Uncategorized 


¿Está permitido el uso de drones con fines comerciales?

A finales del año 2013 Amazon presentaba uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos tiempos, el denominado Amazon Prime Air, que pretende ofrecer entregas de paquetería en un tiempo récord utilizando para ello aeronaves pilotadas por control remoto, más conocidas como drones. Dicho proyecto, inicialmente previsto para comenzar sus operaciones durante el ejercicio 2015, se encuentra a expensas de la aprobación por parte de la Federal Aviation Administration (en adelante, la “FAA”). Por ello, en 2014, Amazon solicitó autorización a la FAA para comenzar a probar los drones en sus propias instalaciones, así como una nueva regulación normativa que permita el uso de vehículos aéreos no tripulados para fines comerciales.

A pesar de lo ambicioso y novedoso del proyecto no todo iban a ser facilidades para Amazon. A principios de 2015 llegaba el primer contratiempo al presentar la FAA una propuesta de ley bastante restrictiva con el uso comercial de vehículos aéreos no tripulados en Estados Unidos, lo que ponía en peligro la viabilidad del proyecto. A pesar de ello, Amazon ha dado durante el pasado mes de marzo un paso relevante al concederle la FAA un certificado de aeronavegabilidad experimental para sus drones que permitirá a la compañía llevar a cabo distintas pruebas dentro de la legalidad siempre que se respeten unas normas básicas y se proporcione de forma mensual un informe a la FAA.

drone1-150x150

¿Está permitido el uso de drones con fines comerciales?

Por otra parte, Google también cuenta con un proyecto similar (Proyect Wing) que, por lo que respecta al estado de la técnica, se encuentra en una fase más avanzada al haber probado sus drones en Australia, donde las leyes relacionadas con este tipo de dispositivos son más flexibles.

Como vemos, en Estados Unidos se ha iniciado el camino para permitir el uso comercial de los drones, lo que nos lleva a hacernos las siguientes preguntas: ¿Ocurre lo mismo en nuestro país? ¿Existe normativa al respecto?

En España, la competencia para adoptar disposiciones normativas que regulen el control del espacio, tránsito y transporte aéreo corresponde en exclusiva al Estado de conformidad con lo dispuesto en el artículo 149.1.20ª CE.

La primera norma reguladora del uso de drones en España llegó tras la nota informativa de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, de 7 de abril de 2014, y se encuentra recogida en el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, que modifica la Ley 48/1960, sobre Navegación Aérea, con la finalidad de adaptarla a la realidad social y tecnológica del momento. A su vez, dicho cuerpo normativo dio lugar a la tramitación parlamentaria de un proyecto de ley que cristalizó en la Ley 18/2014, de 15 de octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, en cuyo artículo 50 se encuentran una serie de disposiciones relativas a las aeronaves civiles pilotadas por control remoto.

En dicho precepto se regula, fundamentalmente, su identificación, características, posibles usos, condiciones de operación, espacio aéreo habilitado, seguridad, acreditación de los pilotos y títulos habilitantes. Al respecto, lo más destacado es la obligación de obtener las autorizaciones pertinentes y realizar los vuelos siempre de día, en condiciones meteorológicas visuales y fuera de aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o de reuniones de personas al aire libre.

Asimismo, los drones solo podrán destinarse a trabajos técnicos o científicos; lo que de conformidad con la normativa europea engloba operaciones especializadas tales como investigación, fumigación, fotografía, vigilancia, seguridad, patrulla, publicidad, lucha contra incendios, salvamento y trabajos científicos. Es decir, aunque en la Ley no se defina lo que haya de entenderse específicamente por trabajos técnicos o científicos, parece claro que en España no está permitido actualmente el uso de drones con fines comerciales. Especialmente clarificadora al respecto se mostró la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, en su nota de 7 de abril de 2014, al manifestar que «no está permitido, y nunca lo ha estado, el uso de aeronaves pilotadas por control remoto con fines comerciales o profesionales».

Para finalizar, es preciso destacar que dicho marco regulatorio es provisional y será de aplicación hasta la aprobación de la normativa reglamentaria prevista en la Disposición Final segunda, apartado segundo, de dicha Ley. Actualmente el Proyecto de Real Decreto por el que se regula la utilización civil de las aeronaves pilotadas por control remoto ha finalizado el trámite de información pública; habiendo comenzado a analizar la Agencia Estatal de Seguridad Aérea las alegaciones presentadas al mismo; por lo que próximamente podría permitirse a los drones operar en España en núcleos urbanos y con fines comerciales, aunque no es precisamente esta la línea seguida hasta el momento por el legislador.

RELACIONADOS