Actualidad Económica, Economía y Empresa 


¿Están los bancos estresados? Test de estrés en la banca

Los expertos afirman que vivimos en una sociedad estresada, algo nada nuevo para el lector. Pero, ¿puede el estrés llegar a afectar a sociedades bancarias? Técnicamente sí, existe “estrés” en la banca y unos test específicos para su medición.

A finales del pasado mes de julio se conocieron los resultados de las quintas pruebas de resistencia del sector bancario europeo. Bajo la denominación de stress test, esta medida, lejos de medir el grado de ansiedad de los bancos, pone de manifiesto la solvencia de las entidades financieras en el ámbito europeo.

stress-1084525_960_720

Stress test

El origen de tan singular estudio se remonta al año 2009, cuando las autoridades europeas decidieron medir de forma periódica la fortaleza financiera con vistas a evitar los errores cometidos en la crisis iniciada en 2007. Desde entonces, los bancos se han visto ya sometidos a las pruebas de estrés en 5 ocasiones: 2009, 2010, 2011, 2014, y actualmente en 2016, otorgando este último unos resultados aparentemente más esperanzadores que en años previos.

¿Qué son, por tanto, los Stress test? Grosso modo, es un proceso de análisis de escenarios bancarios poco favorables, que evalúa la capacidad de la entidad para gestionar situaciones críticas que desemboquen en pérdidas extraordinarias. De esta forma, se consigue -no sólo la valoración de la resistencia bancaria- sino el refuerzo de confianza de los inversores y participes financieros en los mercados ante un empeoramiento de la economía.

La coordinación de las pruebas es responsabilidad de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), junto a la que cooperan las autoridades nacionales, el Banco Central Europeo (BCE) y la Junta Europea de Riesgo Sistémico (ESRB).

En lo que respecta a la operativa, se analizan dos escenarios, cuyo desarrollo se prevé a 3 años (para las actuales pruebas: desde la posición de cierre de 2015 hasta 2018).

  • Escenario base, de acuerdo a las previsiones macroeconómicas de la Comisión Europea.
  • Escenario adverso o de estrés, que contempla impactos negativos para la economía, tales como caídas de la demanda, declive del PIB medio de la UE, descenso en los precios de los activos inmobiliarios, alteraciones en los tipos de cambio en Europa, etc.
Finance Stress

Finance Stress

El indicador que ha de soportar la presión de los supuestos arriba descritos es el CET 1 o core capital, es decir, el capital de máxima calidad, compuesto por capital social más reservas. Si los recursos propios son suficientes para, en situaciones adversas, hacer frente a los activos bancarios (créditos a la clientela e inversiones), el banco ha pasado la prueba.

¿Y cuál es la nota mínima para aprobar? En 2014 el umbral del aprobado era del 8% de ratio de capital de máxima en un escenario base y del 5,5%  para aprobar el escenario adverso, si bien en 2016 la Autoridad Bancaria Europea ha optado por no establecer un nivel mínimo de capital, para sorpresa de muchos; pese a ello, el mercado ha establecido que el nivel “extraoficial” para considerar aptos a los sujetos bancarios a examen sea del 5,5%.

2016: Aprobado discreto

El resultado de los test de estrés en 2016 ha sorprendido: la banca europea ha aprobado.

De los 51 bancos europeos evaluados (todos cumplían el requisito de tener al menos 30 mil millones de euros en activos), únicamente la entidad italiana Monte dei Paschi no ha pasado con tanto éxito las pruebas, frente a los 25 que suspendieron en la anterior edición de 2014.

Aprobado también en las entidades españolas examinadas: Santander, BBVA, Criteria Caixa Holding, BFA-Bankia, Banco Popular y Banco Sabadell, con al menos un 7% de ratio de máxima calidad en el escenario adverso en 2018. No obstante, cabe destacar que otras tantas entidades españolas examinadas en 2014, no lo han sido este año: Kutxabank, Bankinter, NCG Banco/ABANCA, Unicaja, BMN, Cajamar, Ibercaja y Liberbank. Aún así, el resultado no deja de ser sorprendente.

¿Denota ello una mejora de la fortaleza bancaria? ¿Son suficientes los recursos propios bancarios para garantizar el dinero de los clientes en caso de una nueva crisis?

Es aquí donde muchos advierten del carácter light de la prueba este año: en primer lugar no se ha establecido una nota mínima, lo cual implica de entrada una relajación en las exigencias de capital. Además, riesgos recientes como el Brexit o los tipos de interés negativos no se recogen en los resultados.

En resumen, credibilidad a medias para una banca que sigue su lucha por una confianza perdida.

Vía| Expansión

Más información| Cincodías

Imagen| No stress, Stress , FinanceStress

En QAH| ¿Qué es el test de estrés del BCE?

RELACIONADOS