Filosofía, Reflexiones 


¿Está la filosofía al alcance de todos?

 

Cuando escuchamos hablar de Filosofía, cuando alguien se refiere a cuestiones filosóficas en algún medio de relevancia, solemos hacernos a la idea de que tiene que ver con algo completamente alejado de nuestras vidas, algo así como un tipo de reflexión “elevada” que realizan unas personas que dedican su vida a filosofar, encerrados entre las cuatro paredes de un cuarto.

En ciertos casos es así, pero en su gran mayoría me atrevo a decir, la filosofía es pensada y vivida de otra manera. El ejercitarse en la filosofía, puede tomarse como lo hacían los viejos filósofos en sus comienzos: en examen continuo de nuestras vidas. Sócrates, por ejemplo, en su Apología nos dice: “Una vida sin examen no merece ser vivida”

La muerte de Sócrates

¿Qué significa hacer un examen de nuestras vidas? En primera instancia significa cuestionar lo obvio, cuestionar aquello que se nos aparece como natural, como común; es decir, la filosofía puede entenderse como un cuestionamiento o como un preguntar acerca de lo que nos rodea: ¿Por qué esto es así y no de otra manera? ¿Hay otra forma de ver las cosas? En resumidas cuentas la filosofía interpela lo obvio, lo problematiza.

Ahora bien, la pregunta por lo obvio está planteada… ¿Y la respuesta? Bueno esto tiene que ver con la esencia del pensar filosófico: en filosofía no hay respuestas acabadas, no hay respuestas con mayúsculas, no hay soluciones definitivas. Lo que sí hay son esbozos de ella, intentos personales de dar respuesta a grandes cuestiones que nos tocan como humanos, que tiene que ver con nuestra esencia como personas: la vida, la muerte, el conocimiento, la belleza, el amor, el sentido de las cosas, etc. Ya lo decía Savater en su libro La aventura del Pensamiento: “La Filosofía no lleva a salir de las dudas, sino a entrar en ellas.

¿De qué nos sirve entonces este tipo de pensar, el pensar filosófico? Darío Sztajnszrajber en unos hermosos vídeos del canal educativo Encuentro llamados “Mentira, la verdad” toca estos temas de una manera excelente, y rescato sus palabras: – La Filosofía- “Nos sirve para ser más sensibles con el mundo que nos rodea”. Esto es, la filosofía permite acercarnos de otra manera, desde otra perspectiva al mundo, nos ayuda a hacer propias nuestras decisiones, a plantear nuestras propias miradas acerca de él.

Filósofo Argentino, ejerce la docencia en FLACSO / UBA

Filósofo Argentino, ejerce la docencia en FLACSO / UBA

El ejercicio filosófico no es propiedad exclusiva de los filósofos con mayúsculas. El cuestionar en el sentido que venimos hablando puede ser llevado adelante por cualquier persona, no hay necesidad de saber de ciertos filósofos ni ser grandes estudiosos acerca de determinados temas. Esto tiene que ver con una característica esencial de la filosofía: tiene que partir de las propias inquietudes y ser llevada a cabo por cada uno por sí solo. Lo que si puede existir para aquellos que nos dedicamos a ella, claro está, son diferencias en la manera de abordarlo, en la precisión de los cuestionamientos y de los conceptos, en la profundidad y disciplinamiento de esta manera de pensar, en la revisión de las palabras ya dichas por otros pensadores para plantear nuestras propias maneras de ver las cosas, etc.

Lo que tiene que quedar en claro es que la filosofía no es propiedad exclusiva de nadie; su ejercicio, el cuestionamiento de lo obvio parte de la inquietud de cada persona, y en tanto parte de cada uno, las respuestas tienen que servir a cada uno. Nadie puede decirnos como son las cosas y conformarnos con eso. Hagamos de nuestras vidas una vida propia, seamos partícipes del camino que queremos recorrer, cuestionemos, examinemos nuestra vida.

 

Vía| La Aventura del Pensamiento ¿Para qué sirve la Filosofía?

Imagen| Sócrates , Darío

En QAH| Los umbrales de nuestro conocimiento

RELACIONADOS