Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal, Productividad Personal 


Estrés laboral: necesidad de cargarse de energía (I)

“Yo es que me levanto a las 6, voy a trabajar, veo siempre a la misma gente, hago siempre las mismas funciones, como rápido, llego a casa y duermo o veo la televisión. No tengo energía para más.” Rutina, rutina, rutina. ¿Estás absorbido por la rutina laboral, no eres tú y lo peor…no sabes quién eres? Lo sano, coherente y realmente válido es “trabajar para vivir, NO vivir para trabajar” pero hay veces que nos vemos absorbidos por una situación laboral estresante, ya sea porque el trabajo no es lo que esperábamos o porque los compañeros/as no son de nuestro agrado o porque simplemente lo vemos como un medio para conseguir dinero. Piensa…¿dinero para qué?, ¿para disfrutar aunque sean 46 h libres o por el contrario para dormir y maldecir que tienes que volver a trabajar? ¿Cuántas veces hemos escuchado eso de “si trabajas en lo que realmente te gusta…no trabajarás nunca”? Y, ojalá todo el mundo se sintiera así en sus puestos laborales. Existen numerosas teorías que afirman que, además, estas personas rinden mucho más y mejor.

No hace falta que remarque demasiado lo que ya sabemos; hoy en día ha aumentado la carga emocional, laboral y, por tanto, de estrés laboral ya que se ha reducido el personal, aumentado las funciones para un mismo puesto y, además no nos sintamos reforzados por nuestros superiores.

Todos estos factores conducen a una situación que hace tambalear la salud personal y económica.  En el presente artículo voy a introducir un término importante, el del estrés psicológico.  Es verdad que existe un auge de bajas por ansiedad, estrés laboral pero es que también existe el miedo al despido y, poca gente habla de ello dentro de la empresa. ¿Hasta dónde podemos llegar?, ¿el cuerpo nos manda señales para que bajemos el ritmo? Pues sí, el cuerpo habla en forma de estrés emocional, psicológico e incluso desmayos, bajadas de tensión, jaquecas, etc. ¿Qué es el estrés? En palabras de Hans Selye es “una respuesta del organismo ante la percepción de una amenaza” y consta de 3 fases: alarma, resistencia y agotamiento.  En una situación laboral el problema está cuando no se igualan las demandas con las capacidades, recursos o necesidades del trabajador. Actualmente se habla del término de “síndrome de burnout o desgaste profesional” para designar este momento de la vida en el que nos sentimos desbordados, sin energía, sin ser nosotros mismos y sin poder siquiera disfrutar de nuestro día libre a la semana, por ejemplo. El objetivo que persigo en este artículo es que reflexiones sobre tu trabajo o tu búsqueda de empleo: ¿es lo que quieres, te sientes con energía?, ¿qué buscas?, ¿cómo valoras el ambiente en tu trabajo?, ¿disfrutas de los días libres realmente o simplemente descansas? ¡Ojo, descansar también es necesario! 

Te ayudo citándote algunos de los agentes estresantes más estudiados en una empresa:

-Condiciones laborales.

-Relaciones interpersonales: ¿cómo te relacionas con tus compañeros/as, hay equipo realmente?

-Algunas características de personalidad, por ejemplo una autoestima baja.

-Tipo de organización (empresa) y liderazgo de la misma: cómo se gestiona la empresa en la que estás trabajando, ética y valores de la misma.

-Contexto social y económico: ¿necesitas el dinero urgentemente cueste lo que cueste? ¿qué estás dispuesto/a a soportar?, ¿qué motivación te mueve?

Definición del puesto: ¿sabes bien tus funciones; están definidas?

En cuanto a la sintomatología del estrés laboral, existen numerosos patrones estudiados pero uno de los que más se han producido es el de somatización, es decir, el dolor de alguna parte de nuestro cuerpo sin ningún motivo “aparente”. Un ejemplo de ello sería el dolor de cabeza o de estómago. También encontramos consecuencias sociales importantes: irritabilidad, aislamiento; no nos apetece salir, vivimos por y para el trabajo.

Podemos llegar a un punto de estrés crónico si no existe una fase necesaria de recuperación: en algunos casos las vacaciones van ligadas. En el próximo artículo hablaremos de la “depresión postvacacional” y cómo sobrellevarla mejor.

No desesperes si te sientes con estrés laboral… ¡¡aún estás a tiempo de luchar por conseguir un puesto de trabajo donde “no trabajes” y tengas recursos para vivir a tu manera!!

Vía| Estrés laboral, afrontamiento y sus consecuencias, Procesos del estrés laboral.

Imagen| estrés, estresores

RELACIONADOS