Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


Estrena zapatos nuevos

Estás solo, en un mundo que parece no estar hecho a tu medida, un mundo demasiado grande para alguien que se siente tan pequeño, un mundo que se mueve tan deprisa que es casi imposible permanecer en pie, a salvo. Un mundo lleno de ese miedo que te invade, aunque seas capaz de disimularlo, que siempre va a estar ahí, siempre va a seguirte, como una sombra que vigila cada uno de tus movimientos, tus aciertos y, sobre todo, tus errores.

descarga

Estrena zapatos nuevos

Un mundo plagado de imbéciles, de irrespetuosos, de egoístas, un mundo violento, insensibilizado, amargo, tu mundo, mi mundo, el mundo que una vez fue levantado para nosotros y ahora estamos demoliendo, como si en nuestra mano estuviera el poder de condenarlo. Un mundo que está enfermo, contaminado, en el que debes aprender a sobrevivir.

Nadie, salvo los “locos”, va a dar nada por ti, ni ahora, ni nunca. Porque no eres rentable, no sale a cuenta ayudar de manera desinteresada a otra persona, no es un seguro a todo riesgo, un plazo fijo de ganancias, ni a largo ni a corto plazo. No lo eres para nadie, salgo para los locos, porque a ellos les da igual, porque dentro de la locura del mundo, de su propia locura, ellos son los más cuerdos, no buscan contratos con letra pequeña, ni deudas colosales, ni promesas vacías, no quieren injusticias, ni maldad, ni derroches de mentiras.

Para sobrevivir en este mundo es necesario que seas uno de ellos, que encuentres tu locura y la vistas, con miedo, sí, pero con la seguridad suficiente para saber que es de tu talla, que no te queda holgada o pequeña, que te pertenece y, por qué no, te hace verte bien, a ellos elegantes, apuestos, a ellas hermosas, naturales, te hace verte tal y como eres.

Es ahí donde se encuentra la clave para no caer enfermo de la miseria que se propaga en cada calle, cada esquina, cada corazón que no late por nadie más que por sí mismo. Sé tal y como quieres que sean los demás, ofrécete a salvar tu mundo, por aquellos que se fueron y por los que vendrán después, cuida a tus iguales pero no dejes de ser único, respeta la vida, actúa sin necesidad de recibir una compensación, los abrazos, las sonrisas, las miradas que uno recibe por sorpresa, marcan la diferencia.

Y si aún no te entran los pies en el calzado, hazte un par de zapatos nuevos.

Imagen| Flow Freaks.

@Jota_PrietoAbia

RELACIONADOS