer algo de mundo —la mayor parte de los países europeos, algunos de África, Oriente Próximo y Asia y todos los de América del Norte y del Sur—, podemos estar en mejores condiciones de comprender y valorar la ingeniosa metáfora con que George Steiner envuelve su visión de Europa.

George Steiner

George Steiner

Para el ensayista, Europa está compuesta de cafés, cuya densidad geográfica disminuye del centro a la periferia, es decir, conforme nos alejamos del corazón del continente hacia el norte, sur, este y oeste, su presencia es menos significativa. El café es una paradójica institución, pues siendo un espacio abierto también puede convertirse en un club cerrado.

El paisaje europeo ha sido moldeado no sólo por las manos, sino también por los pies. Europa es un inmenso paseo, no hay espacios infranqueables; los glaciares, los cabos peñascosos, los bosques y los ríos están humanizados real o míticamente. Hasta el pensamiento tiene algo de pedestre —en sentido literal, se entiende— por su cadencia y secuencia.

Monumento a los brigadistas alemanes

Monumento a los brigadistas alemanes

Europa, a través del nombre de sus calles, es “un lugar de la memoria”. Por doquier se encuentran monumentos conmemorativos de todo tipo de hechos, buenos y malos, y puede que más de muertos que de vivos. “Ser europeo es tratar de negociar, moralmente, intelectualmente y existencialmente los ideales y aseveraciones rivales”.

Una de las singulares grandezas de Europa ha consistido en generar tres ocupaciones: la música, las matemáticas y el pensamiento especulativo, que “están lo más cerca posible de la intuición metafórica de que hemos sido efectivamente creados a imagen y semejanza de Dios”. Estas tres dignidades del intelecto humano apoyan la afirmación de Shelley de que “todos somos griegos”; pero no sólo griegos, también hebraicos, ya que el judaísmo y el socialismo utópico descienden del Sinaí.

segunda guerra mundial

Soldados en la II GM

Después de dos guerras civiles europeas —llamadas mundiales—, odios étnicos y nacionalismos chovinistas, el modelo federal americano pide ser imitado; con objeto de “disociar una salvadora riqueza de diferencias de la larga crónica de los aborrecimientos mutuos”.

“La idea de Europa está entretejida con las doctrinas y con la historia del cristianismo occidental”, hoy en decadencia frente al ascenso del agnosticismo, si no del ateísmo, en un mundo asolado por el fundamentalismo criminal. Y puesto que no podemos competir tecnológica ni militarmente con Estados Unidos, “las tareas y oportunidades que nos aguardan ahora son precisamente las que presenciaron el gran amanecer de Europa en el pensamiento griego y en la moral judía: la realización de la sabiduría, la búsqueda del conocimiento desinteresado y la creación de belleza”.

Twitter| @jbanegasn
Más información| España, más allá de lo conseguido, Canal Youtube de Jesús BanegasPrograma radio “Viaje a Serendipia”
En QAH| Otros artículos de Jesús Banegas
Imágenes| George SteinerMonumento a los brigadistas alemanescañon soldados y portada artículo

RELACIONADOS