Trending 


¿Estar siempre preocupado por el bienestar de los otros?

Quién más, quién menos a todo el mundo le afectan los problemas de los que tiene a su alrededor. Lo que varía mucho es como reaccionamos ante ellos: uno puede salir corriendo después de escuchar “mal”, a la pregunta, “¿cómo estás?”, o llevarse a tomar una cerveza fría al infeliz que quiere compartir sus desgracias.

ache-19005_1280 (1)Ponerse en la piel del otro parecería una capacidad fundamental para el ejercicio de muchas profesiones como la de misionero, psicólogo, psiquiatra, enfermera… hasta para un abogado defensor. En la oficina, en las reuniones con los amigos y el bar de la esquina, también es verdad que nunca falta gente que no se perdería una truculenta historia por nada del mundo, aunque luego sigan a lo suyo como si tal cosa.

Escuchar, entender la situación y compartir los sentimientos, positivos o negativos, están en la base de la comunicación entre personas. Es aquello que se suele llamar empatía y que no es igual a hacer propios los problemas de los demás, cargarse con todo lo ajeno y convertirse en ‘usurpador’ de experiencias de vida.

Puede que el método que cada uno escoge para enfrentarse a las dificultades determine en gran medida sus opciones de crecer, ganar confianza y, en definitiva, de llevar una vida feliz. Si alguien se acostumbra a que le saquen siempre ‘las castañas del fuego’ le tendrá mucho miedo a la vida.

Apoyar a alguien sin terminar por liar aún más la cosa es más difícil de lo que parece. Los expertos aconsejan dejar siempre una cierta distancia; escuchar, pero sin perder el espacio mental propio. No es sano, dicen, sumergirse hasta el cuello en lo que le pasa al otro, ‘contaminarse’ de tal manera que se pierda la perspectiva y uno pase a ser una pieza más del problema. Esta actitud quizá no tenga que estar reñida con el que se siente solidario con su comunidad, los desvalidos o las personas con problemas graves que hay sobre la Tierra.

Antes de dar una respuesta afirmativa o negativa a esta cuestión, sería muy interesante tratar de profundizar, caso a caso, en qué nos impulsaría a hacer algo así: ¿Lo haría por simpatía o amistad? ¿Por calmar mi conciencia? ¿Es interés?¿Busco algo a cambio? ¿Trato de escapar de mis propios conflictos, de mi propia vida?

 

Y tú ¿que piensas?

Por Miguel Olalquiaga

 

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/44026/hacer-mios-problemas-demas"]
RELACIONADOS