Jurídico 


¿Está protegida esta imagen?

Copyright

La primera vez que escribía en QAH me encontré con un problema que no sabía cómo resolver: el uso de imágenes para el post. Había que escribir el artículo, y había que ponerlo bonito, con imágenes que sirvieran de gancho, más allá de las simples letras. Y las tenía que elegir yo. Pero claro, la duda era saber si dichas imágenes, cuyos derechos de autor son incuestionables, eran de uso público sin restricciones o, en cambio, estaban sujetas al pago de los correspondientes derechos. Y es que no solo con citar el lugar de recogida de la imagen nos libra del ilícito en materia de propiedad intelectual que cometemos, ya que los autores correspondientes pueden exigirte responsabilidad al efecto. Y no sin razón.

 

Con el tiempo nos informaron que había bancos de imágenes gratuitos, pero esto no era del todo correcto, ya que algunos de estos bancos de imágenes exigen que se mencione la autoría de la foto, así como la procedencia de la misma.

 

Pero una vez más Google, cual lancero medieval, viene a socorrernos, facilitándonos la vida y resolviéndonos las dudas antaño planteadas. Por todos es conocida la herramienta Images de Google, y seguro que muchos conocerán ya una de sus funcionalidades, que es la de “Etiquetas para reutilización”. Aquí podemos elegir entre un abanico amplio de posibilidades para usar las imágenes que busquemos sin ninguna merma para nuestros intereses, económicos.

 

En el lado oscuro tenemos a Getty Images, norteamericana también, al igual que Google, ambas tienen la “G” por logo, que curiosamente resultan muy parecido, pero aquella con fondo negro, será por lo del lado oscuro (te invito a la búsqueda). Y digo lo del lado oscuro porque hasta hace poco Getty Images tenía, o eso parecía, todas las imágenes del mercado. Esta empresa, pionera en un sistema de marca de agua invisible, era insaciable con sus víctimas, pues no había quien se escapara de sus garras, y siempre solían solicitar la misma indemnización, escasa ésta como para entablar un costoso procedimiento judicial. Y claro, solían quedar en nada, más allá de aquellos que lo abonaban por miedo a ser demandados.

 

Otros bancos de imágenes que se denominan free, no lo son tanto, ya que si ofrecen es a cambio de algo muy valioso, tus datos personales, ese oro del siglo XXI cuyo valor crece cada día exponencialmente.

 

Pero para que no te cojan por sorpresa, como siempre decimos desde Avezalia, hay que leerse los tediosos términos y condiciones, ya que aceptamos las reglas del juego sin saber las mismas, y después… zasca!! En todo el cuello. Y siempre se reproduce el mismo patrón: en todos los casos se llora, no sé si por el dolor del golpe, por el sentirte tonto por no haber sido previsor, o por el coste no solo de la indemnización solicitada, sino también de los gastos del juicio en sí, o tal vez por todo junto a la vez. Sea como fuere, y tal como dice nuestro frondoso refranero, “El que avisa no es traidor”.

Vía Avezalia

Imagen Google

 

 

RELACIONADOS