Coaching Profesional, Uncategorized 


¡Estás loco!

Haz un poquito de memoria e intenta recordar cuándo fue la última vez que alguien con mirada de asombro y sonrisa bañada de cariño, te pronunció aquello de: “¡Estás loco!”.

Vale la pena hacer memoria y poner caras concretas a aquellas personas con las que compartes tus planes; aquellas que ya creen saberlo todo de ti y que, a pesar de los años, siguen siendo capaces de dejarse sorprender con tus alocadas ideas. Aquellas a las que sigues sorprendiendo con tu forma de querer, aquellas a las que tus propósitos les siguen quitando el sueño por las noches, aquellas que te empujan a vivir de tus sueños e incluso aquellas que ponen una dosis de realismo para equilibrar tu balanza.

Estás loco

Hazte un favor, haznos un favor, y recuerda cuándo fue la última vez que alguien te dijo que estabas loco. Porque la vida te pide que lo seas, ¡el mundo te necesita loco! Loco de amor por vivir, por exprimir cada día; loco por descubrir nuevos rincones de fuera y de dentro de ti mismo; loco capaz de enloquecer a otros -a los más antiguos y a los que acaban de llegar y están deseando dejarse enloquecer por ti-.

Levántate cada mañana con el propósito de enloquecer, de llenarte de esa locura que te permite ver el sol en los días grises y encontrar el horizonte incluso cuando está nublado. Alimenta tu espíritu de la locura que te impulsa a comprometerte a fondo, más allá de tus propios límites; de esa locura que te rompe la coraza y que te lleva a ser más tú y menos lo que los demás esperan que seas.

Comienza a retomar de nuevo aquella rutina de no dejar a nadie indiferente. Vuelve a ser aquella persona que los demás recuerden en su balance del día, no por haber sido un protagonista en él, sino porque conseguiste que cada uno lo fuera en el suyo.

Vuelve a cometer las locuras que todos los demás olvidan: recárgate con un solo rayo de sol, dibuja sonrisas en las caras de todos los que se crucen contigo, abraza con la fuerza del corazón, conecta miradas, sorpréndete bailando, déjate guiar, olvídate de quedar bien, llama a quien estás deseando, pierde tus miedos y no vuelvas a buscarlos, haz realidad lo imposible, grita y rompe el silencio, ama a quien lucha por que no lo hagas… ¡Llena el mundo de locuras!

Y dime que, en tu memoria, has encontrado esa cara sorprendida con ganas de enloquecerse contigo diciéndote: “¡Estás loco!”. Porque, las locuras no están para hacer tu día diferente sino para hacerlo único.

Imagen| Estás loco

RELACIONADOS